Arena suelta

Grito de independencia

Por Tayde González arias

Hacer patria es vivir al México profundo, el de las necesidades y las angustias, pero también sonreírle a los malos tiempos como augurando una pronta y efervescente buenaventura.

El 16 de septiembre de 1810, es una fecha que debemos recordar los mexicanos, porque nos vuelve a un momento histórico, el de la madrugada del 16 de septiembre, en la que después de ser descubiertos se apresuraron a dar el grito, en Dolores en Guanajuato, un grupo de personas comandadas por el párroco Miguel Hidalgo y Costilla.

Pues, en ese momento, México no era de los mexicanos y los nacidos aquí no éramos bien visto, ni siquiera en nuestra patria. De ahí que tengamos que agradecer el apoyo y entrega en la guerra de independencia de héroes y heroínas como:

Doña Josefa Ortiz de Domínguez

El corregidor Miguel Domínguez

Juan Aldama

Ignacio Allende

José María Morelos

O Mariano Abasolo

Entre otras y otros que dieron ideas, esfuerzo y vida para lograr la independencia del yugo español.

Así, como en aquel tiempo, los mexicanos mostramos fortaleza para enfrentar al enemigo, es momento de que levantemos la cabeza y que con conciencia superemos el mal que nos aqueja, ese que desde el mes de marzo nos ha llevado a circunstancias difíciles, la presencia del coronavirus que ha paralizado al mundo entero. Ese mal del covid-19, que nos afecta, es también una oportunidad para ser más disciplinados y más cuidadosos, pues el uso de un cubrebocas, de gel antibacterial o el lavado continuo de manos, son pautas que podemos hacer sin mayor problema y con ello nos cuidamos a nosotros mismos y protegemos a los que más queremos.

La pandemia desafortunadamente ha venido también con recortes presupuestales a los municipios y eso no nos ha permitido avanzar tanto como quisiéramos, sin embargo, así como lo hicieran los insurgentes, cuando fueron derrotados que se levantaban y seguían la lucha, así debemos seguir nosotros, no nos podemos detener y tampoco permitir que el entusiasmo aminore, nuestro espíritu ardiente debe seguir encendido.

Agregado al asunto tan delicado de salud, también la temporada de lluvias ha traído consigo estragos que aun sufrimos, como inundaciones o deslaves que han afectado a varios ciudadanos, por lo que debemos mostrar solidaridad y empatía, permitiéndonos extender la mano para ofrecer poco o mucho de lo que tengamos, una vez que a conciencia sabemos que hoy la ayuda que le demos a alguien más posiblemente mañana nos la den a nosotros.

Sea pues, éste un mensaje de solidaridad para quienes han perdido a algún ser querido por el COVID 19, invitándoles a seguir resguardándonos para que no nos maten las ganas de salir. Y sean también mis palabras de ánimo y ayuda a quienes sufren alguna afectación a causa de las inclemencias del tiempo.

Pueblo de la antigua Tenochtitlan, que la historia reivindique el coraje de las y los mexicanos, que venga pronto la salud para todos.

Que se derrame dicha fraternidad y amor en todos los hogares de esta tierra bendita, para que todos juntos en los años venideros podamos gritar muy fuerte:

¡Que viva México ¡

¡Que viva la independencia!

¡Y que viva hidalgo ¡

¡Que viva Morelos ¡

¡Que vivan los héroes que nos dieron patria ¡

¡Que se preserve la vida ¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *