Despertar de la tierra

Las profecías están escritas solo para aquellos que tienen el conocimiento del lenguaje, lo demás es accesorio. Si nuestra capacidad no es lo suficiente fuerte, solo haremos meras especulaciones. Dentro de las especulaciones tenemos por un lado el extremo del miedo, producto de aquellos que creen en todos los símbolos, los expliquen doctos o charlatanes, y del otro lado están todos aquellos que no creen en nada, ni escuchándolos en labios de los doctos. Eso en absoluto cambia los acontecimientos, porqué estos no tienen sexo, ni filia, son solo acontecimientos.

Los sucesos de esta semana, no nos alejan de las profecías, nos hacen pensar que efectivamente estamos pasando las situaciones que las afirman. La tierra es implacable con el hombre o el hombre ha saturado tanto los espacios naturales, que se siente agredido por los sucesos. Por ejemplo, en Santa María Zacatepec, Puebla, hubo un hundimiento de tierra, en forma circular, como si un enorme tubo succionara la tierra hacia el interior. Tal y como ha sucedido en muchas partes del mundo, como el gran sumidero en la zona rural de Nizhni Nóvgorod, Rusia, en julio de 2018, el agujero era de 32 metros aproximadamente; o el sucedido en Siberia, o el de Bladivostok, allá mismo en Rusia, fue tan grande que se tragó al puente Vladibostok.

 Aunque en las ciudades les llaman fenómenos de subsidencia, que son asentamientos provocados por la sobre explotación del manto freático. Ese fenómeno se ha visto en la Ciudad de México, Cuernavaca, en México, en ciudades como Murcia, España, o en Filadelfia, Estados Unidos en enero de 2017. Allí mismo en Estados Unidos se han presentado muchos, que fueron considerados una plaga, una plaga que explotaba en Florida en 2018, tanto que tenían una calle, llamada la calle de los socavones, o los famosos de 2016, que rompían autopistas, como el de la 10, en Harbor, Oregón.

 No sería pues extraño hablar de ellos, salvo que están sucediendo ahora en México, un México que sufre las de Caín por mantenerse en calma, una calma chicha, que no tarda en explotar. Somos el espejo que refleja todos los problemas del mundo, como este de los socavones, como otros que ya tienen tiempo manifestándose, como los huracanes, los sismos, las lluvias de granizo enormes, los tornados que creíamos eran propios de Estados Unidos, la pandemia que venía desde Asia, los incendios que eran más representativos de California, las tormentas de arena importadas desde África, o las grandes oleadas de sargazo del nuevo mar de sargazo, traídas desde el cuerno de África.

Pareciera que nos estamos democratizando y globalizando aun en eso, no solo en comercio, lengua y costumbres, también en sucesos y esto nos hace presuponer que, si vemos algo extraño en las antípodas, seguramente sucederá aquí, tarde o temprano, ahora es más temprano que tarde. Las cosas tienen una velocidad enorme al suceder, quizá es hora de que el hombre frene esa carrera desmesurada al desastre, tiene que parar, o nos pararán ¿Quiénes?, no sabemos, pero algo sucederá que nos calmará ese ímpetu destructor que tenemos, puede ser otra pandemia o la misma que tenemos hace un año, tal vez más feroz, pero algo hará la tierra para detenernos.

 Por algo, cuando suceden fenómenos extraños recurrimos a las profecías, estas cada vez más nos acercan a la coincidencia de eventos. Sabemos que las profecías antiguas estaban escritas en lenguajes poco legibles para el común, algo entendibles para los doctos. Así que, entre más intrigantes, más creíbles se nos hacen y como nos dejan espacio para la interpretación, solo vamos buscando coincidencias, y una de estas coincidencias, me llevó a recibir una profecía a mi parecer muy hermosa, relatada por Mayito, una persona que adolece del oído, es sorda, pero tiene una conexión espiritual enorme, aduzco a su ingenuidad, a su valor moral del respeto, del amor al prójimo, a la lozanía a pesar de sus años, ya es una persona mayor, a pesar de ello conserva el espíritu aventurero y juguetón de un niño y la seriedad en su mensaje como un maestro.

 El mensaje lo recibí el día 30 de mayo de 2021, aunque ya lo había visto ella unos días antes, decía: «Me vi lanzada hacia el frente, como péndulo, sin despegar los pies de la tierra, como cuando un imán jala al fierro. Mi cuerpo formaba una cuz con mis manos, en el centro de la cruz tenía un círculo de luz rosa, estaba entre la tierra y la luna, de la luna salía un hombre blanco, con túnica blanca lleno de luz, que hacía me balanceara hacía él. Entre la luna y la tierra había un enorme monstruo de siete cabezas, en cada cabeza tenía una corona y diez cuernos, este monstruo era servido por un enorme réptil. En determinado momento salía una mano con un martillo y golpeaba a la bestia, la cual moría”.

“Al morir la bestia, bajo ella había una multitud de personas que se lamentaban por la muerte de la bestia, bajo ellos un enorme tronco, con un candado en la raíz, que nos hacía pensar era para que no creciera de la tierra hacia la luna». En la tierra, estaban dos columnas, custodiadas por dos guardianes con espada, cuidando el acceso.

 Este relato me emocionó, sé que estaba predispuesto a creer, los eventos energéticos y físicos así me lo provocaban. Puede que sean solo imágenes creadas por relatos o lecturas religiosas mantenidas en la memoria, pueden ser muchas cosas, pero una de ellas si es cierta, y esa es que estamos muy cercanos a un evento de gran magnitud, la tierra sigue caminando hacía ello, cada vez son más los sucesos que nos lo indican, se están uniendo los hilos, solo es cuestión de tiempo.

 Regresando a la visión de Mayito, una interpretación simple nos indica que un ser de luz está acercándose a la tierra, para ayudar a aquellos que lo han solicitado. Mientras caminan hacia la tierra, la energía negativa que son las representaciones de los siete pecados están siendo eliminados de golpe, ya no pesarán sobre la conciencia colectiva, el demonio y sus secuaces son demolidos por el martillo de la luz y de la justicia, y para entrar al cielo prometido y soñado se tiene que atravesar la puerta de Moisés, custodiada por dos guardianes encargados de revisar tu signo de luz, que te será proporcionado en cuanto lo pidas.

 Ese signo se les proporciona a las personas que buscan trascender mediante la ayuda a los demás, no a quienes tengan fama entre los hombres, ese pecado se queda en la tierra, ella lo trasmutará en energía, cuando recicle las tierras agotadas, esa es la interpretación que le vemos. Evidentemente no es la única. Mayito tiene la suya y está acotada acorde a su nivel de consciencia, ustedes la tendrán, de la misma manera, acorde a su nivel de consciencia. Si su consciencia le dice que son supercherías, así debe tratarlas, no es cuestión de juzgar, no es cuestión de pelear, no es cuestión de convencer, es solo dar información para que cada uno tome las decisiones que su consciencia le dicten.

 Porqué la consciencia que se rige por el libre albedrío tendrá como destino las consecuencias de sus actos. Las conciencias que escuchan hasta el nimio latir de las alas de una mariposa, harán su destino favorable y feliz, pasaran por la vida disfrutando lo que la vida les pone. Vamos pues al simbolismo de las profecías, el jinete del apocalipsis se acerca representado en un ser de luz, la tercera guerra ha empezado, es la señal de su llegada, la tercera guerra lleva más muertos y es más sutil que la segunda, las armas ahora son biológicas, bastó soltar un virus para exterminar a gran cantidad de población. Los aliados de occidente han sufrido más, Italia, España, Estados Unidos, México, Brasil e India.

 Los demás países prácticamente no sufrieron bajas, o no tenemos información. Ese es uno de los mensajes que los amantes de la conspiración estaban esperando para dar por iniciado el apocalipsis. Que, al final si vemos desde otra óptica la decadencia humana, ni siquiera necesita una guerra, no necesita exacerbar el odio entre pares, ni entre naciones, el hombre ha ido cavando su tumba lentamente, de una manera constante, ya sea por su falsa creencia en que los alimentos procesados son nutritivos, en la creencia de que las semillas transgénicas son similares en mutaciones a las semillas que han ido evolucionando, por su falsa creencia en que el progreso se mide en posesiones que no se llevará con la muerte, pero le dará cierto estatus en la vida frente a sus pares, por la falsa creencia de que el hombre es un ser poderoso e infalible en la ciencia.

 Toda esa mentalidad le bastará para ir muriendo poco a poco, pues su alimentación será cada vez más deficiente, el monocultivo será su talón de Aquiles, se degradará su sistema inmune al grado de ser presa fácil de cualquier virus, hongo o parásito. Allí está su apocalipsis, allí está la muerte del hombre. La tierra solo tendrá que hacer su trabajo, «servir», y generar, el hombre tendrá que decidir que genere la tierra. Allí estribará su futuro, un futuro que está ya comprometido de por sí con su forma de entender su progreso y con el ciclo en el que va la tierra.

 Vemos por ejemplo que Congo está empezando a entrar en crisis, un país del que nada o poco se hablaba, un país que ya de por sí era pobre dentro del progreso económico, asolado por la violencia, asolado por abandono gubernamental, ahora batalla contra la naturaleza, el volcán Nyirangongo ha entrado en la ciudad de Goma, desplazando a miles de personas. Esto es solo una parte de lo que sufrirán los habitantes de la ciudad, pues el lago Kivu esconde gas metano en el agua a 300 metros de profundidad, si el magma llega al lago, se corre el riesgo de una explosión hímnica, la ciudad de Goma puede desaparecer del mapa, solo sería una ciudad menos, con algunos pobres menos, no representaría para la humanidad ni siquiera estadística, porqué no es un país relevante técnicamente.

 Si eso mismo sucediera en Detroit, la fábrica de autos más grande del mundo, en Hong Kong, o en Shanghái, los noticieros estarían cubriendo cada segundo el suceso y sabríamos las condiciones de la población y su inminente reubicación. Pero es África, el continente perdido en las noticias del mundo, un continente avasallado por los países ricos, abusando de su poderío económico y militar, que es hasta ahora el refugio más grande para los que quieren vivir en armonía con la naturaleza, donde podría estar la salvación de las personas que vivan con lo que naturaleza provee, los que piensan en vivir, no en destruir, porqué el progreso es destrucción.

 A Goma les está llegando el fin del mundo, a África les está llegando su apocalipsis. No sería extraño que se caminaran los eventos y los viéramos en cualquier parte del mundo, incluyendo México, Puebla puede ser el inicio, basta esperar a que esto no sea un vaticinio, que sea una mera platica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *