Despertar Poético

El Apocalipsis develado

Las fuerzas del mal están floreciendo, cuales campos de lavanda en primavera. Las luces del nuevo tiempo están empezando a encender, el hombre está entrando en una etapa de florecimiento y muerte. La maldad se apersona en grandes sitios de la tierra, los pueblos deben pagar su cuota de muerte antes de desaparecer, como han desaparecido antes. Morirán grandes sociedades, porqué se tiene que limpiar a la humanidad del cáncer que lo atosiga, el materialismo debe desaparecer, y no hablamos de un nuevo sistema económico, hablamos de una nueva conciencia mundial, que desdeñará el dinero para apreciar el valor humano y social.

 Uno de los indicadores que mejor representan esto, es la cultura de los llamados “milenial”, que no tienen como prioridad el atesorar, y se maneja como un desprecio por la posesión, símbolo de éxito y estatus de las generaciones anteriores, ya sea los boomers o la generación X. Y no es para menos que la conciencia se haya revolucionado a partir del año dos mil, cuando la vibración de la tierra se aceleró, haciendo que el tiempo empezara a correr más aprisa y que las personas empezaran a buscar otras informaciones fuera de las dogmáticas o comunes. Ese deseo irredento de saber más de uno mismo hizo proliferar a cientos de escuelas y talleres de la conciencia, tamizando a los que efectivamente buscan la iluminación, contra los que solo buscan algo distinto que les dé nuevamente el estatus.

 Esos pequeños grupos de buscadores de la verdad, esos pequeños grupos de buscadores de la iluminación, que están tras bambalinas, que su fama se está promoviendo a través de la comunicación verbal interpersonal, están modificando la conciencia colectiva, porque trabajan directamente sobre el inconsciente, que es la conciencia dentro del mí mismo. Allí es donde llega ahora la plegaria, el tiro, el rezo, la oración, que difiere en mucho a aquel rezo, plegaria o rito dogmático al que se someten las personas que asisten a los ritos religiosos. Esas mentes diferenciadas del común son las mentes liberadas, se liberaron de miedos, de ataduras ideológicas para empezar a creer en algo muy superior; el “yo mismo”, el “yo soy”, empezaron a creer en sí mismos y han ganado la más ardua batalla, la que se libra en el interior, esa que lleva a la paz.

 Esos pequeños buscadores, que pronto serán legión, formarán la nueva conciencia espiritual más ligada a la tierra y a la creación, y empezarán a darle lectura a los mensajes de las entidades superiores en energía. Aparecerán canalizadores por todo el mundo, que son personas comunes, que tienen la capacidad de identificar a las entidades y negociar con ellas, para que estas nos ayuden a superar el trauma social que viene y que serán apoyadas al momento de querer ser elevadas al origen. Eso está haciendo que las profecías sean leídas y releídas con fruición, buscando entre el intríngulis metafórico el camino que se debe correr para medrar ante las situaciones adversas para la humanidad, sin embargo, ese camino aun parece confuso, las metáforas aún no son completamente traducidas al lenguaje común y cuesta trabajo entender el mensaje a la perfección.

 Pero de lo que sí podemos estar seguros que las señales del nuevo tiempo están sucediendo con mayor intensidad, el día 3 de octubre de 2021 nos reunimos en grupo para revisar las señales del nuevo tiempo y discernir sobre lo que podría suceder en los próximos años, basándonos únicamente en indicadores que encontramos en los portales de noticias y tratando de entrelazarlos con la información que nos llega por otros medios, como sueños, visiones, meditaciones, que sí bien muchos aún no las aceptan como valores confiables, sí nos ayudan a darnos una idea más acertada de lo que se espera suceda en esta tierra.

 Una persona del grupo nos cuenta que en su ensoñación o visión se le presentaron animales fantásticos, el primero era un alacrán que descendía de los cielos, su cara era humana, esta cabeza estaba coronada, llegaba y se posaba en la tierra, posteriormente descendían cientos de alacranes del cielo como si volaran y empezaban a picar a los hombres y estos morían de inmediato. Mientras en el sueño, esta persona no sufría daño a pesar de las picaduras. Posteriormente, vio a un hombre con armadura, se le acercó y de su boca salió una espada, esta espada la tomó y la clavó en una piedra y le pidió que la sacara. Al final de su sueño o visión aparece un leopardo o el cuerpo de un felino con motas o manchas en su cuerpo y su cabeza eran siete cabezas humanas con una corona cada una, una de las siete sobresalía al frente.

 Su pregunta era ¿Qué significan estas señales? Se nos hizo interesante la visión, porque nos acercaba nuevamente al libro El Apocalipsis de San Juan, que menciona a un personaje que se le asemeja, al menos en descripción de la lengua, entre los versículos 12 y 16 hay una relatoría que dice: “Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo, y vuelto, vi siete candelabros de oro, y en medio de los candelabros a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro, su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como nieve, sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno, y su voz como el estruendo de muchas aguas, como la voz del omnipotente tenía a su diestra siete estrellas, de su boca salía una espada aguda de dos filos, y su rostro era como el sol que resplandece con gran fuerza”.

 La simbología representa la pureza, la dignidad, la santidad, y la autoridad de Rey, el vestido señala la vestimenta de sumo sacerdote, el cinto de oro que ciñe el pecho es símbolo de dignidad real, la representación de la espada en la boca es la espada de la justicia que mata, que hiere a las naciones, que destruye a los enemigos de dios, este pasaje del Apocalipsis pareciera que se concatenan con los acontecimientos y la visión, porqué efectivamente, las señales del nuevo tiempo están siendo muy explicitas en cuanto a la virulencia y a la concepción de la muerte, si bien aun no identificamos a los cuatro jinetes del apocalipsis y no identificamos las plagas que se nos avecinan, podemos trasladar todo el mensaje a la efectividad que están teniendo los huracanes, las inundaciones, los volcanes, los sismos, los incendios, los virus distintos y con mayor presencia el llamado Corona, que se relaciona en ello con la visión del alacrán con corona, y efectivamente han muertos millones de personas por la infección de este organismo o ente energético que tiene visos de ser producto el mismo hombre para uniformizar el miedo.

 Sin embargo, el aliciente del hombre bueno, la necesidad de justicia se hace presente en la conciencia colectiva, el hombre de armadura con la espada justiciera nos da la esperanza de que el mal no gobernará por completo, a pesar y de que tiene muchos brazos por todo el mundo, hay mucha muerte y dolor circulando la tierra, asesinatos sin una justificación objetiva en cuanto a la defensa del mí mismo, guerras sin sentido aupadas en el poder, en el ego y en las pasiones, maledicencia por doquier, una enfermedad que se cura solamente sanando las almas y la sanación depende única y exclusivamente de cada uno de aquellos que sufren dicha enfermedad, por ello es tan complicado erradicarla, porque los que viven de la violencia la consideran una normalidad, lo consideran algo que se tiene que vivir porqué creen que no hay otras opciones.

 No han visto o no han entendido que la semilla puede lanzarse sobre los malpaís y algunas caerán en tierra fértil, muchas serán devoradas por los pájaros, otras caerán en la roca sin sustrato y morirán abandonadas, esas semillas son las que saldrán a la luz y ayudarán a que la humanidad medre, a ellos y no a otros es a quienes les llegará el mensaje, pues su conciencia estará atenta, verán en el hombre protegido con armadura al dios salvador, al mesías prometido, a aquel que en todas las culturas antiguas prometió regresar a salvarlos de tanta injusticia, y los salvados serán los que ya entendieron que la injusticia fue creada por nuestro egos, que es la poderosa bestia de siete cabezas, representada por los siete pecados capitales, que nos hace caer en las peores bajezas para que aprendamos una lección, la lección que vinimos a esta tierra a aprender, que pactamos hace eones, y que estando al final de una etapa en al tierra muchos aún no logramos hacerlo.

 La bestia de las siete cabezas empezará a tambalearse cuando el materialismo desaparezca por completo, cuando la sociedad aprenda que vino a servir, no a servirse. Evidentemente, en el manejo de las emociones pareciera que no es así, porqué una vez metidos en la espiral del materialismo nos sentimos cómodos henchidos de poder, manifestado en el poder económico. Al día de hoy, quienes tienen el poder económico dominan el mundo, a ellos los gobiernos le rinden pleitesía, a toda esa muchedumbre le llegará la hora de aprender, le llegará la hora de entender que las cosas no deben seguir como antes, que se debe descorrer el telón que opaca la visión, que los mensajes nos están llegando, que son cada vez más las personas que están despertando su mente a nuevas experiencias, que los dogmas serán aniquilados para convertirse en otra cosa, en crecimiento personal.

 Desde el año 2020, los seres de luz, o seres en busca de iluminación, han perdido la vergüenza y empiezan a preguntar sobre lo que hay más allá del querer tener, ahora buscan el querer ser y se decantan por la paz interior, aburridos de que los problemas de los demás los atosiguen y no les permitan dormir, la guerra interna de aquellos seres llenos de oscuridad les han opacado la faz, les han robado la tranquilidad y la salud, buscan información que les sane el alma, con ello sanan su cuerpo, un cascarón que les fue otorgado en préstamo y que tendrá que ser reintegrado a la tierra, que es a quien le pertenece.

 Esos seres están encontrando las hebras que los unen a la red del todo, que los unen a la tierra y al universo, preguntan, investigan, se preguntan ¿Qué tengo yo de especial para ver lo que veo, para escuchar lo que escucho?, son muchos los que se están conectando, son muchos los canales que se están abriendo, son muchos los que sienten la necesidad de creer en algo más, cuando lo que hay ahora no les ha dado las respuestas, llámese religión o credo, no importa, eso ya está sobrepasado, los falsos sacerdotes que abundaron en los últimos cuarenta años han perdido poder, la lengua no la tienen conectada a los hechos, ni a la mente, las señales del nuevo tiempo, son las señales de un apocalipsis personal que estamos viviendo, busquemos la luz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *