Editorial

LA SEQUIA Y EL EVENTO DE LA NIÑA Y NIÑO

LA SEQUIA Y EL EVENTO DE LA NIÑA Y NIÑO
Agradezco a todos los lectores el favor de su atención a estas líneas siempre con el gusto de saludarlos
Para nadie es desconocido que en nuestro país el fenómeno de la sequía lleva varios años de estar presente y ha afectado la agricultura y la ganadería entre otros sectores, de manera importante por lo que la producción de alimentos cada día se verá más afectada a grado tal que las importaciones de granos básicos y otros, se irán incrementando.
Por ello es importante conocer el fenómeno de La Niña y El Niño que se refiere a variaciones de la temperatura en el océano pacifico y del clima en general, en algunos años a nivel global. Actualmente hay estudios que vinculan a la Niña o Niño con la sequía y sus impactos generan más investigación en todo el mundo.
Hay que resaltar como el conocimiento local es clave para entender los ciclos de la Tierra. El nombre El Niño fue otorgado por pescadores, que notaban como a veces el agua del océano llegaba más caliente en época invernal a las costas del Perú, es decir que la temporada correspondía justo en las fechas de la Navidad, de ahí la relación con el nacimiento del Niño Jesús, sin embargo, nada de ello tiene que ver con la religión.
El Niño/Niña-Oscilación del Sur (ENOS) es un fenómeno climático intermitente (cada dos o siete años) que se origina en el Océano Pacifico ecuatorial y puede tener efectos de gran relevancia en todo el planeta sobre el clima.
El ENOS puede agrupar los dos fenómenos, El Niño o La Niña, nunca juntos, pero son fases opuestas, es decir, no ocurren de forma simultánea; y hay ocasiones que ninguno de los dos ocurre.
El ENOS describe las variaciones de dos elementos clave para el océano pacifico ecuatorial: la temperatura superficial del océano y la presión atmosférica sobre él, por lo tanto, cuando las temperaturas están por debajo del promedio, se puede formar La Niña. Cuando las temperaturas promedio del océano se incrementan por medio grado Celsius o más, se puede formar El Niño. Y cuando las temperaturas están dentro o cerca del promedio, (ENOS-neutral) ninguno se desarrolla. En otras palabras, la fase cálida corresponde al Niño mientras que la fase fría, corresponde a la Niña. Actualmente y con fecha 20 de febrero de 2024, el Servicio Meteorológico Nacional de México, indica que estamos en un estatus de advertencia de El Niño, y existe un 79% de probabilidad de que se presente una transición a una fase neutra; sin embargo, hay un 55% de probabilidad de que en junio-agosto, de este año, legue La Niña.
Seguiremos muy de cerca el comportamiento del océano y las determinaciones y análisis que científicos y meteorólogos nos compartan para hacer de ustedes esta valiosa información.

Recuerden que: VIVIR BIEN, ES VIVIR EN ARMONIA CON TODO LO QUE NOS RODEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *