De la sociedad y la suciedad 02/11/2019

Advertencia, esta colaboración no es para para todas aquellas personas educadas en escuelas privadas, o por sus papás, si usted es una persona entrenada en sectores privados aprobados por la SEP, no tiene capacidad de abstracción y no puede leer entre líneas, en pocas palabras, si usted está malito, esta columna no es para usted.

Como siempre, es un gustazo poder estar de nueva cuenta con todos ustedes mis queridos amantes lectores, ya es fin de semana y el orgasmo que siento al compartir con ustedes esta… que es la única columneja informativa informal, es infinito.

¿PU´S NO QUE NO?

Bien dicen que más pronto cae un hablador que un cojo, la llegada de Morena al poder, fue un cambio brusco en la política del país, y una patada en los guevos para muchos políticos que jamás pensaron que las cosas iban a cambiar, en una elección que nunca se había visto, los ciudadanos decidieron darle la oportunidad a AMLO, pensando que mi cabecita de algodón iba a cambiar las cosas de las que siempre nos quejamos.

Pensamos que las políticas que la burguesía y el imperialismo habían impulsado por décadas, iban a desparecer, y muchos decidieron unirse a las filas de Morena, sabedores de que por fin el cambio iba a llegar; pero, ¡oh sorpresa! Cuando más a gusto estaban todos, resulta que a las filas del partido se comenzaron a unir algunos de los personajes más escandalosos, repugnantes y viscerales (incluso contra el propio AMLO). 

Así es mis queridos lectores, toda esa burguesía que apoyó a los partidos grandes, ahora resulta que ya el corazón les cambió y se unieron a las filas del partido más votado de la historia, convirtiendo a Morena en el Mesías de la política.

Y es que, ante la dócil sumisión de los ciudadanos honrados, fue sencillo que ese ínfimo grupúsculo de forajidos que controla los partidos políticos, penetrara fácilmente la medula de Morena, viéndola como un trampolín idóneo para perpetuarse en el poder, aunque fuera poniendo a sus cuates de confianza. “Porque en Morena, caben todos”.

Esto quedó demostrado en las elecciones internas de Morena, en todo el país los desmadres y las inconformidades estuvieron a flor de piel, por supuesto, Zitácuaro no se podía quedar atrás y ¡ande cabrón!, que le aporta la parte que le correspondía, pues tal parece que los candidatos fueron elegidos bajo encuestas de popularidad, dedazos democráticos, fraudes internos y negociaciones tumultuarias, algo así como variopintos.

Resulta mis queridos lectores, que lo que tanto ha criticado Morena sobre la corrupción, el acarreo de raza, los regalitos y promesas de los candidatos, fue lo que más hubo en la elección pa´ elegir a sus representantes populares, bueno, con decirles que hasta los de otros partidos ya calientan los tamales y el menudo pa´ darles de comer a sus participantes que resultaron ganadores en la contienda y a los desposeídos que los apoyaron con su voto.

A la mejor muchos de ustedes todavía no entienden a que me refiero, bueno les explico, pues resulta que ahora que se llevaron a cabo las elecciones internas de Morena en Zitácuaro, de acarreados y encabronados estaban llenas las filas, y es que nomás imagínense, los “honestos” participantes,  al más viejo estilo priista, perredista y panista, llevaron a un chingo de gente que, con credencial de elector en mano, amablemente les iban a dar su voto, bueno y por los trecientos morlacos que también les prometieron, trecientos pesillos que bien podían servir pa´ echarse unas chelas, o pa´ los pañales del chamaco. Esto es democracia pura y no chingaderas me cae.

El pedo es que a la hora de pagar, como buenos políticos no les dieron nada… no les pagaron pues, y creo que quedaron de mandárselos a sus casas, al cabo ya sabían donde vivían, porque los habían visitado antes pa´ invitarlos a votar por sus gallos, la cosa es que hasta ahorita el dinerito no ha llegado.

¡No mamen! Ya que andan haciendo sus chingaderas, siquiera que les paguen, porque la neta, estos cabrones siempre se aprovechan del hambre del pueblo, que también, pinche pueblo nunca aprende y siempre se dejan llevar, nomás que ora pensaron que sí les iban a dar pa´ sus chicles por tratarse de Morena, la cosa es que los cabrones que los invitaron a “participar por la democracia” a cambio de trecientos pesos, no son de Morena… bueno sí, pero no.

Dejen les explico, de los que resultaron ganadores, varios de ellos son miembros activos de otros partidos como el PRI, pero principalmente del PRD, ese partido que ya está a punto de desaparecer, pero que se rehúsa a hacerlo por el excelente negocio que resulta para unos cuantos.

Como se explican ustedes que si los estatutos del partido que fundó mi cabecita de algodón, prohíben que participen funcionarios, empleados de gobierno, siervos de la nación, tepocatas víboras prietas ¡ah! Ese era Fox, bueno pa´l caso es lo mismo, todos estos no pueden participar, menos si pertenecen activamente a otros partidos, como sucedió con dos empleados del ayuntamiento de Tuxpán que dirige Jesús “Malvado” Mora.

Exacto, dos empleados de ese ayuntamiento resultaron electos como coordinadores de Morena, listos pa´ elegir quien será el próximo dirigente de ese partido. ¡no maaa! Así o más claro de que ya Morena está contaminada por esos cabrones que se justifican diciendo que lo único que buscan es el beneficio… nomás que expliquen cual, si el de ellos o el del pueblo.

Así es mis queridos lectores, muchos de estos “nuevo militantes” lograron desplazar a los morenistas de corazón, a los indicadores, a los chakas del partido, ¿Cómo lo lograron? Esa es la duda. El caso es que ya comenzó la carrera pa´ legar a los puestos, y los participantes llegaron a la meta en medio de decenas de marranadas, eso que ni qué.

Pero la enchilada fue completa, cuando la misma gente de Morena denunció que sus compas, sus brodys, sus allegados, fueron los que permitieron que el desmadre se hiciera grande, ustedes dirán ¿ah chinga como es eso? Así mero mis queridos lectores, resulta que por hay denunciaron al menos a dos de sus cuates de haber dejado entrar a unos cuantitos que no son de Morena pa´ que votaran, entre los que dejaron entrar a los arribistas, dicen, ¡diiiceeen! Estaba una de las que ganó pa´ seguir mamando de Morena.

Y es que como siempre sucede, hay concursantes que sin ser candidatos participan de lleno en la contienda, el chiste era ganar, haiga sido, como haiga sido, aunque el padrón de militantes estuviera mocho, o aunque se hubieran clonado gafetes, o aunque fueran acarreados, o aunque fueran acarreados; para algunos fue una verdadera decepción haber visto esto, y más porque no les pagaron, (ches ojetes, paguen).

El caso es que en una mezcla de priistas conversos y perredistas oportunistas, sin contar mucha gene hermosa, la asamblea de los morenistas valió madre, ya que el un Tribunal Federal los mandó a hacer guacamole con las nachas, pu´s con tanta irregularidad era lo de menos.

Retomando aquella frase de Nietzsche, que dice que la enfermedad del mundo es el hombre, yo diría que la enfermedad del hombre… es el político, que se olvida que los grandes cambios se han logrado cuando la gente se decide a organizarse y se moviliza para hacerse valer, el pedo es que aquí, ya nos tardamos. Cuando el pueblo habla… los políticos tiemblan.

Y bueno, sin más que decirles, por esta semana le vamos dejar así, hay nos estamos leyendo la próxima semana amigos lectores, espero y esa pandilla de arribistas dejen de hacer esas alianzas duras pa´ repartirse el botín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *