Despertar Poético



Autor: José Luis Valencia Castañeda

La espada de los días

La espada de los días cae,
Cortando cabezas,
Hiriendo cuerpos,
Elevando espíritus.

La espada del dios del trueno cae,
Retumbando los suelos,
Alertando a los fieros,
Alegrando a los buenos.

Hermanos es hora de despertar,
Los días corren raudos al ocaso de los ídolos,
Las manos caen cansadas de la lucha,
Queremos riqueza sin esfuerzo.

Mas el esfuerzo es recompensa,
Los tibios morirán, y no por la espada,
No por el poder del ángel protector,
Caerán por luchar consigo mismos.

Hermanos que ven más allá de los montes,

El camino se hace más angosto,
Cada vez menos seres podrán caminarlo,
Tendrá que deshacerse de la carga inútil.

Vayan encerando los zapatos mientras transitan,
Vayan limando la espada mientras rumian,
Vayan trozando la mala hierba mental,
Las moiras atareadas están.

Entre ustedes no hay distingos,
Todos son seres buscando la paz,
No hay géneros, no hay insulsos,
Todos participan de la gracia de la vida.

Caminen raudos al encuentro consigo mismos,
Reconózcanse poderosos ante la ineptitud,
Sépanse elegidos por la separatidad,
Aquella que provoca la multitud con sus deseos.

Deseos de ser algo, de ser alguien,
De pertenecer a algo, de pertenecer a alguien,
De diferenciarse de algo, queriendo ser igualitario,
Batallando contra la incongruencia.

Caminen hermanos, la luz es solo eso,
Luz que ilumina los caminos del saber,
Donde no existe el hombre o la mujer,
Donde existe solo el ser y su sabiduría.

Aquel camino, el fácil, el sencillo,
Ha sido saboteado por la oscuridad,
No lo camines, no lo veas, no lo escuches,
Trae consigo la muerte del alma.

Ven camina este, es estrecho, parece duro,
Pero una vez en la senda, es seguro,
Te da paz, te da amor, armonía y veracidad,
Es el camino del yo soy el que soy.

Porqué no soy otro, no soy la ilusión,
Los caminos fáciles traen trampas,
Te atan al deseo, te atan a las emociones,
Y te hacen creer que eso es normal.
Más la normalidad la creas desde donde te conectes.

¿Te conectas con el alma?
¿Te conectas con el corazón?
¿Te conectas con la mente?
¿Te conectas con la ilusión?

Allí, y solo allí está tu derrotero,
La oscuridad te pone cebos,
Dinero, amor fácil, diversión,
Lujuria, excesos, suena interesante.

Pero se pierde el interés una vez que creces,

Una vez que necesitas paz,
Una vez que te necesitas,
Una vez que te has perdido.

Sigue el camino iluminado,
Se un cristo para ti mismo,
Se un alma poderosa,
Esfuérzate, la paz es el destino.

La espada de los días es implacable,
Te roerá la cara hasta dejártela en surcos,
Te empolvará la memoria hasta no verla,
Te velará la vista para no puedas caminar.

Allí está el engaño, cuando te llega todo sin esfuerzo,
Cuando disfrutas el momento sin pensarlo,
Cuando crees que la vida es solo una,
Cuando has perdido la fe en el futuro.

Cuando has perdido la cordura,
Cuando te has lanzado a la aventura sin paracaídas,
Cuando has llegado a la cima aupado por la lengua,
Cuando has creído que el existo es poseer algo.

Allí está el engaño,
La riqueza está en todos lados,
Solo bastará crearla, y creerla,
No está en los bolsillos de otros.

Está contigo, con la vida,
Con el amor, con la verdad, con la sabiduría,
Está encerrada en ti, en tu espíritu eterno,
Está en tu alma que busca la perfección.

La materia es ilusión,
Y la ilusión es el apellido del oscuro,
Sé luz, que pueda guiar tus pasos,
Y que la espada de los días no te rompa.

Se el sabio aquel que no tiene sexo,
Se el amor aquel que no tiene género,
Sé la verdad que no discrimina,
Se el todo, porqué el todo eres tú.

Tu eres eterno, eres el espíritu que regresará a casa,
Caminando sendas de la comunión,
Con la espada de los días abriéndote paso,
Con la espada de los días trozando obstáculos.

Se fuerte, poderoso, cree en ti,
Porqué eres dios en acción,
Eres el estudiante perfecto que se aplica,
Que lee y aprende las lecciones.

Eres la lumbrera que mata a la oscuridad,
No imites al gato, no seas impaciente,
No seas curioso en la imprudencia,

Se el ser que se elevará a los cielos.

Hermanos, es hora de caminar,
Los días se acortan,
Las muertes se agrandan,
Los egos se mueren.

Hermanos es hora de eliminar diferencias,
Porqué las diferencias son solo ilusión,
Todos tenemos una función distinta,
Todos tenemos tareas distintas.

Hagamos nuestra labor en favor de otros,
Los otros lo harán para ti,
Así funcionamos, en comunión,
La discordia es solo ilusión.

Las palabras son solo ilusión,
La mente es ilusión,
El espíritu y el alma son sus contrapesos,
Toma la espada de los días.

Toma el valor y corta con aquello que te hunde,
Corta con tus demonios,
Ya han cumplido su tarea,
Ya aprendiste, la espada de los días es tuya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: