El alcohol y los efectos que produce

El alcohol y los efectos que produce

A pesar de lo difícil que resulta asumir que es una droga, por lo integrado que está en nuestra cultura, lo cierto es que se trata de la droga más consumida en nuestro país y la que más problemas de toda índole produce. El alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central, que pertenece al grupo de sedantes junto con los barbitúricos y las benzodiacepinas. La psicoterapeuta Marlen Hernández Gracián nos explica más sobre el tema y los efectos que tiene en las personas.  

El alcohol etílico o etanol es la droga que se encuentra en las bebidas alcohólicas, aunque existen otros tipos de alcoholes, como el metílico, que se utiliza principalmente en la industria.

En unos pocos minutos llega el alcohol al cerebro, donde actúa y donde se aprecian los mayores efectos. El consumo excesivo de alcohol (grandes cantidades), en un corto período de tiempo, puede producir la muerte. En el bebedor habitual aparece el síndrome de abstinencia tras una privación de bebida de uno a cinco días. En este síndrome de abstinencia se dan síntomas orgánicos, neurovegetativos y psíquicos. El carácter sí puede variar a través del cambio de la personalidad. Por lo tanto, sí que hay una modificación en el comportamiento en el alcohólico.

Entre los síntomas o manifestaciones comportamentales más características en el alcohólico cabe señalar las siguientes: mayor inmadurez, dependencia emocional, inseguridad, conductas temerarias, chantajes emocionales, baja tolerancia a la frustración, complejo de inferioridad, hostilidad, celos, fanfarronerías, complejo de culpabilidad, ideas y tentativas de suicidio, deterioro intelectual, pérdida de autocrítica, desequilibrio emocional, sensiblería, distorsión en el área sexual, excesos sexuales, impotencia temporal, pérdida progresiva de los intereses vitales, conductas extravagantes, trastornos de la personalidad, angustia, ideas delirantes, etc.

Psicopatología:

  • Alucinosis alcohólica o de Wernicke.
  • Delirium Tremens.
  • Demencias alcohólicas.
  • Epilepsia alcohólica.
  • Encefalopatías alcohólicas.
  • Celotipia alcohólica o Delirio de Celos

Si crees que a veces bebes mucho alcohol, si beber te está causando problemas o si tu familia está preocupada porque bebes, habla con tu médico. Existen otras maneras de pedir ayuda, como hablar con un profesional de salud mental o buscar asistencia en los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos o grupos de autoayuda similares.

La negación del problema es muy común, por lo que quizá no sientas que tienes un problema con el alcohol. Puede que no te des cuenta de cuánto bebes o cuántos problemas en tu vida están vinculados al abuso de alcohol. Escucha a tus familiares, amigos o colegas cuando te digan que analices tus hábitos con el alcohol o que busques ayuda.

El consumo de alcohol puede comenzar en la adolescencia, pero el trastorno por consumo de alcohol se manifiesta con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años, aunque puede presentarse a cualquier edad. Puedes ayudar a prevenir el consumo de alcohol en adolescentes de la siguiente manera:

  • Da un buen ejemplo con tu propio consumo de alcohol.
  • Habla abiertamente con tu hijo, dedica tiempo para estar juntos e involúcrate de manera activa en su vida.
  • Hazle saber a tu hijo qué tipo de comportamiento esperas y cuáles serán las consecuencias si no cumple las normas.

Por último, no puedes ayudar al alcohólico, si este no acepta tu ayuda, uno de los requisitos para que la persona pueda aceptar ayuda, es que esté dispuesta a recibirla, y esto no pasa solo con la adicción del alcohol, si no con cualquier tipo de problema. Si una persona de la unidad familiar cambia, provocará  un cambio en el resto de la familia.

Marlen Hernández Gracián

Previa cita: 715-131-87-37

Moctezuma Ote#29

Col. Cuauhtémoc C.P 61506

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *