De la sociedad y la suciedad 07/12/2019

¿Qué tal mis queridos lectores? Antes de comenzar, y como ya es una costumbre, quiero decirles que las opiniones vertidas en esta colaboración, no necesariamente expresan la forma de pensar de este benemérito medio que nos da la oportunidad de expresarnos, más bien, estamos aprovechando algo conocido como; libertad de expresión, ya que esta columneja no está regulada por la Secretaría de Gobierno, ni aprobada por la Asociación de lo Mejor de lo Mejor, por lo tanto, y sin más pérdida de tiempo, ¡vaaamonos! de lleno a lo que nos interesa.

HIJOS DE SU PYNK FLOYD

Parafraseando aquella locución de José María Vargas Vila Bonilla, escritor colombiano, de formación autodidacta, periodista y agitador político, allá por su tierra, que dice así. “La corrupción del alma es más vergonzosa que la del cuerpo”, la quise tomar para iniciar esta columneja y expresar lo que muchos ciudadanos quieren gritar, pero que no tiene la manera de hacerlo, ya sea por la falta de un espacio donde los escuchen, o simplemente porque les faltan producto de gallina, o sea… ¡guevos! Por estas razones, acá su servilleta será su portavoz.

Efectivamente amigos lectores, la corrupción, es un cáncer que invade las instituciones de gobierno de manera muy culera, pero talvez, las más infectadas son las corporaciones que tienen que ver con la “impartición de justicia”, llámele Fiscalía, jueces o policía; estos últimos, son como dice José María Vela, los que más corrupción tienen en el alma, pero lo que no tienen es ¡vergüenza!, y se comportan más como vulgares ladrones, que como representantes de la ley.

Nadie me dejará mentir, que la Policía Michoacán, es un verdadero cáncer para la sociedad, desde hace ya muuucho tiempo, la gente ha denunciado lo pasaditos de verdura que son, y no es pá menos, ya que a donde llegan, arrasan con todo lo que encuentran a su paso, como si fueran una plaga del antiguo Egipto.

Esto lo comento porque en esta semana que apenas termina, las denuncias en contra de los ¡ches polis!, no se hicieron esperar, y hasta pareciera que se pusieron de acuerdo pa´ chingar parejo. Verán ustedes mis queridos lectores, resulta que entre una de esas denuncias, hay una que la neta, da un chingo de muina nomás de saber lo bandidos y ojetes que son los policuches.

Y no es pa´ menos, ya que el pasado fin de semana, en sus famosos recorridos pa´ localizar “objetivos criminales”, se metieron a una casa, pa´ hacer un cateo allá por el rumbo de Tiquicheo, aprovechando que se creen chingones pa´ investigar, con lujo de violencia ingresaron y ¡sopas cabrón! Que se abalanzan sobre la dueña de la casa pa´ interrogarla.

Mujer sola, en espera de que el marido regrese de Estados Unidos, la señito estaba en los brazos de Morfeo… no sean mal pensados, me refiero al dios del sueño, cuando de repente que llegan los super policías de la michoacana y como solo ellos saben hacerlo, que comienzan a desmadrar todo dentro de la casa, (humilde por cierto); aprovechando que ya estaban ahí, pu´s  no dejaron pasar la oportunidad de llevarse algunos recuerditos, pa´ rememorar el momento en un futuro pues.

Utilizando técnicas de investigación avanzada, como una bolsa en la cabeza y uno que otro madrazo, comenzaron el interrogatorio, ¿pero de que se trataba ese interrogatorio? ¡aaah! Pu´s nada más y nada menos, que de un plantío de motita que habían encontrado como a diez mil kilómetros de distancia, pero la lógica, les indicaba que la doñita, era la dueña y se la pasaba sembrando esa hierbita medicinal, no cabe duda, ¡estos son pendejos! Y lo que le sigue.

No es posible, que estos changos rasurados no puedan ser seres pensantes y racionales, aunque sea por una vez en su vida, pero analizándolo bien, lo veo difícil, ya que estos ¡ches lacras!, le encontraron el modo pa´ aprovecharse del uniforme y andar haciendo chingaderas a diestra y siniestra, lo grave del asunto, es que aparte de hacerle a la mamada con sus famosos recorridos, se la pasan robando a la gente más jodida.

Porque es una realidad, que sus famosos cateos y recorridos de prevención, solo sirven pa´ que se comporten como lo que son, ¡unos vulgares ladrones! que van en busca del dinero ajeno, de cosas que no les costaron, y se las chingan solo porque creen que tienen el derecho de hacerlo.

¿Qué no? Nomás habría que ver como dejaron la casa de la doñita, con decirles que al revisar el refrigerador, lo dejaron vacío, ¡y se tragaron todo! hasta la leche de los guaches, bueno hasta tres caguamas que estaban en el refri se chingaron, eso sí, dejaron los envases acomodados por fuerita de la casa, por aquello del importe, ustedes saben pues. Y ya aprovechando, también vaciaron la despensa de la alacena, ¡hay señora Hinojosa! ¿Por qué pario esa cosa? Así le dirían a la mamá (si es que la tienen) de los polis ratones.

Ya pa´ rematar, la policía “plaga de Egipto” Michoacán, se llevaron los chivitos y borreguitos casi recien nacidos que encontraron en el corral… yo creo pensaron que esto era el producto de la venta de droga, ¡mamen! ¿eso que haber? Lo que sí es una realidad, es que ya estas acciones, están cansando a la sociedad, una sociedad que ve a un gobierno incapaz de solucionar los problemas de violencia y de corrupción que su misma gente provoca.

Lo difícil es que esa sociedad despierte, porque la mayoría, (como lo he dicho innumerables ocasiones) son revolucionarios de Facebook… bendito Face, ¿Qué haríamos si ti? Pero no es el único caso de pasados de ver…guenza de estos cabrones. Verán ustedes amigos lectores. También una reportera fue víctima de los changos rasurados allá por La Piedad.

Resulta que, en un retén, la plaga de Egipto, ¡y dale! Los elementos de la Policía Michoacán, tenían un retén pa´ vigilar que no se pasara ningún delincuente de los más buscados, fue entonces cuando pasó una peligrosísima periodista que transportaba, una cámara fotográfica, una computadora y un teléfono celular.

Tras una rápida acción policiaca, lograron interceptarla y luego de darle unos madrazos, le quitaron lo que llevaba, pa´ que sirviera de evidencia supongo, pero además, la estrategia estuvo tan bien pensada, que le quitaron el coche y se lo llevaron, esto pa´ que no diera aviso a sus cómplices, vuelvo a suponer. Como se habrán dado cuenta mis amables lectores, esto fue un total sarcasmo, ya que en la realidad, no es gracia los robos que la misma policía anda haciendo.

El asunto no se puede calificar de otra forma, ¡son robos! Y no hay otra forma de llamarlos. Aquí podría encajar aquella frase de Emiliano Zapata, que decía “Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos.”; así es, si los elementos de la policía plaga de Egipto Michoacán, hacen este tipo de acciones, es porque desde arriba se los permiten, llámese jefe inmediato o institucional.

No quiero pensar que es cierto aquello que anda sonando mucho, donde la gente dice, diiice, que el gobierno del Estado está tan preocupado por juntar dinero pá las campañas, que lo está haciendo de cualquier manera, valiendo madre como lo junten y como lo llevan a las arcas. Cuánta razón tenías Zapata.

Y no crean que solo los de la poli Michoacán son gandayas ¡nooo! También los de Zitácuaro traen lo suyito, y están igual lo peor… no; corrijo, peor no, pero si igual; ¿a poco no es cierto? La única diferencia, es que la técnica de estos cabrones es andar por las calles viendo quien tiene pinta de, “este no se sabe defender”, pa´ agarrarlo y subirlo a la patrulla bajo el pretexto de que andaba escandalizando, o drogándose o tiene facha de que va a robar, o… simplemente porque se les hinchan los tanates.

Y es que la neta, los méndigos polis, están igual que los seguidores de AMLO, ¿haber gánales una? Cuando ellos dicen, estabas escandalizando, ¡es porque estabas escandalizando!, aunque te hayan agarrado dormido; así les pasó a varios ciudadanos que tuvieron la mala suerte de cruzarse cerca de una patrulla.

Pero la más garra fue el de un cuate que iba llegando en un taxi a comprar unas jaulas para gallos que estaban rematando, ni chance le dieron de bajarse del taxi, como siempre sucede, los changos rasurados los vieron y los interceptaron cuando el taxi se paró a frente al domicilio, los acusaron de un chingo de cosas, entre ellas que andaban pedos, que consumían o vendían drogas y que estaban escandalizando.

El pedo es que el compa al que detuvieron no pistea, por eso, que se les pone al pedo, exigiendo que le dijeran la razón por la que lo iban a detener, por supuesto muy amables, le indicaron que los acompañara, y que una vez en baradilla le iban a hacer una prueba pa´ saber si andaba pedo o drogado, y que si no, pu´s se podía ir a hacer lo que andaba haciendo.

El muy confiado, se subió a la patrulla creyendo en la palabra de los azules, pero una vez en barandilla ¡ande wey! Que me lo clavan… a la celda pues, y tuvo que pagar 500 del águila pa´ poder salir, acusado de “agresión”, aunque nunca le dijeron a quién agredió.

No es el único caso, por eso más vale que se ponga trucha amigo lector y tenga a la mano sus 500 baros, porque como les dije, una vez que estos cabrones te echan el ojo, ¡ya te chingaste!

Volvemos a lo mismo, no hay quien los pare por una sencilla razón, traen ordenes de chingar pa´ juntar dinerito ajeno; no cabe duda, que cuando el producto viene con malformaciones, ni volviendo a nacer se compone. Lo peor, es que los azules se burlan de los ciudadanos cuando les dicen que los van a denunciar, o que van a poner una queja en derechos humanos… ¡otra dependencia que no sirve pa´ nada! Por eso hacen lo que quieren.

Es la neta, la Comisión de Derechos Humanos, es una dependencia al servicio del gobierno, pero más al servicio de los policías, porque más tardas en poner una queja, que ya lo saben los polecías; se han dado varios casos así, donde una de las secretarias, (que por cierto ya tiene un chingo ahí), es la que aparte de tratar mal a la ciudadanía, avisa de todo lo que acontece en contra de los polis… ¿Quién se va aponer el saco? ¿on ta´ bebé?

Urge, que el personal de esa dependencia se cambie, porque la neta ya el asunto está más viciado que un drogadicto, y las empleadas se sienten dueñas de la oficina y de la CEDH, y que no me digan que no, porque seguidito hay quejas, en contra de las que deberían de recibir las quejas.

Lo peor del asunto mis queridos lectores, es que mi cuate Froy, no ha dado el ancho… (ni el angosto) en ese puesto, le ha quedado grande, y ahora pretende agarrar un hueso más arriba, ¡nooo Puees Froy! Primero pon orden en la casa y luego te vas a buscar la Comisión a nivel Estado… bueno, eso digo yo, pero cada quien hace de su vida un papalote, aunque sí sería bueno que el buen Froy, se pusiera a hacer limpieza en casa.

No se ustedes amigos lectores, pero yo veo un gobierno sin horizonte, que navega a la deriva, (aunque digan lo contrario), porque ¡eso sí! Mienten con toda honestidad, y hasta ellos se la creen cuando dicen, aseguran, afirman, aseveran, testifican, certifican, que en Michoacán ¡vamos bien, muy bien! Y la violencia, solo es una imaginación del colectivo general, ¡no hay violencia! Dice San Silvano, y si llegara a haber, es poquita, muy poquita.

Y ya que hablamos de Santos, hablemos del Santo PRD (Partido de Rateros Disolutos), ¡ah no! ¿Cómo era? Bueno como sea, los que se han empoderado en este partido, no se han dado cuenta, o no se quieren dar cuenta, que ya la población los vomita, que por más que hagan y digan, ya nadie les cree, por eso, resulta agradable escuchar cuando dicen que el compromiso es no bajar la guardia, se oye bien padre eso.

Lo que no se bien, es a que se refiere con eso de no bajar la guardia… ¿se referirá a la Guardia Nacional? Yo creo que sí, porque tampoco ¡hacen nada! Y la violencia está subiendo en Michoacán, así como el kilo de buebito, que ya volvió a subir. Y es que como me dijera un reportero de este benemérito medio; la gran derrota de este gobierno es la violencia, la manipulación y la corrupción que se vive en todas sus dependencias, no hay una que se salve.

Aunque hay que tomar en cuenta, que entre todas estas declaraciones, hay una que otra variante disfrazada de amor al prójimo, aunque este amor, por supuesto no existe. Si cuando menos tuvieran un poco de… ya no digamos amor al prójimo, (de madre tampoco), solo un poco de intención por solucionar la violencia que se ha desatado en los últimos meses, más aún, en los últimos días, las cosas no estarían como están, y los ciudadanos recobrarían, un poco, solo un poco la confianza en las autoridades.

Llama la atención, como los ciudadanos nos hemos ido acostumbrando a ver tantas muertes, ya no nos sorprende ver que a diario, hay balaceras, homicidios, desaparecidos, enfrentamientos, los ciudadanos hemos perdido ya, el poder de sorprendernos, y se nos hace muy normal, aunque veamos que sicarios ingresan a los domicilios y matan a sus moradores.

No puede ser que en un solo día, la cifra de muertos, haya superado la docena de personas asesinadas de manera violenta, y a pesar de todos estos datos, el gobierno estatal siga insistiendo en que a Michoacán le va muy bien, (nos salió bromista el muchacho), dejando claro, que este gobierno solo fue un experimento pa´ saber que tan chicles eran pa´ gobernar, bueno, ahora ya lo saben, no sirven pa´ eso.

Pero pa´ ellos todo está bien, ¡claro que está bien! Hubo derroches de recursos del erario público, y ahora ya no saben que hacer, por eso es que hay que chingar más la pueblo, total, el respetable ni de pedo la hace, aunque es cierto, que les siguen preocupando los comentarios que puedan alterar la manipulación manipulada.

Los que denunciamos injusticias o proponemos un cambio, estamos destinados al estancamiento, a la opresión por parte el gobierno, pero lo que no saben es que la popularidad de esta columneja entre el respetable público, nos hace fuerte, grandes y siempre comprometidos a señalar la corrupción de gobiernos culeis, porque como lo he dicho un chingo de veces, Larry, no es una o dos personas, Larry, son todos los que han sufrido la corrupción de las instituciones, así que ni modo, les tendremos que seguir señalando sus mamadas.

Los dejo con esta frase, que espero amigos lectores, nos ponga a reflexionar sobre lo que vivimos en Michoacán.

“Si no tenemos policías, jueces, abogados, fiscales, honestos, valerosos y eficientes; si se rinden al crimen y a la corrupción, están condenando al país a la ignominia más desesperante y atroz.”

JAVIER SICILIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *