Moringa: para qué sirve, beneficios y cómo tomar

Moringa: para qué sirve, beneficios y cómo tomar

Por:  Marina Vilchis Herrera.

La moringa, también llamada árbol de la vida, es una planta medicinal que posee un elevado contenido de vitaminas y minerales, como hierro, carotenoides, quercetina, vitamina C, polifenoles, ácido clorogénico, entre otros, que proporcionan un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio.

Es utilizada para tratar algunas enfermedades respiratorias, disminuir la ansiedad, en la pérdida de peso, inclusive controlar la glucosa sanguínea en diabéticos. Sin embargo, aún existen pocos estudios en humanos que comprueben todos sus beneficios y que describan las dosis en que debe ingerirse.

En entrevista para El Despertar, la nutrióloga Gabriela Guzmán Herrera nos informa acerca de la Moringa:

Su nombre científico es Moringa oleifera,​​​​​ y su parte más utilizada es la hoja, que es donde se encuentra la mayor concentración de antioxidantes, que pueden ser consumidas, ya sea en forma de té, cápsulas o polvo, pudiendo ser comprada en tiendas de productos naturales, herbolarios, tiendas en internet y farmacias de manipulación.

Para qué sirve y beneficios

La moringa posee diversas propiedades, que podrían aportar diversos beneficios para la salud, que incluyen:

1. Aumentar la capacidad respiratoria

Según un estudio científico, la ingesta de moringa podría ayudar a aliviar los síntomas y la severidad de los ataques de asma. Esto se debe a que hubo un aumento de la hemoglobina y a que los individuos presentaron mejorías en la capacidad respiratoria.

2. Podría prevenir la diabetes

La Moringa posee propiedades que ayudan a regular el estrés oxidativo, debido a su propiedad antioxidante, que evita el daño que causan los radicales libres a las células y a su vez favorece la disminución de los niveles de azúcar en la sangre.

3. Podría proteger el corazón

Al ser rica en fibras, el consumo de moringa podría evitar la absorción de colesterol en el intestino. Además, esta planta posee diversos compuestos bioactivos, como la quercetina y polifenoles, que actúan como antioxidantes y reducen la inflamación crónica, disminuyendo así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

4. Podría regular la presión arterial

Debido a la presencia de tocoferoles, polifenoles y flavonoides, la Moringa podría regular la presión arterial, debido a que posee propiedades vasodilatadoras, que ayudan a relajar los vasos sanguíneos y mejorar la circulación de la sangre.

5. Podría favorecer la pérdida de peso

La Moringa es una planta rica en fibras y en proteínas, que ayudan a aumentar la sensación de saciedad, disminuyendo la cantidad de alimentos que son ingeridos y favoreciendo la pérdida de peso. Además, algunos estudios en animales indican que podría reducir la cantidad de grasa acumulada en el organismo, todavía no se tiene muy claro cuál es el mecanismo, por lo que son necesarios más estudios al respecto.

6. Prevenir y combatir la anemia

Las hojas de la Moringa poseen una elevada cantidad de hierro, por lo que su consumo regular podría favorecer el aumento de los glóbulos rojos, la hemoglobina, el hematocrito y del total de hierro en sangre, previniendo y combatiendo la anemia.

7. Podría aumentar las defensas del organismo

La Moringa posee sustancias antioxidantes, como polifenoles, vitamina C y betacarotenos, sustancias que estimulan el sistema inmune y ayudan a combatir infecciones y microorganismos.

 8. Posee efecto antiinflamatorio y analgésico

Gracias a sus compuestos bioactivos, como isotiocianatos, quercetina, polifenoles, ácido clorogénico, vitaminas C y A, la Moringa podría ayudar a reducir la inflamación en el organismo, aliviando los síntomas de enfermedades, como reumatismo, artrosis o la inflamación de la próstata, por ejemplo.

9. Protege e hidratar la piel

La Moringa es una planta muy nutritiva, pues aporta vitaminas C, A y del complejo B, las cuales favorecen la producción de colágeno, la cicatrización y la hidratación de la piel, protegiéndola de los daños causados por los rayos UV.

10. Podría mejorar la salud del sistema digestivo

El consumo de Moringa podría prevenir y tratar la formación de úlceras estomacales, además podría ayudar a combatir el estreñimiento y las hemorroides, no solo por su alto contenido de fibras, sino también gracias a su efecto vasodilatador, que mejora la circulación sanguínea y aliviar el malestar que causan las hemorroides.

11. Podría prevenir el cáncer

Algunos estudios parecen indicar que la Moringa podría poseer efecto anticancerígeno, debido a que podría inducir la muerte de las células cancerígenas, principalmente del cáncer de mama y del cáncer colorrectal.

12. Mantener la salud visual

La Moringa es rica en betacaroteno, un componente precursor de la vitamina A, que es importante para mantener la salud visual, ya que esta vitamina es necesaria para la producción de ciertos pigmentos visuales para ver el espectro de la luz.

13. Podría disminuir los efectos de la menopausia

Debido a que ayuda a mantener los niveles de inflamación y de estrés oxidativo durante esta etapa, el consumo de moringa podría generar un balance natural de las hormonas que se ven afectadas durante esta fase, aliviando así los síntomas de la menopausia. Vea cómo identificar los síntomas de la menopausia.

Propiedades de la Moringa

Las propiedades de la moringa incluyen acción antioxidante, antiinflamatoria, analgésica, antidiabética, vasodilatador, anticolinérgico, antireumático, antihipertensivo, antiobesidad, antimicrobiano, hepatoprotector y cicatrizante. Muchas de estas propiedades todavía se encuentran en estudio y los resultados no son concluyentes, por ello debe ser utilizada con precaución y preferiblemente bajo acompañamiento médico.

Cómo tomar la Moringa

Aunque todavía no existe una dosis científica totalmente comprobada que se deba ingerir de moringa, algunos estudios sugieren que la ingesta sea de hasta 400 mg por día para aportar todos los beneficios mencionados anteriormente, debiendo ser utilizada para complementar el tratamiento médico y no para sustituirlo.

Asimismo, en los casos de diabetes e hipertensión es importante conversar con su médico tratante antes de ingerirla, porque podría ser necesario alterar las dosis de los medicamentos que están siendo utilizados en el tratamiento de estas enfermedades. Las diversas formas de tomar moringa son:

1. Té de Moringa

El té de Moringa es la forma más utilizada del consumo, debido a que es rápido y fácil de hacer, pudiendo consumirse a cualquier hora del día.

Ingredientes

10 g (1 cucharada) de hojas de moringa;

250 mL de agua;

Modo de preparación

Colocar el agua en una olla a fuego medio hasta que hierva, agregar 1 cucharada de hojas de Moringa, tapar y dejar reposar durante 5 minutos. Colar y beber 2 tazas de té al día.

. Cápsulas

Las cápsulas pueden ser compradas en tiendas naturistas o en tiendas online, debiendo tomarse entre 1 a 2 cápsulas al día de 200 mg por día en conjunto con las comidas, no obstante, esto varía según la marca, por lo que debe leerse el etiquetado del producto, ya que pueden tener diferentes concentraciones de Moringa.

Al ser una planta que se encuentra en estudio, todavía no se ha determinado la dosis específica para cada una de las enfermedades o beneficios que se mencionaron anteriormente, existiendo solo una dosis recomendada en general, no obstante, lo ideal es consultar un fitoterapeuta, nutricionista o médico antes de ingerirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *