De héroes desconocidos y traidores descarados

Mientras la meseta purépecha engalanó la fiesta del primer lustro del pueblo que se emancipó del esquema gubernamental tradicional para defender sus bosques y su cultura, en Morelia el huracán de controversia nuevamente arrecia sobre el gobierno estatal, con señalamientos de complicidades con el crimen organizado.

CHERÁN, EL EJEMPLO QUE CONTINÚA EN SU AVANCE

Para aquel abril de 2011 el escenario era devastador en Cheran, el municipio ubicado en el corazón de la meseta purepécha, que de sus 27 mil hectáreas de territorio comunal, tenía un total de 20 mil que eran boscosas, pero un 80 por ciento de este ya se habían talado e incendiado; mientras que el resto solo faltaba que se consumiera por el fuego, para sumarse a la total destrucción.

La tala clandestina a era la responsable de esta destrucción, se trataba de una actividad que era ejecutada por talamontes protegidos por grupos armados de corte paramilitar, quienes habían agredido a la población de un modo mucho más acentuado desde 2009. Situación que desde entonces le había dejado al menos nueve personas asesinadas y cerca de cinco desaparecidos y/o  secuestrados, sin contar lesionados, asaltados y amenazados.

Fue entonces que un 15 de abril, pero de 2011, la comunidad de Cherán externó su hartazgo y organizó no sólo la defensa de los bosques, sino también la protección de sus habitantes. Barricadas que restringieron el acceso al municipio se instalaron por los propios pobladores.

Debe decirse que la acción no es del todo novedosa, por así señalar, pues desde 2008 ya se tenían los primeros visos de esta resistencia. Pues en esos tiempos la devastación de los bosques de este lugar se había aumentado en el cerro de Pacuacaruaca, Capacuaro, Tanaco, Rancho Casimiro, Rancho Morelos y Rancho Seco, son los lugares de donde se señaló que provenían los talamontes.

Pero la resistencia organizada no surgió en Cherán como alguna ocurrencia espontanea, desde antes de ello se habían hecho múltiples denuncias ante el gobierno estatal, sin que dicha instancia tuviera respuesta alguna. En su momento los comuneros de Cherán denunciaron que el gobierno estatal había negado que el crimen organizado estuviera detrás de la devastación de los bosques.

La gota que derramó el vaso fue el derribo de arboles en el ojo de agua La Cofrardia, que es del que históricamente se abasteció a la comunidad, lo que provocó descontento de los habitantes que impidieron la salida del vehículo que llevaba la madera. Acción que a su vez provocó la llegada de un grupo paramilitar, supuestamente comandado por policías municipales, y que disparó contra los habitantes de Cherán, lo que dejó dos muertos como saldo.

Tras estos hechos se implementaron las barricadas para impedir el nuevo ingreso de los Talamontes y en los días posteriores las comunidades aledañas se les unieron.

Pero no solo se trató de un movimiento por la seguridad, sino también social, pues partidos políticos y organización política fueron rechazados por los habitantes, con lo que adoptaron sus usos y costumbres como forma de conducirse como ente colectivo.

El cinco de febrero de 2012, el Concejo Mayor de Gobierno tomó protesta y con la entrega del bastón de mano se convirtió en el primer gobierno indígena electo mediante usos y costumbres. Este modelo de gobierno había sido avalado el 2 de noviembre de 2011 por el Tribunal del Poder Judicial de la Federación. El mismo derecho a la autodeterminación se les confirmó el 26 de mayo de 2014 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A un lustro de distancia del valiente acto reconocido incluso a nivel mundial, el integrante del Concejo Mayor de Cherán, Pedro Chávez, destacó que una de las grandes fortalezas del proceso es el haber sabido responder a las demandas de la población en materia de seguridad, además de recuperar el sentido de comunidad.

Pero también menciona que entre los retos está el continuar forjando un nuevo modo de vida, que recupere sus raíces en un escenario contra corriente, que les implique una constante lucha ante las autoridades por la defensa de lo que hasta ahora han dado muestra de ello, es que actualmente el Congreso del Estado pretende impulsar una nueva Ley Orgánica Municipal sin que se les consultara directamente a la comunidad, pese a que aquella resolución de 20114 de la Suprema Corte de Justicia, que señalaba que cualquier decisión que pudiera afectarles, tenía que consultarlos.

No hay rostro de un héroe en la meseta purépecha, son centenares los que por cinco años han logrado lo que en muchos lugares del país añoran, pero si tiene un nombre: Cherán.

EN CONTRAPARTE… LOS QUE ABREN LAS PUERTAS

Desde su llegada, junto con las huestes de Alfredo Castillo Cervantes, Martin Godoy Castro había sido motivo de sospechas al comandar a los elementos policiacos, procedentes del estado de México, que habrían sido acusados de abusos en sus cargos, además de que habría sido quien encabezara los despidos masivos de elementos policíacos locales, para darle cabida a sus paisanos.

Otro aspecto por el que fuera señalado, fue la persecución de autodefensas que inició bajo su batuta, pues se debe recordar que las detenciones de Hipólito Mora y José Manuel Mireles Valverde se ejecutaron cuando él encabezaba la PGJE.

Tras la retirada de Castillo Cervantes, en inicios de 2014, meses después Godoy Castro dejaría su cargo como procurador de Justicia, con dicho acto se pensó que los últimos rastros de la presencia de Castillo Cervantes se iban de Michoacán; pero apenas dos meses después, bajo propuesta del interino Salvador Jara Guerrero, Godoy Castro retornó al cargo, que además le fue refrendado a la llegada de Silvano Aureoles Conejo a la gubernatura.

El simple hecho de haber sido parte del equipo que acompañó a Castillo durante su gestión en el estado le conllevaba incluso desconfianzas, más aun cuando los episodios de quemas de vehículos y bloqueos carreteros habían retornado al estado.

Pero el pasado miércoles 21 de abril, nuevamente la controversia arreció sobre el procurador, pues Nicolás Sierra Santana, integrante del grupo armado autodenominado Los Viagras, acusó a Godoy Castro de haber pactado con el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), para que expandiera sus células en la entidad.

Supuestamente, fue entre el 14 y 17 de octubre de 2014, en las cercanías del municipio de Sayula, Jalisco, cuando se dio una reunión con Nemsio Ocegueda Cervantes, mejor conocido como “El Mencho”, líder del CJNG y  Sierra Santana, la cual fue ordenada por Godoy Castro. Incluso acusó a Godoy Castro de haberle pedido dinero a cambio de no revelar grabaciones en vídeo, donde el integrante de Los Viagras era visto con Servando Gómez “La Tuta”.

Sierra Santana explicó que había decidido revelar la situación debido al hostigamiento que se ha dado hacia el grupo que integra por parte del procurador, el cual es consecuencia de haber rechazado el pacto entre Godoy Castro y el CJNG.

Sierra Santana aseveró se consideraba uno de los objetivos de búsqueda principales de la procuraduría, “porque ellos son del Cártel Jalisco y están a las ordenes de El Mencho, no me han capturado porque no me voy a dejar y la gente no me va a dejar que me lleven”.

Igualmente afirmó que los grupos de autodefensa fueron utilizados para replegar a Los Caballeros Templarios y permitirle la entrada al Cartel Jalisco Nueva Generación. “El gobierno estatal es el crimen organizado con charola”, afirmó Sierra Santana.

La respuesta de Godoy Castro vino hasta después de que se publicara la entrevista con Sierra Santana en El Universal, y afirmó que las declaraciones del integrante de Los Viagras “son temerarias, fantasiosas y desproporcionadas” y eran la respuesta a los operativos estatales en los que se ha dado la detención de integrantes de Los Viagras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *