Crecer es lo importante (Política en lo oscurito)

Crecer es lo importante

Don Cedano se siente tranquilo, los datos del presidente no dejan de sorprenderlo, ninguno es negativo. Ese es tener fe señores, fe de la buena, de esa que ni los detractores son capaces de tambalear, y no hablo de esa fe que señala la creencia y esperanza personal de la existencia de un ser superior que todos los problemas nos solucionará, la fe del presidente es superior, cree en él más que en un ser superior, por algo es el mesías, y gracias a eso, y a su positivismo exacerbado, México no ha caído en la desesperación, en esa desesperación que han caído algunos pueblos, como Venezuela -¿ya vas a empezar filósofo?- Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala…

 Digo desesperación porque están migrando a regiones con mejores políticas que les den la oportunidad de vivir, no sólo sobrevivir… también están Guyana, Jamaica, Colombia, Ecuador, Panamá, como proveedores de personas sin fe en su pueblo, sin fe en su presidente.

Los mexicanos ya vimos que la fe del presidente para convencernos de que este país es el mejor país para vivir, es colocando a la Guardia Nacional en las fronteras, esos seres de luz, son los encargados de concientizar, dar ejemplo y convencer a todos aquellos que quieren cruzar las fronteras de que México o los demás países, menos Estados Unidos, son los mejores países para vivir. Eso de morir en tierra ajena no debe ser nada gratificante.

Ese positivismo le permite a San Péjele nuestro presidente mandar al carajo a las instituciones, pues no las necesita, y por poquito, como dicen en mi rancho, por un pelito de rana calva y manda al congelador al INEGI, y se salvó porqué dio el dato preciso, que le permitió decirles ¡lero, lero, candelero! a sus detractores, en la estimación oportuna de Producto Interno Bruto durante el segundo trimestre de 2019,  que señala un crecimiento del 0.1%, dándole pie a justificar su austeridad valiente, señalando que aun con austeridad se puede crecer, y vaya que lo cacareó, pues le dio respiro ante todos los que creían que entraríamos en recesión, que quiere decir 0% de crecimiento.

 Evidentemente Don Cedano si se preocupa, pues 0.1% no es el 7% que prometía Chente Fax, que sólo fue del 1.98%, años antes Zedillo había crecido la economía en 3.4% a pesar del error de diciembre, mientras que Calderón hizo crecer un 2.2% y Peña con corrupción, mafia del poder, casas blancas y demás menesteres creció un 2.17%, el sexenio con menos altibajos en el crecimiento o decrecimiento del PIB ¿Pero un 0.10% tiene que considerarse como crecimiento? Pues claro, el general Pirro lo sabía muy bien, y Don Cedano también, eso le recuerda una historia bastante peculiar:

 Don Cedano un día fue encargado de la supervisión de un trabajo, ese trabajo era terminar una actividad en determinado tiempo, esa actividad eran ocho metros cuadrados de pasto, ese tiempo estaba estimado en ocho horas, esa fue la promesa del encargado. Don Cedano le dijo al encargado del trabajo “en cuatro horas vengo a ver el avance”, el encargado convino que estaba de acuerdo, y puso a trabajar a cuatro personas, pero como la forma de pago era por día, no le entraron con fe, de lo que ya hablamos hace rato, así que Don Cedano se fue confiado, al cabo de dos horas, no cuatro, Don Cedano regresó y vio sólo a una persona trabajando y las otras tres y el encargado enfrascados en una conversación motivacional que iba más o menos así “Si yo fuera Messi tiraría el balón del lado derecho, pero no soy Messi, lo tiré a la izquierda y no me ti gol”” –“Es cierto compadre, si yo fuera el Canelo Alvares, le hubiera tirado los dientes al Muelas en la cantina este sábado pasado-.

Así se motivaban para hacer su vida mejor, al verlos en la sombrita, sonrientes, felices y confiados, Don Cedano entró en trance fúrico, y arremetió contra el encargado -Señores ¿por qué no están trabajando? – Todos voltearon con miedo, menos el encargado que le dijo -sí estamos trabajando, vea- Señaló al que estaba trabajando -Somos un equipo y nos turnamos para no gastar energías innecesariamente-.

Pero no van a terminar -¡Ah, eso es debido a factores externos, el calor, la lejanía de los materiales, el tráfico y demás! – pero le aseguro que haremos al menos el 0.1% de lo que quedamos- Don Cedano no se vanaglorió, a pesar de que estaban avanzando, no era lo prometido. Desde luego Don Cedano cambió de operarios, por otros más eficientes…

 No estoy diciendo que cambien a San Péjele, lo que les estoy diciendo es que no tengan tanta fe en las cifras que vayan más allá del 0.1%, eso no es crecimiento. Debido a que antes de diciembre de 2018 veníamos creciendo al 2.7%, lo que esperaba Don Cedano es que al menos se mantuviera en ese valor, lo que quiere decir que no es crecimiento. Decrecimos en un 2.6% en solo seis meses, aunque San Péjele señale que logrará el 2% a finales de año, Don Cedano no cree en promesas si no están acompañadas de trabajo.

Si el crecimiento es económico, lo que Don Cedano espera que esté acompañado de inversión económica, y no se ve, ni se sabe en los bajos mundos económicos que haya inversión explosiva, que nos permita crecer, y crecer es tomar como base el 2.7% que dejó Peña con todo y corrupción y Guachicol, de ahí para arriba. Para Don Cedano quedarse en el 2.7% era estancamiento, ¿Pero bajar al 0.10%? Eso es vergonzoso, y así como Diógenes de Sinope buscaba con un farol encendido a la luz del día a un hombre honesto en su época, Don Cedano busca el crecimiento, y no mas no, nada, no lo encuentra ¿Deberá traer un farol y buscarlo de día? Puede ser.

 Lo que sí no puede ser es que estemos tan tranquilos, vean los datos del Inegi, las actividades primarias decrecieron 3.4%, actividades secundarias no crecieron están en 0. Las únicas que crecieron son las actividades terciarias con un 0.2%. Lo que quiere decir que la única riqueza que tenemos es en la actividad de prestación de servicios, ni la industria de la transformación, ni el campo crecen.

 Claramente estamos en desventaja ante un mundo cambiante, los detractores de San Péjele se mofan, señalando que hasta Honduras y Guatemala crecieron en un 4% y 3% respectivamente y ¿Saben? Que irónicamente es correcto según centralamericadata.com, ¿Qué estamos haciendo mal? Don Cedano aduce al ejemplo de sus operarios, que algunos trabajan, otros descansan y si les reclamamos dirán que están trabajando, y no mentirán, lo que están haciendo es subutilizando al personal lo mismo que subutilizaron recursos públicos que allí están y no se están invirtiendo, no están produciendo nada más allá de vergüenzas, en la mal llamada política de austeridad, que sólo debería ser aplicada en el hablar de los políticos, en la aplicación para la detonación del crecimiento económico no, allí sí que sea dispendioso en la generación de riqueza, no en la dotación o donación de recursos de los contribuyentes.

 No, eso es injusticia, unos trabajan para que los demás disfruten no es tan equitativo. Justo es darles elementos para que cada persona cree su riqueza, justo es dar facilidades para emprender negocios, justo es promover e incentivar el ingreso de industrias con salarios óptimos en zonas marginadas. Recuerdo todavía un comentario chusco de los pobladores de Cadereyta de Montes Querétaro, que decían -están invitados a la feria del calzón – pues una empresa importante de confección de prendas de vestir intimas se instaló allí y les dio otra identidad a los pobladores durante algún tiempo y les permitió tener un nivel de vida austero, pero aseguraban su manutención.

 Con ese ejemplo podría bien el gobierno apoyar a comunidades pobres, dándoles la oportunidad de dignificarse y mejorar su calidad de vida mediante el esfuerzo. Promover la gratuidad no va a mejorar los principios, valores y moral de la sociedad, promoverá la vagancia, la dependencia y el paternalismo. Sabemos que eso deja votos y no queremos pensar mal, que se esté tramando desde el aparato de gobierno una eternización en el poder mediante el populismo y el clientelismo, no, no queremos pensar eso, por eso propongo que permitan a las empresas a invertir en lugares pobres, dándoles incentivos fiscales.

 A Don Cedano no le molestaría leer, ver, escuchar que una empresa de gran nombre se instaló en la sierra michoacana y creo miles de empleos aportando el gobierno permisos, licencias, si al final el gasto social aumenta, pues aumenta el poder adquisitivo de la población. Pero esa es harina de otro costal.

Decíamos que crecer hacia abajo también es crecimiento, lo importante según los que saben es que ese 0.1% no es recesión, pero no es crecimiento según Don Cedano que también tiene otras cifras, y es negativista y está perdiendo la fe. Esa que han perdido los médicos practicantes que no les dan base porque según no había plaza por ocupar, y ahora resulta que hay falta de médicos en todo el país, tanto que San Péjele pide a jubilados reintegrarse al trabajo ¿Quién los entiende? En Michoacán hacen falta médicos y los médicos de Michoacán buscando oportunidades en otros lugares del país, somos el ejemplo claro del mundo al revés, donde el 0.1% es crecimiento, ja, ja…

¿Ya me calmo? Está bien, el mundo del revés, donde decimos que las cosas se acaban y siguen allí, como el Guachicol, que sigue vivo, si no pregúntenle a los habitantes de Nextlalpan Estado de México, que tuvieron que ser desalojados por el enorme riesgo que representó una equivocación del guachicolero de confianza que perforó un ducto de gas en lugar de uno de gasolina, por poco se hace otro San Juanico. Lo bueno es que dios es grande, si no, no la contaban… como no la contaron dos mexicanos en el Paso Texas que murieron junto con otros dieciocho, gracias a un loco. Tampoco la contaron otras diez personas en Ohio, en la comunidad de Danton, donde otro loco disparó.

Somos el mundo del revés, ya ni en Guanajuato donde la vida no vale nada son tan sádicos…Bueno, si son sádicos los de Guanajuato, se matan por montones.

 ¡Snif!, no quería acordarme de las matazones, ya no hay muchos lugares seguros, Uruapan, la perla del Cupatitzio copada por muertes diarias, Morelia sacudida por asesinatos diarios, Zamora con asesinatos diarios, así como está descompuesta nuestra sociedad, está descompuesta la sociedad mundial. Pareciera que lo normal ahora sólo sea la muerte, y que esta muerte sea a manos de un semejante.

 ¡Snif!, despierten señores malvados, entrar al círculo de la necrofilia es fácil, salir no. El amor a la muerte, terminará por matarlos. Queremos vivir en paz. Quizá César González Ruano tenga razón y que la muerte sea el ir perdiendo la costumbre de vivir. Mientras se siguen matando en todo el mundo Don Cedano va a buscar a las personas que quieren acostumbrarse a vivir y quieren paz, para hacer un frente mental al amor a la necrofilia, deséenle suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *