Incrementa la demanda de oxígeno medicinal 50%

Incrementa la demanda de oxígeno medicinal 50%

Por: Marina Vilchis Herrera.

En las últimas semanas ha incrementado la demanda del oxígeno medicinal y se ha visto reflejado en las idas a comprar este producto a la Ciudad de México. Rogelio Moreno Flores, encargado de la venta del oxígeno medicinal en el municipio, señala que ha habido demanda en los hospitales particulares y que el precio del tanque de 9.5 metros cúbicos anda en 800 pesos, el de 6 metros cúbicos esta en 600 pesos.

Explica que se nota fácilmente el consumo de este producto, que ha llegado al 50%. Si se compara con el mes de enero, cuya demanda era del 100%.  Manifiesta que tiene varios clientes que ocupan más oxigeno ahora que tienen secuelas, que cuando tenían covid-19.

Comenta que la mayoría de sus clientes vienen del Estado de México, comunidades de Zitácuaro y municipios vecinos, como Tuxpan, Ciudad Hidalgo y pocas personas de Benito Juárez. Recomendó a las personas que tomen las medidas sanitarias y no salgan, si no tienen a que salir.

Se necesita oxígeno para quemar el combustible y liberar energía, como en el motor de un automóvil. Del mismo modo, todos los tejidos vivos necesitan oxígeno para proporcionar energía al cuerpo. Sin el oxígeno suficiente las células funcionan mal y finalmente mueren.

Muchas enfermedades, en particular las enfermedades pulmonares, reducen la cantidad de oxígeno en el torrente sanguíneo. En tales casos, la administración de oxígeno adicional puede resultar eficaz. Los médicos solían administrar oxígeno adicional a muchas personas enfermas. Sin embargo, las pruebas científicas han demostrado que el oxígeno no es útil a menos que la concentración de oxígeno de una persona sea realmente baja. En realidad, respirar demasiado oxígeno puede dañar los pulmones al cabo de un tiempo.

Para asegurarse de que el oxígeno se administra solo a las personas que lo necesitan, los médicos controlan la concentración de oxígeno en el torrente sanguíneo mediante un análisis de sangre o un sensor colocado en la punta del dedo (pulsioximetría). Una vez determinado el nivel de oxígeno, se ajusta su flujo (cuánto oxígeno necesita la persona afectada por minuto) mediante la oximetría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *