Invenciones del alma IV

Invenciones del alma IV
Viajero
Considero que uno de los actos más vigorizantes para la existencia humana es el goce de recorrer el mundo. Sin mirar atrás, sin dudas, sin regresar. Fueron las palabras que abundaron en mi mente meses antes de partir, segundos antes de partir.
La solitaria travesía me mostró una sombría verdad que supuse tiempo atrás: me desconozco remotamente. Me observo en la soledad y me encuentro momentáneamente, pero al siguiente instante no se qué es lo que veo, no se quién soy ni quién estoy preparado para ser.
Volé entre las aves, recorrí los mares cariocas, formé parte de la afición brasileña, pero para esos momentos y para después me resolví como un alma enigmática, con años de desconcierto, una absoluta extrañeza kafkiana.
Mucho se habla de la naturaleza de los viajes, la constante relajación y profunda introspección. Para mi ha sido como abrir los ojos a una difícil verdad. Miraba a través de un reducido visor a un pequeño laberinto. Un laberinto que, al retirar el visor frente a mis ojos, es más grande y sombrío.
La sobriedad de mi alma es única, inmensa y, sobre todo, solitaria. En la soledad no encuentro más respuestas. Los caminos se bifurcan constantemente, uno detrás del otro. La duda es constante a pesar de los diferentes escenarios.
Hace unos días vi la belleza del mar. Sentí la calidez de la arena debajo de mi piel. Bebí y reí. Conocí y disfruté. A pesar de todo lo gozado me pierdo cada vez más.
Ahora me reconozco perdido. Más de veinte otoños y sigo buscándome en las ramas debajo de los árboles. El viento acaricia sobre mi rostro de vez en cuando con una inocente particularidad; consuela en todo momento, calma la constante duda.
Para los amores frente a mis ojos perpetuo la intensa inspiración que me otorgan.
Para mí, el otro, continua la caminata hacia el horizonte, que el cielo siempre continúa y el sol corre cada vez más lejos, siempre lejos. Justo donde debo estar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: