Capitán (Despertar poético)

*José Luis Valencia Castañeda

Capitán II

El poema capitán, es una oda al pueblo Maya y una teoría que he venido abrazando de varias opiniones bastante oscuras ligadas a la teoría de la conspiración, al tema esotérico y ufológico, pero centrado en la majestad de una cultura que vivió sus mejores tiempos en el siglo I A.C. y que se fueron para que los pudiéramos añorar, y envidiar. Tengo la fuerte creencia de que la civilización Maya no desapareció en la nada, no pudo desaparecer una sociedad sin dejar rastros del hombre que habitó las enormes ciudades, abandonándolas con todas sus riquezas, ni siquiera puedo pensar en una pandemia, ni en guerras o hambrunas, el hombre cuando la suerte le es desfavorable en un lugar, camina y busca un lugar más favorable, pero la cultura Maya, como la tolteca o la Teotihuacana, se esfumó por completo ¿Cómo lo hizo? ¿Por qué lo hizo? ¿A dónde se fue? ¿Quiénes fueron los elegidos para partir? ¿Dejaron solo a los débiles o a los no instruidos en el gran éxodo? ¿Se mueren los dioses? La teoría está encubierta en la poesía denominada “Capitán”, comprendida por ocho capítulos, el primero  apareció impreso el día 17 de Junio de 2017 en el periódico “El Despertar”.

Capitán, hemos llegado a la tierra prometida por los dioses, los maestros nos esperan para el gran éxodo, nada de lo que la tierra nos dio, nada de lo que el ego nos satisfizo podremos llevarnos, solo necesitaremos el conocimiento. ¡Buen Viaje!

  1. ¡Bitácora del capitán!

Viajando mar adentro vengo,

Miles de islas, con la vista procuro,

Nuevo mundo a la vista tengo,

¡Hurra! Destino tu copa apuro.

 

Alejado de otros sueños,

Esperanza y alegre templanza,

Viajo ahíto de aventuras dueño,

Dejo comodidad e ilusión lontananza.

 

Corro lágrimas en yermo,

Acusando pena a la añoranza,

Cobro fuerzas con voluntad de hierro,

Felicidad futura veo a ultranza,

 

De allendes mares venidos,

A fuerza de paleta y céfiro,

Creando castillos dormidos,

Al crear quimeras suspiro.

 

¡Oh Mares! ¡Oh Poseidón!,

Has derrochado bondad,

Y acompañas con flauta y canción,

Este marinero, tu bonhomía load.

 

Luz de puerto antigüo lúgubre,

De mi visión debes retirarte,

Llegando a casa nueva rúa cubres,

Alegrar mis pasos será nuevo arte.

 

Atento al horizonte bogo,

Animoso por precioso destino,

Atado a lucero  y estrobo,

Gritar mi deleite reprimo.

 

¡Dioses! Loados sean,

A buen puerto llegamos,

Mis exequias aceptadas vean,

Por su protección rogamos.

 

¡Marineros, marineros! Prestos estar,

El verdor ceguera provoca,

Lejos derroche de comida echar,

Sorpresas lo desconocido arropa.

 

¡Marineros! Frugales sean,

Teas y marmitas apresten,

Comida caliente esperan,

Cargar botas y vino vierten.

 

Los débiles ansiosos esperan,

Para trabajar en la obra,

Los dioses y maestros apelan,

Por nuestro trabajo abogan.

 

¡Seamos fieles al verbo!

¡Por el nacimos, por el crecemos!,

Omnipotencia beber quiero tu acerbo,

Ansias de llegar al edén tenemos.

 

Bitácora cierro, ojo atento,

Los días de cambio se allegan,

Caminos nuevos aliento,

Mis hombres felices soplos bregan.

 

Escotilla lanzo a golpe arriba,

Luz de sol irradia al día.

Vítores lanzamos que vida reciba,

Nueva utopía nuestros ojos guía.

 

Pasos fuertes, resueno adrede,

Gorro al pecho fuerte asido,

Sonrisa non falsa mi alegría pruebe,

Frente a los ojos a mi pendidos.

 

Saludo adusto y afable,

Genuflexión obligada por la fiesta,

¡Hurra! Ungidos sean, mar estable,

¡Hurra!, día nuevo, rindamos protesta.

 

Bailemos, el escalón fue conquistado,

Llegados somos a meseta nueva,

Estadio del espíritu amado,

Llegamos a un giro de rueda.

 

Somos elegidos, Madres exalten,

Sus hijos bendecidos van,

En pieza única a su ojo parten,

En pieza impar a puesto llegan.

 

¡Camaradas del desvarío!

Apresten el ánimo y maleta,

A tierra destino ansío,

Ansía de fruta y chuleta.

 

¡Compañeros de travesía!

Lanzar las tocas a lo alto,

Que como ustedes sed tenía,

De pisar tierra y salto.

 

¡Lancen anclas! Bajen velas,

El día espera, buenas nuevas,

Levanten sacos, saquen telas,

Es domingo fiestas tengas.

 

Lancen botes, pisemos tierra,

Humanos simples somos,

Majestuosidad ignota aterra,

Bendecidos somos ¡load a cronos!

 

Segundo, vinos escanciar,

Ulceras asear en aguas límpidas,

Legañas del ojo desterrar,

Aguas nuevas nada exiguas.

 

¡Corran, griten, salten felices sean!

Trajes de domingo desempolvar,

Pitahayas servir, cocoteros beban,

Destiemplen los pies, los dioses loar.

¡Hemos llegado hermanos!

Sientan la arena, blanca y feliz,

Sientan el viento en las manos,

Colada, hierbas y perdiz.

 

Beso la tierra, buena acogida dio,

De hinojos rindo pleitesía,

Hemos llegado, el final ansió,

Hincado, levanto la cara alegría.

 

  1. Continuara… Capitán III… ¡Capitán, Capitán! ¡Hemos llegado!

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: