A un año luz (Política en lo oscurito)

A un año luz

Ya pasó un año, y se fue rapidito, vaya que se fue y nada más no sentimos que hayamos avanzado… digo sentimos, hablando de mi conciencia y yo, porqué San Péjele señala que vamos bien y se siente feliz, feliz, debería de invitarnos de eso que fuma, ¿O Será que de verdad ya somos ricos y no me he enterado? Porqué según el discurso de San Péjele, la distribución de la riqueza es en lo que se avanzó. Sabemos que los programas sociales son su mejor arma y la está usando a discreción; a eso no le llamaría distribución de la riqueza, yo lo llamaría compra de conciencias, compra de voto duro. Sí en el pasado el Prit tenía a su cargada enorme, esa que tenía a los líderes sindicales como cabezas, hoy San Péjele tiene lo mismo; pero más barato.

Nos da gusto y festejamos junto con la faniza pejista el que se les quiten prebendas a los líderes…. es más, apoyaría la moción de que los investigaran y recuperaran los recursos que no les corresponden. Creo que está fuera de contexto mi apreciación, pues ya se acabó la corrupción, ¡ja, ja, ja! ¿Qué no me ría, que es cosa seria? Bueno, me taparé la boca, no se ofendan. Pero algo si debemos exigir los que hemos sido excluidos de recibir el beneficio de que nos haga justicia la revolución (o sea de recibir becas o dádivas de papi gobierno), es resultados y rendición de cuentas. Según cálculos de Don Cedano, si Pemex acabó con el guachicoleo, debe tener un superávit, de entre 2500 a 3500 millones de pesos, eso le da dinero fresco a Pemex para volver a reinvertir en exploración, explotación y exportación, lo que lo convierte en un círculo virtuoso, de ganar – ganar.

 ¿Qué no ha superado Pemex su caída? ¡Ah, bueno! Sólo es por la curva de aprendizaje y los controles de anticorrupción, no es por otra cosa ¡Uf! Ya me había espantado, pues sólo ha licitado el 31% de su presupuesto 12019, tiene un déficit del 70% en obras, según la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. A este paso, la lana se regresa a hacienda y ¡Vivan los pobres! ¿Qué no me burle de las buenas intenciones de nuestro prejidente? Vaya, pues, Don Cedano anda negativo, negativo, nada feliz, feliz, las buenas intenciones son síntomas de no hago nada, pero te digo que sí.

 Decíamos que Pemex ni con el ahorro, de entre 2500 y 2500 millones que le deja la inexistencia o casi desaparición del Guachicol, ha logrado invertirlos en obra. Es más, ni para pagar sus pasivos. Todavía tuvieron que pedir prestado y sigue siendo la petrolera más endeudada del mundo ¡Algo anda mal y Don Cedano se las huele, hay algo que se está manejando en lo oscurito! Como en los tiempos del viejo Prit, que está insertado en el ADN de la Prieta y que a lo mejor rebota en el sexenio siguiente, cuando el próximo presidente cambie los nombres de todas las dependencias, corra a todos los contrarios a su gobierno de la administración pública e investigue y vea el cochinero y le eche la culpa a esta administración, hasta allá sabremos que tramas urdieron.

 Hoy no sabemos que se ha hecho con tooooodo el ahorro que tanto cacaraquea nuestro presidente, yo si quisiera ver que si ya no hay corruptos, al menos los beneficiados salieran a demostrar que han solucionado sus problemas económicos y de pobreza, con los apoyos de los contribuyentes o que van por buen camino… ¿Que el dinero no es de los contribuyentes? ¡Señor chairo, está usted equivocado, el dinero que está usted recibiendo es de los contribuyentes que pagan sus impuestos puntualmente o mediante coacción de hacienda, no importa, ellos pagan su beca o apoyo! ¿Qué me calle, si no sé, ese dinero se los dio amlover, gracias señor presidente? Vaya y yo pensando mal, ese San Péjele debe ser un filántropo enorme, miren que darle dinero del suyo a los pobres, eso es ser amor puro al prójimo.

 ¿Qué si es de los contribuyentes el dinero que reparte?, ¿Quién los entiende?, ¡Ah!, esto me lo dicen mis siete lectores, entonces Don Cedano tiene razón, le hace caso a sus siete lectores, que son seres de luz. Me dicen mis siete lectores que ven una marcada diferencia entre los datos que trae nuestro prejidente contra las encuestas de la opinión pública, es una ardua pelea entre la comisión de la verdad y la comisión de los otros datos. Quizá eso les faltó a los gobiernos anteriores, tener otros datos y hablar con el argot populachero, nada de papas en los carrillos, ni tiesas formas discursivas dignas de un concurso de oratoria, así como han filtrado las conversaciones de los políticos que en la intimidad no se bajan de “wey”, quizá eso es lo que les faltó, hablarles al oído a los votantes y hacerlos sentir parte del gobierno.

 Por eso la crispación y la división, San Péjele empodera al pueblo bueno y sabio, ja, le está yendo bien, hay expresiones en las redes de esas que no dan risa, dan miedo dicen: “ja, ja, ja, vean somos muchos más los jodidos en el primer aniversario de nuestra cabecita de algodón, que en la marcha fifi”, que con acarreados o no, el preciso tiene aún mucho capital político y está vendiendo bien su política, el discurso de servir y no servirse, si pega. Hacer sentir al pueblo que las necesidades que tienen son las mismas que el gobierno, pega y con tubo. Lejano se ve ya a Lord Peña, todo bonito, ahora van a querer presidentes cabecitas de algodón, en una de esas Don Cedano se anima y se lanza para presidente, y en una de esas gana, creo que es hora de irme a purificar y formar parte de la Prieta ¿Qué me estoy haciendo afuera del huacal? Está bien, ustedes ganan.

 Eso de ser apartidista no es tan malo ¡snif!, vivo fuera del presupuesto, déjeme entrar, vivo en el error, ya no quiero vivir así, debería estar en alguna nomina, aunque sea de aviador, ¿Qué no de ejemplos deleznables? Vaya conciencia tan ruda tengo en mis siete lectores, lo que sí es seguro, es que las cosas no están del todo bien, los políticos, no dejarán de serlo, porque los critiquemos, aguantar presión es una de las asignaturas que estudian a diario. Bueno, vamos a ser condescendientes con el nuevo gobierno, ya que nos pidió un año más para ver los resultados, debe estar estudiando sus “otros datos” para dar sus “otros resultados”, para culpar de otra manera a las “administraciones pasadas”.

 Esperaremos un año más a ver qué resultados nos traen, mientras seguiremos quejándonos de la inseguridad, del crecimiento cero, de las perspectivas negativas, con la esperanza de que los propósitos de año nuevo sean mejores y el año que entra estemos mejor, y para demostrar nuestra buena voluntad y con espíritu festivo, les voy a contar una anécdota, dicen que es chiste, a lo mejor tiene de las dos… en una esquina oscura, un asaltante saca el arma y amaga a un transeúnte:

  • Este es un asalto, deme todo su dinero -dice el ratero-.
  • No me puede asaltar, señor ratero, soy un político muy respetado y tengo inmunidad.
  • ¡Ah!, entonces deme todo mi dinero…

¿Qué? No les gustó, porque es un chiste clásico, bueno, entonces debo de buscar otros más sesudos, que les ponga a pensar ¿Eso quieren? Bueno, ahí les va, para que vean que Don Cedano tiene sentido del humor, no digan que tiene cara de pedo ¿Saben que existe la reencarnación? ¿No lo creen? El ejemplo claro es la existencia de los políticos, nadie es capaz de torcerse tanto en una sola vida, se necesitan muchas, ja, ja, ja… ¿No les gustó? Bueno, ahí les va otro, en un avión, volando por el pacífico, en vuelo comercial desde luego, no en el presidencial que no tiene México, iban Chabelo, el Peje, la mujer del Peje, un padre de familia con su hijo en edad escolar, de pronto, el piloto dice:

  • Meide, meide, tenemos una emergencia, se nos han apagado los motores, señores pasajeros, ustedes deben salvarse, hay cuatro salvavidas, decidan quién se queda con nosotros, los demás sálvense.

Los pasajeros se vieron las caras y de inmediato actuaron, Chabelo toma el primer paracaídas, y dice: debo seguir batiendo récords de permanencia en la tierra, soy un referente para los niños y adultos, me debo salvar, y salta. Rápidamente, la mujer del Peje toma el segundo paracaídas, y dice: soy la primera dama, soy mujer, debo salir primero, además soy escritora y llevo los programas de salud, el país me necesita, así que voy a saltar, y que se lanza la señora; después, sin decir agua va, el Peje dice: yo joy el prejidente, el paíj me necesita, la 4T jin mí no es nada, además, hice una encuejta y gané el jiguiente jalto por el 53%, y debo llegar a tierra para culpar a las adminijtraciones pajadas y saltó.

El papá miró tristemente al niño y le dijo: salta tu hijo, sálvate, tienes una vida por delante. Los pilotos vieron conmovidos al padre dar su vida por el niño, este lo miraba con amor, y le dijo: vámonos los dos papás, aún quedan dos paracaídas, el Peje tomó mi mochila, leyó en la ventanita de plástico donde coloca la identificación unas instrucciones, allí traía un Vick Vaporub que decía: para caídas y raspones y se la colocó en los hombros y se lanzó.

Bueno, ha pasado un año, el cambio que creíamos aun no llega, San Péjele sigue en su tenor de que la culpa es de otros y que un año más falta para ver resultados, muchos estarán o estaremos esperando ese cambio y a pesar de los magros resultados, sigue teniendo una grey muy numerosa, así se explica la frase esa que dicta que en la política como en la religión según Asimov: no hay creencia, aunque sea estúpida que no reúna a sus fieles seguidores, los cuales la defenderán hasta su muerte, Don Cedano espera tener más de siete fieles seguidores. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *