Conmemoraciones amargas

Durante mayo llegan celebraciones de aniversarios que, en esta ocasión, han tenido que cambiar de tono en medio de la pandemia de Covid-19. Pero otras de estas conmemoraciones son amargas, incluso indignan cada año por su naturaleza, pues son hechos que pueden avergonzar.

EL EXTRAÑO ANIVERSARIO DE LA CAPITAL

El pasado 18 de mayo Morelia, la capital de nuestro estado, cumplió 479 años de su fundación.

El festejo de este hecho llega siempre acompañado de un evento masivo y gratuito en el corazón de la ciudad, además de la celebración con la Expo Feria Michoacán.

Pero la pandemia de Covid-19 este año le arruinó la fiesta a los morelianos y a los michoacanos.

Se tenía planeado hacer la activación de fuegos artificiales en la imponente catedral, pero hubo oposición ciudadana y la idea tuvo que ser desechada.

Solo el izamiento de una bandera, con el escudo de armas de la ciudad, fungió como acto conmemorativo de este aniversario 479.

La ciudad donde se conocieron Miguel Hidalgo y Costilla con José María Morelos, esa donde surgió uno de los movimientos de independencia más importante, el sitio donde se formaron ilustres michoacanos dentro de las aulas de la Casa Nicolaita, no pudo festejar, como habitualmente lo hace.

OTRO AÑO SIN JUSTICIA

Pero más doloroso y dramático es el aniversario del caso de Mallinali Saucedo Valdéz, una joven de apenas 17 años, que a pocos días de concluir sus estudios en preparatoria, fue encontrada sin vida el 19 de mayo de 2014 en un canal de aguas negras, del municipio de Tarímbaro, Michoacán.

La joven era originaria de Purechucho, municipio de Huetamo, en tierra caliente de Michoacán. Estudiante de la preparatoria 2 de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con una trayectoria académica de excelencia, escritora, quería estudiar químico farmacobiología.

Su asesinato marcó el martirio de sus padres, hermanas y toda su comunidad, alertó a las mujeres de toda una región que ahora veían peligroso estudiar en la capital,

Su padre, Alfredo Saucedo Reynoso, tras seis años del suceso, y a pesar de las limitaciones que genera la pandemia, no dudó en recordar a las autoridades su omisión en el caso mediante redes sociales.

“Mallinali el día de hoy hace 6 año de tu feminicidio y las inútiles autoridades judiciales de este estado no les interesa que se haga justicia. Tal vez a la justicia y a quien te asesinó ya lo hayan olvidado, pero a tu padre y toda la familia no se les olvida la omisión de quien debe impartir justicia. No puedo escribir más, justicia para Mallinali!!”, redactó el padre.

EL ANIVERSARIO DE LA IMPOTENCIA

En marzo de 2019 la reportera Alejandra Jiménez, de la ciudad de Zacapu, Michoacán, denunció incendios deliberados y tala ilegal de árboles en los municipios de Zacapu y Coeneo, en la región de la Ciénega, al oeste del estado.

Estos actos se realizaron por aguacateros, presuntamente ligados a grupos criminales, con el fin de cambiar el uso de suelo.

Pero, dos meses después de esa denuncia, ella dio a conocer que “he sido objeto de dos amenazas; la primera vía telefónica, en la cual se me amenaza de muerte; la segunda, en la que se coloca en mi auto un cartel. La primera el día primero de abril y la segunda el 14 de mayo”.

Alejandra denunció las amenazas en la Fiscalía de Michoacán y le envió una carta al fiscal del estado.

Aseguró que no sólo ella corre peligro en la región. Por eso sus colegas la grabaron, el pasado 22 de mayo, explicando el embate que sufre el gremio periodístico en la región Ciénega michoacana.

“Denunciar que las condiciones en la que se practica el trabajo periodístico en aquella región no son las óptimas, no tenemos seguridad, no existen las garantías de poder realizar un ejercicio profesional”.

Pero a un año de esta denuncia, los perpetradores de las amenazas no han sido identificados y mucho menos detenidos.

VOZ CALLADA, SIN JUSTICIA

En mayo del 2017, en este medio se dio cuenta de la desaparición de Salvador Adame Pardo, quien residía en el municipio de Múgica y recién había tenido que cerrar su canal televisivo 6TV y se dedicaba a la difusión de noticias en plataformas digitales.

La versión oficial expuso que se encontró el cuerpo meses después y habló de un secuestro por ‘lios de faldas’.

Así pasaron tres años, con los reclamos de sus familiares por una investigación más a fondo.

Pero ahora un grupo de periodistas ha revelado un nuevo elemento que podría revivir la investigación.

Según la investigación difundida en el portal ‘A Donde Van Los Desaparecidos’, el telefono celular que era de Adame Pardo y que dejó tirado en el sitio en el que lo ‘levantaron’ tiene una pista que nunca fue investigda.

En él se encontró que horas antes de su rapto, mensajeó con un reportero de un periódico nacional.

Salvador tenía como práctica frecuente proporcionar información a colegas sobre temas de seguridad y delincuencia organizada, temas que él no podía abordar para no poner en riesgo su vida, la de su esposa e hijos.

La conversación era sobre una grabación proveída por Salvador, en la que el jefe de plaza del grupo delictivo denominado Los Viagras, amenazaba de muerte a sacerdotes de la región.

Además los problemas que tuvo con el alcalde de Múgica, Salvador Ruiz Ruiz y otras denuncias que había expuesto sobre irregularidades en el gobierno local.

La exposición de estos puntos podría requerir de la reapertura de esta investigación, justo a tres años de este lamentable hecho.             Las conmemoraciones de aniversarios en mayo en michoacán, distan de ser dignas, dejan en evidencia fallas en la impartición de justicia y en la confianza en las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *