CASCADA DE LA TZARÁRACUA

Por: Aidé Espinoza

Un espectáculo sorprendente que nos ha regalado la madre naturaleza te espera a pocos kilómetros de Uruapan y de Pátzcuaro.

Se trata de sorprendentes caídas de agua como ninguna otra en México, pues parecen formar una pared de este líquido.

Se trata de la hermosa cascada de la Tzaráracua, una espectacular afluente que encontrarás dentro del maravilloso estado de Michoacán.

La palabra Tzaráracua significa cedazo (tambor o criba), en purépecha. El objetivo de la visita es la contemplación del impresionante entretenimiento natural que ofrece el derrumbe de más de 8 mil litros por segundo de agua provenientes del “rio Cupatitzio” y que se desploman desde 50 metros de altura, sobre las rocas de origen volcánico, en un ensordecedor estruendo. Además de fabulosos miradores para apreciar la exuberante vegetación que rodea la profunda barranca.

El recorrido se extiende en más de 3 kilómetros de escaleras y caminos con pendientes del 5 al 20%, a mitad del recorrido los empinados desniveles de roca ofrecen un panorama general del bosque circundante. Durante los meses de lluvias (julio a octubre), la cascada se despierta entre la bruma y niebla en las faldas de los cerros, por doquier se ven los escurrimientos de agua que se filtra entre las rocas y se cuelan en el follaje de los árboles. Las ardillas y otros mamíferos abundan en los primeros 500 metros del descenso a la cascada y las orquídeas en floración destacan entre el colorido follaje de los encinos.

Para llegar a la cascada existen dos opciones, la primera es tomar el camino lateral para bajar a caballo (se renta en $100.00 pesos ida y vuelta), en cuyo caso el recorrido toma alrededor de 25 minutos.

 La segunda opción es descender a pie por el andador peatonal y bajar las 579 escaleras, entre impresionantes taludes de roca volcánica, en donde también puede practicarse el rappel. Las áreas para acampar son las explanadas cercanas a los miradores, en los cuales existen asadores, sanitarios, leña y un techo donde pueden protegerse de la lluvia.

El recorrido puede ampliarse otros 20 minutos de caminata hasta llegar a la Tzaráracua, que se mantiene como uno de los más hermosos sitios naturales, su cascada contiene cristalinas aguas, donde se puede disfrutar de un refrescante chapuzón, después del calor de la caminata.

El área comprende más de 45 hectáreas de bosque, pino, encino y mesófilo de montaña, la temperatura es agradable, aunque durante la fecha de estiaje es recomendable llevar suficiente agua durante el trayecto.

A la Tzaráracua se puede llegar desde Jucutacato por un camino de terracería, en el que se puede ingresar en un vehículo 4×4 y que lleva directamente hasta la parte más alta de la cascada, donde puede apreciarse la catarata principal y el fondo de las de 120 metros de altura.

Estos lugares son muy hermosos visto que son lugares formados por la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *