Despertar de la tierra

Las cámaras reflejan otra realidad

El sábado 27 de febrero de 2021, me llegaron unas fotografías tomadas con un teléfono inteligente que mostraban una anomalía. Las fotografías representaban un ocaso, algo que comúnmente hacen las personas que son muy sensibles a la belleza de la naturaleza. En la primera imagen, se observa una luz cercana al sol, es un pequeño círculo amarillo. Lo primero que se me ocurrió decir es que era una anomalía propia de las cámaras electrónicas, “el reflejo del lente”. En los años 80, era común tener esos reflejos, y aceptábamos en cierto modo que aparecieran cuando enfocábamos directamente al sol.

 En la segunda fotografía no aparecía el punto amarillo, ahora era un círculo azul, en la parte baja de la fotografía, y la idea de la refracción se me hizo inadecuada, los reflejos no son círculos perfectos y no son azules, así que  algo no cuadraba con lo que entendemos como la imagen de la refracción de una lente, este era distinto, completamente circular y muy preciso, así que decidí investigar si había sido solo una condición mecánica de la cámara del teléfono de la persona que me lo había enviado o era otra cosa. Cuando lo hice, ya no era de día, la noche había llegado y la luna llena iluminaba el campo. Decidí experimentar de cualquier manera y empecé a enfocar a la luna y en la cámara me apareció ese punto azul, que al mover la pantalla de la cámara se movía en distinta ubicación, como si fuese efectivamente un reflejo, así saqué varias fotografías y en todas aparecía esa luz.

Pensé que posiblemente fuese también la cámara de mi teléfono la que reflejaba la luz, así que probé con un segundo teléfono que cargo, y el resultado fue el mismo. Intrigado, probé distintos ángulos, distintas posiciones y el resultado era siempre el mismo: un punto de luz azul perfectamente circular aparecía. Para no dejar las cosas hasta allí, empecé a bombardear a mis amistades en todo el país y Estados Unidos solicitándoles hacer el ejercicio de la fotografía de la luna. Era un buen pretexto decirles que la luna estaba hermosa y era la oportunidad de que la vieran. Apenas iniciaba ese día, así que era una oportunidad excepcional, pues es una luna enorme y brillante.

A esta luna se le llama luna de nieve o luna llena del hambre, debido a que aparece en el período más crudo del invierno, cuando se es difícil conseguir alimentos.

 Pronto, animosos, empezaron a mandarme sus tomas, y en la mayoría aparecía ese pequeño punto de luz, en Morelia, en Puruándiro, en Zitácuaro, en Ibérica, en Veracruz, en el Estado de México, en Querétaro, en Guadalajara, en Hermosillo, en Comalcalco, en Mérida, en Cancún o en Utah, en todos esos lados el punto azul o reflejo se aparecía. Mi experiencia de quince años usando cámaras fotográficas electrónicas, es la primera vez que veo un fenómeno así. La cantidad de fotografías que he tomado por cuestiones de trabajo son muchas y hasta ahora me percato de este fenómeno.

Empezando a analizar las tomas, veo que el reflejo se mueve conforme mueves el foco y que en todas aparece, y me llegan a la mente tres teorías bastante bizarras las dos; la primera, relacionada más con la refracción de la luz, la relacioné a una noticia que recién me llegaba, en el portal de El Mundo, señala que existe la posibilidad de una tormenta geomagnética en las regiones del círculo polar ártico. Desde luego, las tormentas eléctricas si vienen del sol, son circunstanciales, lo mismo que las de lluvia, pero como vienen del exterior pueden manifestarse en todo el globo, pues provocan interacciones energéticas entre las partículas que llegan del sol y el campo magnético de la tierra.

 Mientras en el portal Alerta Mundial, menciona que estamos siendo bombardeados por una tormenta solar que se estrella con la tierra a 500 kilómetros por segundo, catalogada como moderadamente fuerte y que puede tener consecuencias para la tecnología, así mismo puede provocar corrientes elevadas en la magnetosfera, que puede provocar una electricidad más elevada de lo normal, con posibles daños a los equipos electrónicos. Esta energía elevada es la que podría estar modificando la forma en que las lentes ven las luces, provocándoles un halo y una refracción bastante peculiar.

 La segunda teoría, se me vino a la mente después de conectar este fenómeno con otro que nos sucedió en 2019, cuando al término de una obra nos subimos a la azotea para realizar un video del estado actual de las instalaciones y en el video apareció una esfera con similares características a la que vemos hoy en las fotografías. Aunque esta esfera parecía tener vida propia, se movía libre, siguiendo un camino que parecía tenía trazado, y empecé a investigar y me llegó información sobre orbes, que deriva del término sajón orbs, nombre dado a anomalías visuales que aparecen en videos y fotografías, atribuidas generalmente a la suciedad en el sensor de la lente, que produce un efecto retro reflector, como si reflejara la luz de un flash en alguna partícula de polvo, según algunos investigadores del fenómeno.

 Cuando este fenómeno tiene vida propia, las explicaciones técnicas son difíciles, pues las refracciones de las partículas supuestamente suspendidas que dan ese efecto se mueven en dirección opuesta a los vientos, giran rápidamente, se disparan a velocidades súbitas o aparecen y se esfuman en la cámara sin razón aparente, tal y como vemos el comportamiento en las cámaras en estos días, que aparecen en distintos lugares y se mueven conforme mueves la pantalla, la RAE, menciona que las orbes son “esferas celestes o terrestres” y vemos que efectivamente son figuras esféricas, y aparecieron súbitamente en las imágenes, sin haberlo hecho antes en otras exposiciones.

 La tercera teoría, más bizarra que las anteriores está relacionada a la refracción de un planeta externo al sistema solar conocido en la atmosfera de luna o el sol y que se está reflejando en nuestras lentes y que no se aprecia a simple vista. Regresando a la RAE, que señala que las orbes significan “redondez o círculo”: “esfera celeste o terrestre”, se referían también a antiguos sistemas astronómicos que servían de soporte o vehículo a los planetas y este fenómeno vendría a ser un vehículo de este planeta que se está acercando a la tierra, y la figura que está presentando la cámara dos días después de su primer aparición, durante el día 1 de marzo de 2021, ese pequeño orbe o esfera azul ya viene acompañada por un halo tipo campo de fuerza que simula el arrastre que hace del espacio este planeta en su paso por el firmamento, simulando los gases quemados por los cohetes de una nave humana. El halo que reflejaba es más amplio y en algunas exposiciones maneja geometría sagrada, en azul, con cuatro líneas cruzando el círculo y en sus orillas lleva cuatro pequeños círculos parecidos a lentes de luz led.

Sabemos que esto apenas inicia, que nada es casualidad y que pronto tendremos más información referente a este fenómeno que no deja de ser inquietante, pues saliéndose de la explicación lógica o normal, cuando el comportamiento de esta luz nos mueve las ideas, ponemos otra luz al inconsciente. Nosotros no queremos especular, porque el terreno de la especulación es peligroso, aunque en este caso suena fantástico. Lo que si queremos es dejarles el antecedente y que puedan disfrutar de esto y empiecen a jugar con sus cámaras buscando esa pequeña luz y la empiecen a analizar, podrían sacar algo bueno. Al final del día, nada cambiará las cosas, sucedan o no situaciones paranormales o sean objeto de estudio de los sospechosistas, muchas personas tienen ya en su poder un punto azul en sus fotografías.

 Invito a los lectores a hacer su propio ejercicio, saquen sus cámaras y las dirijan al sol y tomen sus mejores fotografías, que saquen sus cámaras y tomen las mejores fotos de la luna y nos compartan su experiencia, y si en determinado caso coincida con alguna de las teorías aquí expresadas podamos reforzarla y sí la situación se mueve hacia otro derrotero será válido. Sólo bastará con dirigir la cámara hacia la luz del sol o de la luna, allí encontrará ese orbe luminoso azul. Es probable que tengamos un fenómeno similar al parhelio, o soles fantasmas, común en zonas boreales y que hace cinco años se viene manifestando en los halos solares en el centro del país.

La tierra y sus fenómenos no dejará de sorprendernos, debemos pues estar atentos a todos los cambios que veamos, no solo los súbitos cambios de temperatura, que ya son recurrentes, sino el movimiento de todos los astros, que están manifestando ese cambio que ya está en camino, no solo es el fenómeno paranormal que algunos señalan que las orbes son espíritus de animales o ángeles, sabemos que todos podemos darle un significado distinto acorde a nuestra necesidad espiritual o intelectual, no coincidimos con la teoría de que las orbes comunican determinadas circunstancias de la vida personal de quien la ve, pues ya están a la vista de todos, y sabemos también que cada uno de nosotros tiene un bagaje cultural, emocional e intelectual distinto y que la idea de vida la vamos desde esas ópticas, así mismo, estas orbes pueden ser vistas desde esa óptica personal, antes de que tengamos una explicación más plausible, disfrutemos mientras este fenómeno, no sabemos si volverá o sí se quedará con nosotros lo que resta de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *