Cerdos, tres diferentes.

Las masas nunca tienen la razón, los gobiernos solo buscan su razón, la razón de los gobiernos es el poder y el dinero, la razón de las masas es sentirse protegidas en su ignorancia, son felices sabiendo que todos comparten su desgracia, y la desgracia es pertenecer a las multitudes, en conciencia, pues en esencia somos seres solitarios que batallamos para pertenecer, y creemos que estando dentro de un grupo ya somos algo, o alguien.

Roger Waters el mediático líder intelectual de todos los movimientos sociales, es una paradoja en sí mismo, metido en el medio capitalista, defiende con sus palabras las revoluciones del mundo, actúa, señala, pinta con el dedo y lo musicaliza, para llegar al submundo, aquel que ironizó George Orwell, donde los animales se rebelan ante el hombre, aquel hombre que solo quería sobrevivir en su granja, con la ayuda de sus animales, que eran su apoyo y sustento, sin embargo, los animales se rebelaron para crear una nueva sociedad, donde los cerdos tuviesen el control, y lo toman, y se mimetizan tanto que parecen ser al mismo hombre.

Y la política de los animales se asemejó tanto a una granja de cerdos queriendo ser hombres, dominando a los hombres como si fuesen animales, así como ahora, vemos como los políticos se desviven por revivir sus impulsos más animales, convirtiéndose en unos cerdos que devoran todo a su paso, que ensucian todo a su paso, hasta fundirse en un solo personaje, el cual no sabemos cómo diferenciarlo, pues se convierte en uno solo.

Waters es un poeta, Orwell un visionario, si bien el gran hermano de Orwell no apareció en 1984, sí apareció en os 90’s, y no estaba del todo equivocado Orwell al señalar que estaríamos vigilados por los dueños de nuestras consciencias, estaba errado en el tiempo, pero todo es relativo, todo llega y llega a tiempo, y nuestro tiempo llegó, los políticos en su afán de poder, en su afán de dinero, han deformado su cara, se han deformado todos, se han convertido en animales, caminando por instinto, la mendacidad es su bandera, y si tiene barras y estrellas, son más mediáticos.

Roger Waters, poeta del desencanto, poeta libertario, amante de la justicia se convierte en el gran crítico de los líderes soberbios, en 1977, en plena lucha por la reincorporación de la Alemania socialista a la Alemania federal, Waters escribió Cerdos, tres diferentes:

Hombresote, hombre cerdo Big man, pig man

Ja, ja, eres una charada Ha, ha, charade you are Tu rueda alta, enrome rueda You well heeled big wheel Ja, ja, eres una charada Ha, ha, charade you are Y cuando tu mano está en tu corazón And when your hand is on your heart Te acercas más a una buena carcajada You’re nearly a good laugh Como un bromista Almost a joker Con la cabeza gacha, en el contenedor de cerdos With your head down in the pig bin Diciendo: ‘Sigue cavando’ Saying ‘Keep on digging’ Mancha de cerdo en tu barbilla gorda Pig stain on your fat chin Que esperas encontrar What do you hope to find ¿Abajo en la mina de cerdos? Down in the pig mine? casi a punto de reír You’re nearly a laugh Apunto de reír

You’re nearly a laugh Pero realmente lo que quieres es llorar But you’re really a cry

Bolsa para ratas. parada de autobús Bus stop rat bag Ja, ja, eres una charada Ha, ha, charade you are

Te jodiste vieja bruja You fucked up old hag Ja, ja, eres una charada Ha, ha, charade you are Irradias fríos. Ejes de vidrio roto You radiate cold shafts of broken glass

Casa Blanca, eres una charada. Todos somos una charada, porqué vemos la injustica y callamos, somos un simple chiste porque vemos a los políticos revolcarse en nuestros recursos, y no actuamos, somos una charada, seremos unos simples cerdos que combatimos al hombre, para sustituirlos por animales que sueñan ser hombres, hombresotes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *