Derechito a la cima de la ignominia (Política en lo oscurito)

Derechito a la cima de la ignominia

Cuando era niño, soñaba con tener un televisor para mi solito, en mi ignorancia, creía que tener televisión era lo más importante que debería tener una persona para ser importante, de las dos televisiones que había en la población ninguna permanecía inactiva durante las telenovelas, eran muy solicitadas, tenían mucha audiencia, se comentaba todo lo que salía en ella, y se le tomaba por cierto, era algo novedoso, y la novedad nos cegaba, eran los setentas, cuando crecí un poco más y mi desarrollo intelectual se dañó con la lectura, tanto que dejé de ver televisión, ja, ja, así, entre los intelectuales de la época, los compañeros de tertulia, la televisión se convirtió en un simple aparato que dañaba las neuronas, sentía animadversión por la televisión, leía a Groucho Marx y me lo confirmaba, cuando decía “la televisión es muy educativa, cuando alguien la enciende, me voy a otro lado a leer un libro”, y así lo hice muchos años, la animadversión hacía la televisión se convirtió en un sentimiento de vergüenza por la calidad de los programas que distribuían, y entre las criticas hacía ellos, y los millones que ni siquiera se preocupaban por analizar los contenidos llegó la red, y me sentí salvado, había por fin mucha información de utilidad, hasta entonces comprendí que la televisión era manejada de la misma manera, había televisión con contenido nutritivo para las mentes abiertas, y era poco, muy reducido el contenido para el interesado en el crecimiento intelectual, la red, es el claro ejemplo de lo que dejó la televisión, mucha información inútil, mucha información que solo satisface a las emociones, cierto es que dejé de ver televisión hace muchos años y mi crecimiento aumentó significativamente, al paso del tiempo me dio la razón, era prescindible la televisión, estamos en los tiempos de la globalización de la comunicación y creemos que el avance del hombre hacía la tecnificación y automatización de todas las actividades del hombre, cuando la pandemia nos obliga a repensar las cosas, y vuelvo al pueblo, ahora obligado por las circunstancias, y veo que después de 36 años no ha cambiado mucho, la sencillez y bonachería de las personas sigue igual que antes, los programas insulsos y sin importancia de la televisión siguen siendo los más seguidos o populares, crean una nueva forma de ver el mundo, cierto es también que las televisiones dejaron de ser de bulbos, dejaron de ser en blanco y negro, se volvieron inteligentes, pero en la comunidad la señal de internet es baja y con poca distribución, el internet gracias al mercado estaba siendo distribuido en las grandes ciudades, donde se puede recuperar la inversión de manera rápida, pero en el pueblo no, así que no tenía muchas opciones para seguir investigando sobre todo y nada, así que pasé la cuarentena recordando viejos tiempos, sembrando alguna planta, cultivando algo, en fin, usando el tiempo, llevaba apenas dos semanas y ya sentía la necesidad de nueva información, así que empecé a investigar sobre la educación, y con una alumna a la mano intenté y me di cuenta que la educación en tiempos de pandemia empezaría a dar grandes problemas al sistema educativo nacional, con solo extrapolarlo, de un pequeño ejemplo, cuando las clases en línea se promovieron, y a pesar de tener computadora, la señal no llegaba con calidad suficiente para tomarla, así que se tomaba vía teléfono, la red del teléfono era más confiable, así batallamos un par de veces y sacamos el trabajo, sabía que eso no era suficiente, afortunadamente tenía los recursos a la mano, ¿Pero: el grueso de la población los tenía? Claro que no, lo sabía al menos por la estadística, al menos por los datos del INEGI, señalaban deficiencias no de ingreso a la modernidad, señalaban deficiencias de lo básico, el acceso al agua, al drenaje, a la electricidad, a la vivienda, y a la televisión, existe mucha desigualdad a pesar de que hemos avanzado mucho, ese panorama no es alentador para el país, y menos para el estado de Michoacán, que está entre los peor evaluados y con mayor cantidad de analfabetismo y aprovechamiento del país, razones sobran, acciones falta, así que hoy, con la pandemia encima ¿Cómo vamos a terminar el año escolar que sigue? ¿Cómo el estado peor evaluado, ya no el tercero, sino el primero?, las condiciones y las políticas de gobierno no apuntan a mejorar, es cierto, están tratando de implementar la enseñanza en televisión abierta, y haciendo convenios con los entes de la maldad, aquellos que eran parte de la mafia del poder, ahora el poder tiene que doblegarse ante la necesidad de educar a los niños de manera segura, parece lejano el día que se tuvo platicas con Mark Zuckerberg, a llevar internet para todos, aún no sabemos si fructificaron o no, habría sido un paso importante o será un paso importante si se retoma, el otro paso sería meter a todo el país en el progreso, permitiendo el acceso libre a la información, desde luego con infraestructura, ahora lo tienen, pero es muy caro y escaso en las zonas de alta marginación, y los programas sociales no atacan los problemas de marginación, solo dan placebos para evitar que se mueran de hambre, así que Don Cedano, fiel a su historia tiene que reconocer que la televisión, otrora malvada enajenadora de cerebros, será la que dé la cara por los más desprotegidos, ya después nos preocuparemos si en casa hay cinco o seis chamacos en edad escolar, en distintos grados y una sola televisión, eso se lo dejaremos al destino, mientras hay que dar un paso y es mandar la señal a todo el país, cuando ya creíamos que las telesecundarias y telebachilleratos eran cosa del pasado, esta pandemia desde luego nos ha puesto retos enormes, tan grandes que la repatriación de Lozoya no ha podido opacarla, pues las muertes siguen dando vueltas al conteo, día con día aumentan los casos, y San Péjele se molesta porque lo difunden, sería interesante volver a los tiempos de los gobiernos pasados, cuando se maquillaban las cifras no como ahora que son otros datos, que es lo mismo, pero más barato, sería bonito pues maquillar las cifras para que ya no hubiera tantos muertos, o comprar a los diarios para que no hagan de la muerte un negocio y se lo echen en cara, total, la gente se muere por tomar veneno embotellado, y como está muy arraigada la venta de veneno, pues no hay mucho de donde agarrarse, esos malvados gobiernos anteriores que no les abrieron los ojos a los incautos consumidores, que cayeron en las trampas del mercado, todo por corruptos, lo bueno de todo es que la línea de investigación contra la corrupción ya casi le llega a Peña Nieto, eso sí le daría gusto a Don Cedano, sería capaz de festejarle el triunfo a San Péjele, porque no habíamos llegado a tanto, apenas habíamos metido a la cárcel a algunos gobernadores o algún charro sindical, pero solo a los que están contra mí, los que son mis incondicionales, esos no, esos ya son puros y santos, y sí dan votos, más santos todavía, ya ven que todavía hay cuotas de poder, y hay que pagar dividendos, sino, no se entendería como sigue por allí Napoleón, la maestra HLNL, y el señor de las ligas, y Bartlett, y él mismo, si son lo que quieren combatir, o sea la otra mafia del poder, lo mismo, pero más barato, les decía, la televisión os salvará, a mí ya no, pobres de los niños, ¿Qué les pasará?, cuando ellos hayan crecido ya, ¿Qué vida llevarán?, no van a tener agua ni para beber, y va a ser difícil que consigan que comer, mucho menos televisión para educarse, y sí se educan, ¿Qué calidad de educación van a recibir? Pobres de los niños, vamos a generar una nueva camada de incultos, no como Peña Nieto, ese es de otro nivel, ha leído tres libros, espero que los niños lean al menos 12 al año, así en unos diez años podrán superar a muchos de los intelectuales de hoy, y más si son orgánicos, porque hay inorgánicos, yo no he sabido distinguirlos, a lo mejor en el código de barras está la señal de identificación. Lo que sí sabemos los que analizamos, es que la generación que está sufriendo la pandemia y que está en etapa escolar, será una generación deficiente, no estamos preparados para impartir clases a distancia, ni siquiera culturalmente, mucho menos en infraestructura, aumentándole la crisis que ya empezó y que está enterrando al 30% de las escuelas públicas y cargando la cuota de alumnos a la pública, la situación no se ve nada halagüeña, la desigualdad que se pretendía combatir con la dádiva de recursos públicos se va a convertir en una necesidad de millones más, la oferta laboral está sobrepasando a la demanda, ya dijimos que ni el caso Lozoya opacará a las muertes por pandemia que dice el Universal en letrotas grandotas, como si con eso se contuviera “palabra del señor”, ja, ni detendrá la violencia en el país y como Don Cedano les ha dicho muchas veces, que ya pongan un alto a los violentos, con la misma moneda páguenles, con abrazos no ha funcionado, a lo mejor con besos podría ser, siempre y cuando lleven convid19, pero mejor que la ley se imponga. El estado debe ser el único poseedor represor, cuando de delincuentes se trate, y no los delincuentes que se pasean orondos, les decía, Don Cedano no se cansará como si lo hizo el gobierno del municipio de Zitácuaro, que ya no quiere seguir recomendando las mediadas precautorias a sus ciudadanos, solo porqué son necios y no hacen caso, Don Cedano recomienda que si ves a un pendejo actuar, no le estorbes, déjalo solo, solo cuida a quienes si merecen la pena, les decía que el gobierno de San Péjele no me ha hecho caso y la casa se le está incendiando, decíamos que la violencia estaba escalando a niveles muy altos, dejaron que los malos tomaran confianza, que se les acercaran por el interés desmedido al dinero sin importar si es bien o mal habido, asesinaron al papá del diputado Federal Luis Miranda Nava, no quiero decir que él diputado o su padre hayan andado en malos pasos, lo que quiero decir es que dejaron que la hidra se subiera a los techos del poder y ahora no le tiene miedo a nada, cuando les recomendaba actuar, la violencia iba apenas en candidatos a ediles, síndicos, no llegaba más allá, pero ya escaló, ya ningún puesto está siendo seguro, o paran de seco a la serpiente o los devorará, Don Cedano, hombre de a pie teme todos los días sufrir algún delito, y evita los lugares con mala fama para que no suceda, pero cuando te llegan hasta tu casa, y te asesinan “por robo”, algo anda mal, vamos a pensar positivo y que la gravedad sea menos “que sea por que la crisis está orillando a las personas a robar”, entonces la crisis ya empezó y nos empezará a golpear más fuerte, no solo en los trabajos, en tu propia casa, señor presidente, deje de pelearse consigo mismo, y ayúdanos a para la violencia, o su sexenio solo será recordado como el que subió un escaño más arriba en la cima de la ignominia, atrás quedará en la historia las matanzas de Felipe Caldedruk, que fueron opacadas por Peña, pero más difundidas por usted, para tratar de tamizar sus cifras que son muy altas, que si las sumamos a las aducidas al covid19, serán estratosféricas, que si sumamos a las propias de la crisis, valimos sombrilla, decían por allí en radio pasillo, que sería bueno que usted fingiera congruencia, la corrupción no se acaba con buenas intenciones, y menos con asesores y colaboradores que saben como driblar, mejor vayamos poniendo un puntito sobre la mesa, vamos a inhabilitar a toda persona que reciba dinero regalado, por programas o por gestiones por parte del gobierno al voto, que no voten los que vivan del erario sin trabajar, no hablo de usted, ni de la democracia dorada, que debería de estar incluida, sino de los clientes potenciales que reciben dádivas, así podríamos poner la inteligencia a trabajar en otros paradigmas, porque sí solo se dedica a hablar sin parar, al final le saldrá algo gracioso e hilarante y hasta inteligente, pero no queremos esperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *