Despertar de la tierra

Despertar de la tierra

Las otras etapas oscuras de la tierra


La esperanza es la confianza puesta en algún evento y suceso. Regularmente la ponemos en un futuro que deberá ser favorable, feliz o afable. En eso estábamos el año pasado, vislumbrando la luz al final del túnel, buscábamos en lo más profundo de nuestra mente algún indicio de que llegaba lo anhelado. Le llamamos esperanza por un futuro más cierto. La incertidumbre nos ahogaba. Hoy, a casi un año del primer golpe fatal a la humanidad, seguimos con la misma incertidumbre y la esperanza se va perdiendo en el tiempo, ya no creemos que la luz esté tan cercana, muchos amigos han muerto, muchos conocidos han muerto, la estadística cada día se alimenta de más variables, y nada, nada es gratuito, todo nos lo hemos ganado, por el uso de nuestro libre albedrío, por tapar todos los canales de comunicación con nuestra madre tierra, madre bondadosa que no se cansa de regalarnos alimento y vida, y nosotros no nos cansamos de regalarle destrucción y caos.
Nada es gratuito, nada, nos hemos ganado esta situación paso a paso. Pareciera que el conjunto de almas llamado humanidad se empeña en caer a la sima de su propia incongruencia, yo lo celebro, no es que me emocione saber que en cada paso que doy me voy a topar con un virus, una bacteria, un clima extremo, un evento funesto… no, eso se lo dejo a la providencia y al buen uso de mi conciencia. Pero sí celebro que el golpe haya sido dado. Habemos personas que solo así reaccionamos, hasta que la vida nos tira al piso, nos revuelca, nos arrastra y nos deja noqueados, solo así empezamos a valorar la vida, empezamos a entender la relación que tenemos todos los seres vivos, empezamos a entender que no somos organismos simples, sino parte de una compleja red de conexiones que nos ligan a la divinidad, y que esa divinidad está empeñada en dejarnos ser lo que queramos ser, y nosotros al llegar hasta este pantano fangoso de la hipocresía y mendacidad renegamos de nuestra suerte y maldecimos, culpando al creador de habernos creado defectuosos. Y tendrán su razón en justificarse, pero no hay razón para no empezar a ver el aprendizaje de las cosas funestas que nos pasan.
Sabemos a la perfección que somos necios, pero que la necedad no está enfocada a nuestro crecimiento, solo al desarrollo, nos hemos ido por la ciencia y la técnica, sin saber que eso mismo nos lleva a la divinidad, solo con un pequeño golpe de timón. Estamos pues en una nueva edad oscura, pero solo son los remanentes de una mayor que ya se fue, vemos como se están separando ya, en un afán discriminador, aquellos que gustan de la maldad, vemos que los grupos de luz y bondad se hacen más grandes, enormes, porque han pasado ya el túnel en el que se han quedado inmersas, ahogadas, cientos de personas que no han sabido elegir el camino favorable a sus almas.
La humanidad está en un impase tremendo, o se corrige o muere, no hay vuelta atrás. Vemos con claridad que la muerte ya se enseñoreo en el mundo, en muchos lugares pesimistas y conformistas como son, la aceptan y se dejan morir, y van más allá, van en busca de ella, con apoyo de los gobiernos que ahora son potencia, como China, que bajo el agua está imponiendo su supremacía. Las sospechas de que los cambios fuertes en los climas ambientales y políticos se centran en el submundo Chino, se sospecha que el covid19 haya sido potencializado por ellos, se sospecha que los alzamientos sociales en Estados Unidos sean subvencionados por China, se sospecha que la nieve caída en España haya sido provocada por China, cierto o no, los cambios están siendo muy rápidos y drásticos, y nos estamos acostumbrando tanto a verlos que no nos extrañará que pronto solo quede una pequeña parte de la población con vida y se queden mirando uno a otro sin saber si seguir el genocidio o no, so pena de quedarse solos y no saber cómo sobrevivir y que suceda el eterno ciclo de la supervivencia humana, regresando a la edad de piedra para reiniciar a la humanidad.
Vemos pues ya con cierto recelo y sospechosísmo todo lo que sucede en el mundo, como parte de un plan maestro planeado por cerebros muy poderosos, o por mentes malvadas, que, si seguimos esa línea entre la maldad y bondad, podríamos encontrarnos que solo están logrando lo que el universo quiere: equilibrio. Ese equilibrio solo se logrará reduciendo a la población al mínimo, y al parecer va por bueno camino. Una etapa oscura ha iniciado, debemos prepararnos para pasarla de la manera más óptima, debemos seguir aprendiendo, observando, analizando, comprendiendo cual es el destino de nosotros junto con la tierra, para poder unir fuerzas y continuar nuestro desarrollo. Así que los eventos actuales deben ser tomados con reserva, analizados a fondo y esperar el culatazo, pero cuando eso pase, estaremos listos para recibirlo y contrarrestarlo, y solo se logrará cambiando la conciencia social, la mente de las muchedumbres, y se inicia con uno mismo, los gobiernos no lo harán, eso no suena a política, suena más a religión, filosofía y psicología, y no da votos.
Sin embargo, podemos ver que la población ya exige una ayuda espiritual, está mudando su pensamiento, han empezado pocos, pero así se empieza, en el escalón más bajo. El crecimiento espiritual se dará queramos o no, en él estarán solo los que entiendan el mensaje, los que no lo entiendan tendrán que esperar a que les llegue su tiempo, mientras eso llega perecerán.
La época oscura ya llegó, son muchos acontecimientos funestos juntos que no podríamos decir que es casualidad, porque las casualidades no existen. Sabemos que hay un plan y en eso seremos alguna ficha que tendrá que ser sacrificada o una ficha que pueda recomponer a la humanidad. Vienen este año cambios más duros para la humanidad y el libre albedrío jugará un papel muy preponderante, el saber si te colocas una vacuna o no, el saber si sales de tu casa y regresas infectado de algún virus, no solo el covi19 es letal para algunas personas, hay dos mutaciones que están saliendo a la luz, una llamada de Inglaterra y otra llamada de Japón, eso pone en entredicho la eficacia de la ciencia al no poder exterminarlos con eficacia y pone en entredicho a la ciencia en cuanto a nuestro “supuesto” avance tecnológico.
Este avance que nos tiene embotados tras una pantalla de teléfono, es el mismo avance que nos tiene hundidos en el fango de la inmundicia por toda la basura que genera, gracias a un papel llamado moneda que no tiene más valor, que el que le damos nosotros. El mismo valor que se perderá en cuanto la vida penda de un hilo en los productores de alimentos, que preferirán vivir ellos y no los que solo producen placer. Allí la moneda dejará de tener valor y regresaremos al cacao, al trueque, a la simplicidad, a lo útil, todo el mundo de papel se derrumbará, los castillos de naipes caerán al pequeño soplo. Para ello falta, lo sabemos, primero tenemos que sufrir los cambios extremos de clima, finalizar el ciclo de pandemias, la guerra que se avecina y nuestra propia transformación, a los políticos ya no les están alcanzando los programas sociales, ya no les alcanza el discurso mendaz.
El pueblo empieza a exigirles ayuda con sus hijos que han sido educados acorde al sistema, sus hijos se han vuelto drogadictos, borrachos, flojos, dependientes, son parte de un grupo violento, han modificado su género, se han desviado del camino y quieren regresarlos al camino del bien, no del buen ciudadano que aplaude todas las palabras del político, sino a una senda de paz y armonía, donde la familia sea la base de la sociedad. Quieren ser ayudados a ser parte de algo más grande que la decadencia en la que están metidos.
Este año pues, es la cola del dragón que nos ha metido en este berenjenal, son los resabios de nuestras acciones pasadas, alistémonos para morir o ver morir a nuestros amigos o familia, alistémonos para ver fenómenos cada vez más poderosos. Dijimos que ya inició, España con nevadas extremas, con nieve fuera de lo común, Estados Unidos con la toma del Capitolio, sismos en Asia, distintos tipos de virus apareciendo y con erupciones volcánicas constantes. Esto enmarcado desde luego en la eterna ilusión de la “oscuridad conspiracionista”, que no es más que la sed de poder de algunos personajes que ni siquiera figuran en el ámbito político del mundo.
Sabemos que hay grupos a los que se le adjudican la creación de eventos climáticos o políticos. Lo cierto, es que los fenómenos no pararán por el efecto mariposa, el modificar el camino dependerá únicamente del trabajo personal interno, de la conexión que hagas tú con la tierra, con el universo, contigo mismo. Estamos en la etapa aquella donde un solo personaje puede hacer que cientos se cuiden, como el relato del pueblo que tenía cien viviendas, el 99% de ellas tenía personajes nobles, respetuosos, amables, trabajadores y solo el 1% tenía a un personaje que le gustaba lo ajeno, gracias a ese personaje, el 99% mantenía la puerta cerrada, así estamos nosotros en esta etapa, por aquellos que ya van de caída y son amantes de la muerte, los amantes de la vida tienen que cerrar las puertas.
Preparemos pues la mente para lo que sigue, el Covid19 nos acompañará todo este año, ya nada, ni nadie lo para, salvo la muerte, preparemos nuestra conciencia para este cambio, la etapa oscura de la maldad en la tierra tiene caducidad, pero el tiempo de la tierra es distinto al del hombre, faltan algunos años humanos para que se dé cambio, pero veremos muchos de nosotros como al fin regresaremos a una etapa de tranquilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *