Los recolectores de basura en tiempos de pandemia

Los recolectores de basura en tiempos de pandemia

Por: Marina Vilchis Herrera.

Día a día pasa el camión de la basura y con los trabajadores encargados de recolectar los desechos, expuestos al contagio, con sueldos escasos y soportando la indiferencia social.

La pandemia golpeó inesperadamente a todos, pero a unos golpeó más que a otros. Hay muchos frentes de batalla, y es importante reconocer a quienes a diario arriesgan su vida ayudando a los demás. Doctores y enfermeros protagonizan la narrativa de la lucha contra el Covid-19, y con razón. Pero qué hay de quienes son invisibles para la mayoría de la gente, y si los ven, muchas veces son ninguneados, empezando por el mismo gobierno. Y, sin embargo, son indispensables, más de lo que muchos imaginamos.

En entrevista para “El Despertar”, Arturo Domínguez, chofer de una unidad de transporte recolector de basura, en Zitácuaro, nos cuenta que lleva 10 años dedicándose a la recolección de desechos. Su edad: 21 años. Detalla que un día de trabajo comienza a las 7:30 am y termina a las 4:00, pero como tienen que ir a descargar, concluye hasta las 7:00 pm. El domingo es el único día que descansan.

Explica que el almuerzo se lo brindan en una fonda ubicada en la central de abastos. La experiencia en la calle en tiempos pandémicos no es nada sencilla. Basta con subirse a un camión recolector de basura, un par de horas, para ver lo que tienen que pasar día a día estos trabajadores.

Arturo es el chofer de uno de estos camiones en Zitácuaro, es contratado como trabajador de base. Todos los días “Fer”, voluntario, lo acompaña recorriendo calles, oficinas, restaurantes, hoteles y hospitales en el municipio.

– ¿A qué hora empieza la jornada laboral? – “A las 7:00 am, para terminar no hay hora, podemos terminar a las 7 o 8 de la noche”.

– ¿Cuál es la diferencia entre voluntarios y contratados? –

“Fer, es voluntario, la diferencia es que él no tiene sueldo y solo gana de las propinas y lo que salga del día”.

  • Entonces ¿Tampoco hay seguro social ni prestaciones? –

“No, no hay nada de eso, el que tiene lo consigue por su cuenta”.

  • ¿Cuánto dinero saca en propinas diariamente? –

“Entre 200 y 300 pesos”.

  • ¿Qué beneficio les brindan las personas cuando recogen su basura? –

  “En los puestos de comida, por la atención que se les da, a veces nos invitan un taco, o a veces un refresco”.

  • En relación con el Covid-19, ¿Les han dado equipo para trabajar? –

 “Gel antibacterial, cubre bocas, desinfectante, caretas, guantes…”

  • ¿Y a ti también Fer? –

“No, todo lo tengo que conseguir yo”.

 “El último cubre bocas nos lo dieron hace un mes. Entonces, pues ya no sirve, tenemos que estar comprando cubre bocas y todo”.

  • ¿Con la Pandemia aumentó el ritmo de trabajo? –

“Yo pensaría que subió porque mucha gente está en casa…”

“Es que la mayoría de los lugares, aquí alrededor, son oficinas, restaurantes, bares… entonces, en las oficinas, por ejemplo, un día trabajaban la mitad y otro día la otra mitad. En los restaurantes no hay quién consuma, si no hay oficinas o escuelas. Ahorita la situación está bastante complicada”.

  • ¿Se redujeron las propinas? –

“Sí, vivimos al día”.

  • ¿Qué medidas han tomado ustedes aquí en el camión? –

“Tratamos de tener cuidados con gel antibacterial, jabón, agua, cubre bocas, guantes. Tratamos de prevenir”.

  • ¿Cómo separan la basura? –

“Separamos el material por tipo: PET, aluminio, latas, papel blanco, orgánicos”. –contestó Fer mientras separaba cosas.

  • ¿Qué haces tú cuando llegas a casa? –

“Tengo un spray con alcohol, me roseo (sic), la ropa la separo y me meto a bañar. También tengo gel, me lavo las manos con agua y jabón”.

  • ¿No te da miedo contagiarte? –

“La verdad no mucho, sé que está presente, pero la verdad no. A lo mejor corro peligro, pero no me fijo mucho en eso. Ando normal, al día”.

  • ¿Tienes algún plan por si te contagias? –

“No he pensado en nada de eso”, dijo Fer.

  • ¿Has notado cambios en lo que tira la gente durante la pandemia? –

“Más desechable. Como ya mucho es para llevar, ahora es más unicel, plástico, y cubre bocas, guantes”.

  • Si pudieran decirle a la gente cómo los pueden ayudar a hacer su chamba más fácil, ¿Qué le dirían? –

“Que sean conscientes. Con el Covid-19, cubre bocas, papel higiénico, guantes, pañuelos desechables, que viniera estrictamente aparte, marcado y que pongan en bolsas vidrios y jeringas y las marquen, porque estamos en contacto con ellas y muchas veces nos cortamos o nos picamos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *