Luis Donaldo Colosio en Zitácuaro

Luis Donaldo Colosio en Zitácuaro

– Recordando un aniversario más de su visita.

Al cumplirse un año más de la visita del malogrado candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, El Despertar entrevistó a quién vivió desde las entrañas del PRI esa experiencia, Armando Rodríguez Reskala, comisionado como encargado de seguridad en el evento de recepción del abanderado priista.

Rodríguez Reskala refiere que, un día como hoy (19 de marzo), hace 27 años, al rededor de las 12 del día, arribó el Lic. Luis Donaldo Colosio Murrieta a Zitácuaro, a un encuentro multitudinario con las estructuras del partido y con la ciudadanía en general, que acudió de manera espontánea a saludarle y escucharlo, por la gran expectativa e ilusión del cambio que representaba para México.  

«Tuve el honor de ser el coordinador de seguridad de este evento, en un ambiente de fiesta al exterior y enrarecido al interior,  se instalaron 15,000 sillas para la militancia, las cuales a la postre fueron insuficientes».

 «En ausencia del ejército, un día antes, de manera discreta, acudi a las diferentes preparatorias y Conalep para pedir la ayuda de los directivos y  alumnos para hacer vaya al acceso y al centro de todo el camellon que lo conduciría al templete. Dos plataformas de tráiler que me prestaron recubiertas de macopan y estaban ubicadas en Av. Revolución esquina con la calle Moctezuma. Las sillas iniciaban desde el templete y terminaban en materiales García, casi en la esquina con calle Cuauhtémoc, donde estaba el primer filtro de desarme con alumnos del Conalep».

«El candidato entró en su camión de sur a norte hasta donde la gente le permitió avanzar y descendió de él a la altura del cine avenida. Ahí lo recibí, junto con el General Domiro García, su jefe de estado mayor. Así estaba previsto. Los demás lo esperarían ya en el templete. Avanzamos de manera rápida hasta la Kodak, el candidato saludaba de mano a quien podía a ambos lados de la insuficiente e improvisada vaya. A partir de la calle Cuauhtémoc, ya con el orden adecuado, saludó a ambos lados de la valla y caminó toda esa larga cuadra hasta el templete».

 «Detrás de él la gente se arremolinaba, cerrando la valla. Armando Campos de un lado y yo del otro, detrás de él tratando de controlar lo incontrolable. Al fin subió al templete, el centro del camellón ya se había llenado de personas, se calcularon 17, 000 asistentes. Lo demás, la bienvenida a cargo de Chon, Presidente del PRI Estatal y el discurso del candidato es ya conocido por todos,  la postre más relevante que el de Lomas Taurinas, en el que privilegió el diálogo y la palabra para dirimir las diferencias y no las balas».

«Debajo del templete, presenciamos como agentes detenían a una persona, sabiéndolo a una suburban negra y retirándose de inmediato de manera casi imperceptible y profesional. Nada se supo de esto, hasta la fecha».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *