Derecho de Réplica 21-04-16

¡Michoacán, incierto! ¿Qué tanto daño nos provocan los gobernantes conductistas? Lo primero que debemos reconocer es que la educación que ha privado en México, desde los tiempos de la conquista es precisamente la que se basa en premios y castigos. Despojados violentamente de un sistema de creencias que no fue sencillo construir, para empezar a obedecer a un solo Dios y un sinfín de santos y vírgenes, definitivamente sigue costando mucho trabajo asimilar.

La Iglesia primero y el sistema político después, fueron mejorando con el paso de los años la utilización de premios y castigos entre sus creyentes y gobernados. Otra interrogante obligada que surge es ¿si este pernicioso plan de control para someternos nos ha venido causando trastornos psicológicos y ha afectado nuestra conducta?

La obediencia a  Dios y a la Ley son los pilares del sistema político que nos han venido rigiendo desde la conquista, hemos perdido la confianza en nosotros mismos, al estar pendientes de saber responder a esa órdenes que se nos dan, en la espera de una gratificación. Obviamente que no todos respondemos a esos llamados, las resistencias por  parte de quienes no aceptan perder la identidad o la seguridad en uno mismo, las hemos escuchado, leído o visto a través de la historia.

Fijémonos en algo, los símbolos que se nos han impuesto ya sea mediante la religión, el deporte, entre otros, son masivos, que logran aprisionar y mermar cualquier atisbo de identidad personal. Cuando logramos superar esa masa asfixiante y pretendemos demostrar que no requerimos de un sacerdote o político para lograr hacer, entonces vienen las reprimendas por medio de castigos, prohibiciones, retiro de privilegios o incluso agresiones físicas, psicológicas y/o verbales.

Eso vive actualmente la mujer mexicana, acostumbrada a obedecer al padre sin chistar, a inclinarse ante el sacerdote sin chistar, a sonreírle y agradarle al político sin chistar, pues nos encontramos ante una persona que ha vivido y soportado el trato de un menor de edad. Cuando el género femenino se rebela y ya no desea seguir siendo manipulada, sometida, humillada, vejada y controlada por la figura masculina, entonces la respuesta por parte del paters es contundente.

La sociedad mexicana y en especial el sector femenino, fue educado para obedecer los ídolos de los hombres, y éstas mutiladas en si identidad, y confianza, fueron transmitiendo por generaciones, los códigos de la obediencia, mediante reglas severas y manipuladoras. No es fácil restablecer la confianza arrebatada a una nación entera, misma que se ha educado en la idea del miedo a desobedecer a quienes tienen el poder de dar o quitar, esos mismos que ¡te advierten! Mediante castigos o amenazas que te están saliendo del huacal.

Cada que en este país un gobierno toma decisiones arbitrarias, dañinas, destructoras o inhumanas  sobre el destino de sus gobernados, la respuesta de quienes nos gobiernan es “por el bien de la nación” Esa es una dañina respuesta del padre conductista, que considera y está profundamente convencido de que mediante el castigo se logra edificar un sociedad.

Lo ejemplos están a la mano de cómo cada régimen político en este país, ha sido severo con su pueblo cuando teme rebeldía, Tlatelolco 68, Aguas Blancas, Atenco, Acteal, las mujeres de Juárez, la matanza de San Fernando, Apatzingan, Ayotzinapa, la guerra de Calderón, la matanza de periodistas, entre otros.

Somos un país castrado en su identidad personal, temerosos de decirle no al padre, dañados psicológicamente por una diversidad de eventos en los que siempre se nos dice que somos perdedores. Indecisos en cuanto a salir de nuestra cueva, temerosos de los prejuicios y además muy prejuiciosos y eso nos evita ser creativos.

Un pueblo educado con premios estará condenado a ser inseguro, manipulable y falto de automotivación. Nuestros gobernantes siguen transitando por la ruta del conductismo que tan bien les viene funcionando, y obviamente se están topando con mayores actitudes desafiantes, ya sea por el medio que mejor se facilite, las actitudes rebeldes de quienes se siente desadaptados, marginales, o despreciados, las estamos resintiendo también por las redes sociales.

Será muy difícil pero no imposible empezar a romper con la política conductista que hemos soportado por décadas, las candidaturas independientes más allá de errores, son una salida de esa infernal política de premios y castigos. Es nuestra decisión o nuestra condena.

DECRETAZO

1.- ¿Hasta dónde será posible que el triunfo de Wilbert Rosas, en la Tenencia de Santa María, haya tenido como principales operadores a Jaime Darío, Eligio y Marco Polo? ¡Conocidos y declarados enemigos de Fausto! 2.- ¿Por qué Silvano, mantiene congelados a los diputados Daniela de los Santos y a Marco Polo Aguirre? 3.- Por ahí nos enteramos que muy pronto la ex diputada priísta, Edna Martínez  Nambo, y ahora flamante conductora de tele, será invitada a retornar a la vida política. 4.- ¡Chiquita pero picosa! La diputada panista Andrea Villanueva, ha sabido sacar la casta ante quienes en el Congreso, se han querido pasar de vivales en el espinoso tema de los convenios con los medios de comunicación. Pero también es entrona en cuanto a impulsar fuertemente un cuerpo legal más completo y creíble a favor del ejercicio periodístico. 5.- Gran oportunidad para demostrar el temple político en elecciones fuera de su estado, ha recibido el diputado Ernesto Nuñez, allá en Quintana Roo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *