Amargos “triunfos”

Regularmente el escuchar o decir que Michoacán está “entre los estados con más…”, o “en los primeros lugares de…”, es recibido o mencionado con orgullo, un gusto, un logro, algo digno de presumirse. Sin embargo recientemente las estadísticas lejos de generar esto, han dejado un sabor amargo a los michoacanos, incluso prenden las alarmas en algunos temas.

La propagación de enfermedades peligrosas, la informalidad laboral, menores deportados y la violencia, son de los temas en los que Michoacán, lamentablemente sigue destacando.

FOCO ROJO EN DOS PELIGROSAS ENFERMEDADES

Sólo cuatro estados, de los 32 que componen la República, tienen más casos de Dengue que Michoacán, donde durante 2018 se han confirmado 80 casos.

Esta enfermedad se propaga a través de la picadura de mosquitos, y es considerada una enfermedad contagiosa grave, ocasionada por un virus. Sus síntomas son principalmente fiebres altas, dolores de cabeza en parte frontal, dolores en la parte de atrás de los ojos, dolores musculares y auriculares, nauseas y vómitos.

Pero lo riesgoso de esta enfermedad es que incluso puede causar la muerte de aquellos que la padecen.

El estado de Chiapas registra mil 510 casos de esta enfermedad, luego está Jalisco con 529 casos, mientras que Veracruz ha detectado 314, le sigue San Luís Potosí con 109, y justo después está Michoacán con sus 80 casos.

Esta cifra para Michoacán da como resultado una incidencia de 1.71 casos, por cada 100 mil habitantes; que, aunque también es una incidencia menor, con relación a los otros estados que le acompañas en la lista de más casos, si ha generado que entidades vecinas, como Guanajuato, le marquen como un sitio de riesgo para visitar.

Pero no es la única enfermedad mortal en al que Michoacán destaca, pues el estado se ubica en el tercer lugar a nivel nacional con el mayor número de casos de lepra, al contabilizar, hasta la primera semana de agosto, un total de 11 personas enfermas.

En su boletín informativo, la Secretaría de Salud (SSM) informó que en lo que va del año se han presentado en el país 86 infecciones, de las cuales, Sinaloa registra 15 casos, Jalisco 12 y Michoacán 11.

Entidades como Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Hidalgo, Estado de México, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas no presentan ningún caso.

Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán registran solamente una infección por cada estado; Sonora y Oaxaca dos, Puebla tres; y Colima, Guanajuato, Morelos, Nayarit y Nuevo León, cuatro, respectivamente.

La lepra afecta áreas del cuerpo, como la piel, los ojos, la nariz, los nervios periféricos y las extremidades. Sus síntomas incluyen lesiones claras o rojas en la piel, sensibilidad reducida y entumecimiento en manos y pies.

Sin embargo, si se atiende de manera temprana, puede curarse en un plazo de seis a 12 meses, para evitar la incapacidad. La población considera que esta enfermedad ya está en el olvido, debido a que tiene un periodo de incubación en el cuerpo de 50 años, pero si el sistema inmunológico está fortalecido, la enfermedad no podrá desarrollarse.

MENORES DEPORTADOS, OTRO OSCURO “LOGRO”

Michoacán es el estado con mayor cantidad de menores de edad deportados junto con sus papás, por indocumentados.

La Secretaría del Migrante del estado indicó que van 60 mil casos sólo para el estado, en 10 años.

Michoacán es también uno de los estados que mayor número de indocumentados desplaza hacia Estados Unidos, y éstos terminan dedicándose a actividades del campo.

La deportación de menores de edad se intensificó durante el gobierno de Barack Obama, y permanece en la administración de Donald Trump.

También se han dado casos de separación de familias, donde los padres son deportados y los menores de edad permanecen en Estados Unidos, con familiares o perdidos en el sistema de cuidado de niños de la nación vecina.

EMPLEO INFORMAL, EL RIESGO PARA TRABAJADORES Y ECONOMÍA

La mayor parte de los trabajadores michoacanos no tienen acceso a la seguridad social, no pagan impuestos, no aportan a la competitividad y la inversión en servicios e infraestructura, estancan el Producto Interno Bruto (PIB) y, en suma, frenan el crecimiento económico del estado y del país.

Así lo mostraron los resultados de la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. El documento indica que Michoacán es el sexto estado con más trabajadores informales, pese a situarse en el cuarto lugar entre los que tienen menor desocupación.

Hasta el corte correspondiente al último trimestre del año 2017 la cifra de trabajadores informales llegaba a 71.6% en la entidad, un 14% más que el índice promedio del país y superado sólo por los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Hidalgo y Puebla.

El estudio indica que el problema incide directamente en la economía y el bienestar social de los michoacanos. Las cifras sitúan a la entidad en el sexto lugar en cuanto al número de trabajadores que no reciben un salario por su trabajo (62.5%), y en el octavo lugar entre los estados cuyos trabajadores no tienen acceso al Seguro Social.

LA VIOLENCIA RELUCE DE NUEVO

 

Desde el inicio de este año se dio a conocer que para Estados Unidos, los viajeros que visiten los estados mexicanos de Tamaulipas, Sinaloa, Colima, Michoacán y Guerrero se exponen a peligros equivalentes a los de zonas en guerra, como Yemen, Somalia, Siria o Afganistán.

En un nuevo sistema de «recomendaciones de viaje» que sustituye a las anteriores «alertas», el Departamento de Estado exhortó el miércoles a los estadounidenses a no viajar a esas cinco regiones mexicanas, a las que clasificó como un riesgo de nivel cuatro, el más alto en la nueva modalidad.

Aunque Washington ya había incluido estos lugares en sus listas en ocasiones anteriores, es la primera vez en las que los califica como de mayor peligrosidad.

En Michoacán alertaron también sobre la «larga historia» de actividades de carteles de drogas, al igual que en Sinaloa, la tierra donde opera la organización criminal que controlaba el Chapo Guzmán.

Así, Michoacán destaca, pero no como se quisiera, y estas perspectivas no se pueden pasar por alto, sobre todo tomando en cuenta la economía que trata de mantenerse, la prioridad que tiene la salud y la importancia del turismo para la entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *