Critica a la razón pura (Despertar Poético)

Critica a la razón pura

En la antigüedad, el hombre se sentía oprimido ante la omnipotencia de los dioses, se sentía pequeño, y en realidad lo es aún, ante la magnificencia de la creación, del universo mismo, ante los eventos naturales, que creía se generaban debido a sus pecados o sus actos, buscaba subsanarlos haciendo holocaustos o sacrificios. Sin embargo, los dioses no se han cansado de exigir sacrificios, siguieron y siguen siendo opresores, exigen cada día más sacrificios, muerte y dinero.

 El hombre ha estado inerte. Toda causa o todo efecto adverso al hombre le era reclamado a los dioses, si esos efectos no amainaban, se deducía en una necesidad de sacrificios más representativos del hombre, así perecieron miles de hombres, miles de animales, miles de plantas, buscando apaciguar la “ira” de un dios que siglo tras siglo ha cambiado de carácter, ha cambiado de nombre y ha cambiado de dogma.

Todo esto sucedía porque el hombre era ignorante por intereses de los gobernantes, les eran más fáciles de gobernar, y en cada siglo, siempre hay hombres libres de pensamiento que modifican la conciencia social, desde el resurgimiento de esta nueva raza se vivió en la oscuridad del pensamiento, hasta  que llegó la era de la ilustración en el siglo XVII, etapa donde el hombre empezó a salir de la oscuridad aprisionada por la ignorancia, mediante un movimiento cultural y social de grandes magnitudes, que trastocó el devenir de Francia, Inglaterra y Alemania. Se denominó también al siglo XVIII el siglo de las luces, pues se declaraba la disipación de las tinieblas de la ignorancia de la humanidad mediante la luz del conocimiento, causa que apenas hoy empezamos a ver el efecto, pues la fe de la ilustración era el progreso y el progreso nos ha traído hasta aquí donde estamos.

 En esa época surgieron grandes pensadores, que sostenían que el conocimiento combatiría a la tiranía para construir un mundo mejor, evidentemente si observamos el grado de desigualdad social existente a nuestros días notamos que no lo ha logrado del todo, sin embargo lo ha logrado en gran manera, la balanza ya no se inclina sólo del lado de las tiranías, pues las bases de madame Lafayette, Lady Mary Whorthey Montagu u Olympe de Gouces, demuestran que la ilustración extendía los cambios no sólo a la mente del hombre, se extendía también a la situación de la mujer.

 La ilustración trae consigo una carga filosófica importante, basada principalmente en la razón, pensamiento que hacía atreverse a contradecir el statu quo de la época. En 1746, Emanuel Kant, afirmaba en su escrito denominado “Pensamiento sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas” que “hoy podemos atrevernos ya a no respetar ni siquiera el prestigio de Newton o de un Leibnitz, si eso representa un obstáculo para el descubrimiento de la verdad y a no obedecer a más argumentos ni convicciones que los del entendimiento mismo”. Allí se dibujaba el camino del hombre al descubrimiento de sí mismo, el camino de la razón, y el camino que debería llevar a la verdad.

 Desde luego, sabemos de antemano que la verdad pura no existe, como tampoco la mentira pura, son ambos conceptos que se complementan, son conceptos que unen ideas, que las alinean a un mismo concepto, porque la verdad y la mentira son los polos opuestos de un mismo concepto, tenemos que estar de acuerdo en esos conceptos para definir la verdad, tenemos que estar en desacuerdo de los conceptos para definir la mentira. Allí la razón es la fuente principal de la existencia de ambas, la razón es la manera en que los humanos establecemos las relaciones entre ideas o conceptos y obtenemos juicios, aunque exista una sola razón y sea aquella en la que hemos establecido un juicio sumario a nuestras ideas.

 Kant la desmenuza para hacernos comprender los matices que la mente humana descubre en cada interlocución; por ejemplo, si nos referimos a la realidad de las cosas, cuando se usa la razón para el conocimiento de la realidad, se le llama razón teórica, cuando nos referimos a la dirección de la conducta, Kant señala que se usa la razón práctica, así que la razón práctica genera juicios, la razón práctica mandatos, los tipos de razón que Kant estudia son la razón teórica, ya señalada, que se refiere al conocimiento del ser, y genera juicios, universales o particulares, dando lugar a un hecho teórico.

La segunda es la razón práctica, que estudia al debe ser, y genera mandatos, universales y necesario o particulares, base de la moralidad; sin embargo, y a pesar de que podemos reconocer que la razón es una, el ser y su moral la hacen parecer miles y más cuando se cree que son personales, que entenderíamos como nuestra razón, y no son más que percepciones.

El hombre es sólo un grupo de células unidas con un mismo fin, comprender el universo, el hombre solo no es más que un cascarón, la simbiosis que es la unión de todo el universo interno de células, es la razón por la que el universo se crea. El hombre es hecho a semejanza al universo, como lo es a la inversa, la razón práctica de cada uno es complementarse, pues son uno solo y todo ese universo es luz, todo ese universo es oscuridad, son las dos energías en equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *