La conmemoración del Día Internacional del Desaparecido es una fecha que en Michoacán deja estadísticas, reflexiones y recrudece pendientes para las autoridades. Pues, la posición que el estado ocupa a nivel nacional en este problema, no es cosa menor, aislada o que raramente suceda.

¿PORQUE SE CONMEMORA?

El 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), emitió una resolución en la que se instaura desde 2011 el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, con el objetivo de “exhortar a los Estados Miembros, el sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y regionales, así como a la sociedad civil, a que observen este día”.

“La desaparición forzada se usa a menudo como estrategia para infundir el terror en los ciudadanos. La sensación de inseguridad que esa práctica genera no se limita a los parientes próximos del desaparecido, sino que afecta a su comunidad y al conjunto de la sociedad”, explicó la ONU en su acta declaratoria.

En esa misma resolución se enfatiza que la ONU está “profundamente preocupada, en particular, por el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo, como los arrestos, las detenciones y los secuestros cuando son parte de las desapariciones forzadas o equivalen a ellas, y por el creciente número de denuncias de actos de hostigamiento, maltrato e intimidación padecidos por testigos de desapariciones o familiares de personas que han desaparecido”.

OSCURO ESTRENO

Para agosto de 2011 se dio la primera conmemoración de este día internacional, el presidente de México era Felipe Calderón, que resaltó de muy buena forma para el estreno de esta conmemoración, pues en su “guerra” antidrogas, aumentaron las quejas en contra de militares por su posible implicación en desapariciones forzadas de civiles.

De 2007 a agosto de 2011, se habrían cometido 3 mil crímenes de lesa humanidad de este tipo, en México, según documentó la propia ONU. Esta cifra significa 300 por ciento más que los ocurridos en los casi 50 años de la Guerra Sucia. Al menos 32 luchadores sociales y defensores de derechos humanos formarían parte de la lúgubre lista.

MICHOACÁN, EN POSICIÓN QUE NO ORGULLECE

Michoacán se encuentra entre los primeros 5 estados con más desapariciones de personas, según datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, con fecha junio de 2017, lo que se ha convertido en un problema cada día más complejo ante la inacción de las autoridades.

Según organizaciones de derechos humanos, unas 300 personas han sido desaparecidas en Michoacán desde ese año; en 51 casos se considera que fueron desapariciones forzadas, porque participaron autoridades federales, estatales y municipales. Sin embargo, a decir de la organización Familiares Caminando por Justicia (FCJ), esa cifra sólo equivale, cuando mucho, a 10 por ciento, pues la mayoría de los familiares no denuncia por miedo.

Pese a los datos con una alta cifra negra (que no se denuncian), los datos de organizaciones no gubernamentales indican que dentro del estado también destacan algunos municipios por la cantidad de casos de este ilícito.

A través de un comunicado, la Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario (AMPDC), precisó que los municipios con más prevalencia de casos de desaparición forzada, según el  Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas de Junio de 2017, son (de mayor a menor): Morelia, Lázaro Cárdenas, Uruapan, Zamora, Tancitaro, Tanhuato, Ocampo, Huetamo, Apatzingan, Senguio, Acuitzio y Cheran.

En el mismo documento resaltaron que uno de los problemas más lacerantes para una sociedad, como la nuestra, es el caso de las y los niños con padres y madres desaparecidos. También el de mujeres de la tercera edad que se encuentran en la búsqueda de sus familiares, sin olvidar los casos de periodistas, adolescentes y mujeres desaparecidas.

Sin embargo, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), aseveró una cifra mayor, al indicar que en Michoacán existen 50 mil desaparecidos, derivados del “terrorismo de Estado” en contra de luchadores sociales, parte de un total de más de 350 mil casos registrados en el país, con el mayor número  en Sinaloa, con 100 mil casos, seguidos de entidades como Guerrero, Oaxaca, Chiapas e Hidalgo.

Gerardo Rodríguez, representante de esta organización en Michoacán, consideró en una rueda de prensa que encabezó esta semana, que la desaparición forzada, o como las autoridades le llaman: “un levantón”, no es más que un crimen de Estado, “para callar aquellas voces que han demostrado irregularidades al interior del sistema político mexicano”.

LOS MÁS RECIENTES Y SONADOS EN EL ESTADO

El pasado 2 de mayo, la defensora de derechos humanos, Cristina Paredes Lachino, integrante del  Comité de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas en México Alzando Voces (COFADEM), se comunicó con su familia para denunciar que elementos de la Policía Michoacán la habían detenido junto a su hijo, pese a que la detención se realizó a las 11:50 horas del martes, no fue hasta las 18:00 horas que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) reconoció que estaba dentro de sus instalaciones.

Pero además de la irregularidad, que significa que durante hora se desconociera el paradero de la activista, al no presentársele ante instancias legales, se confirmó que Cristina presentaba signos de tortura y de agresión sexual.

La detención, sin inmediata presentación ante las autoridades investigadoras; es decir, el desconocimiento por horas del paradero de Paredes Lachino, llevó a que se señalara como un caso de desaparición, que terminó en la liberación de la activista al no haberse denunciado un delito del que se le acusaba.

Pero otro caso reciente y sonado de una desaparición en el estado, tiene una oscura coincidencia con la conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, se trata del caso de Salvador Adame Pardo, quien fue privado de su libertad por un grupo armado, el pasado 18 de mayo, en Nueva Italia.

El pasado 26 de agosto (apenas 4 días antes de la conmemoración internacional), se cumplieron 100 días de su desaparición, sin que haya algún resultado sobre la búsqueda de los responsables de este hecho.

Es de recordarse que un mes después, las autoridades locales informaron que fueron encontrados restos calcinados en el municipio de Gabriel Zamora, y tras pruebas de ADN, se habría confirmado que los restos pertenecían al periodista michoacano, pero su familia ha desconfiado de la versión y buscaría hacer pruebas por su cuenta.

 

Activistas, periodistas, civiles, estudiantes, mujeres, hombres, menores de edad… gente de todo tipo, ha sido reportada en las desapariciones que tienen a Michoacán en escalofriantes primeros lugares a nivel nacional, así es como la conmemoración de una fecha establecida por la ONU, resuena mayormente en Michoacán.

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2017/09/descarga.png?fit=225%2C225&ssl=1https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2017/09/descarga.png?resize=150%2C150&ssl=1Esteban Patricio M.Opinión
La conmemoración del Día Internacional del Desaparecido es una fecha que en Michoacán deja estadísticas, reflexiones y recrudece pendientes para las autoridades. Pues, la posición que el estado ocupa a nivel nacional en este problema, no es cosa menor, aislada o que raramente suceda. ¿PORQUE SE CONMEMORA? El 21 de diciembre...