Despertar poético

Nada es coincidencia en este mundo, ni en el universo. Hasta la muerte de un pajarillo lleva su carga simbólica. Ese simbolismo es el eslabón que requerimos para unir la ciencia con la espiritualidad, al fin, son hijas del mismo destino, las dos se complementan, halan la carreta acorde a la dirección que el hombre le da a los bueyes. Y ahora, cuando empiezan a modificarse los patrones de fe de la humanidad, las ideas o creencias en una nueva forma de deidad está decantándose hacia la espiritualidad y empezaron a aparecer miles de gurús, maestros, escuelas y grupos espirituales, que promueven el despertar de la conciencia, contraponiéndose a la ideología religiosa, ganando adeptos día con día, y las religiones perdiéndolos.

 Cierto es que las religiones se estancaron es su manejo ideológico y sus rituales parecen anacrónicos, lo mismo pasa con la semántica que usan. El pensamiento humano no, este ha ido evolucionando, y la evolución como la está interpretando la humanidad está enfocada en un deseo de libertad, de una libertad de creencias y de culto, es una especie de liberación de ataduras religiosas y de ataduras conceptuales.

Las religiones aun no ofrecen libertad de pensamiento, aún siguen estancadas en la interpretación de la biblia tomándola como el único recurso bibliográfico necesario para el crecimiento espiritual del hombre y el desvío de la lectura es considerado erróneo y cómo las plegarias ya no son suficientes para solventar los problemas del mundo, los hombres buscan el mejor postor que les ofrezca una mejor estancia en el mundo espiritual.

La pandemia vino a descubrir para muchos el teatro y parafernalia de los cultos novatos, como las iglesias cristianas y las iglesias milagrosas, comprobaron que los pastores que se autoproclamaban sanadores y creadores de milagros, nada pudieron hacer ante la epidemia, tan negativo les fue, que algunos murieron por complicaciones de la pandemia, dejando en claro que los milagros eran solo representación de un espectáculo creado solo para aquellos, que necesitaban ver algo que les ayudara a mejorar su ánimo, y obrar en ellos mismos.

 La pandemia democratizó hasta los milagros, y desmoralizó a muchos por la falta de ellos, pues la muerte llegó de todas maneras. Eso los obligó a buscar otras opciones y la teoría del despertar de la conciencia empezó a tomar fuerza,

muchos no saben a lo que se refiere el despertar de la conciencia, y lo que es solamente la liberación de la mente humana, la liberación de apegos, la liberación de las emociones, la desconexión de la conciencia colectiva. La conciencia colectiva está regida por el consumismo, el egocentrismo y el sentirse parte de un grupo y lo busquemos como sentimiento de identidad, los que están en el proceso del despertar de la conciencia tienen patrones comunes, el común es que no encajan en la sociedad, las multitudes y su pensamiento no le son afines y tienen deseos intensos de cambiar su forma de ver a las personas, la forma de vivir, la forma de comportarse.

 Sienten que las practicas antiguas basadas en el dolor no son las adecuadas para ellos, entienden que «El secreto de la libertad humana es actuar en beneficio de todos, sin apego a los resultados», nada de competencia. Los hombres libres, que están despertando a la nueva conciencia comienzan por tomar las decisiones de su vida en sus propias manos, escapando de los modelos sociales, viven lo que quieren vivir, no lo que les señalan vivir, se alejan de los estereotipos, se empiezan a reconocer como seres excepcionales y perfectos, la información difundida por las revistas, la televisión, películas y las identificaciones sociales, le son indiferentes, aburridas y fuera de lugar.

 Los grandes problemas humanos y sociales le son empáticos, están más dispuestos a escuchar y reconocer las verdades de los demás, y son congruentes consigo mismos aceptando cambios cuando su conciencia les dicta el error, o la oportunidad de crecer, la persona que está despertando su conciencia ve como su pensamiento y sus intereses crecen y evolucionan en el sentido de la vida, y quieren cambiar al mundo conforme ellos cambian, reconocen en sí mismos la solución a sus problemas personales, como las semillas que necesitan deshacerse de la corteza que las protege mientras llegan a buen puerto, pero una vez instalados todo cambia, e inicia la transformación, en el hombre despierto, la corteza representada por los apegos y por la emociones exacerbadas empieza a diluirse, hasta destruirse. ¿Cómo identificar si estás dentro del proceso del despertar de la conciencia?

1.-       El materialismo disminuye, deseas menos poseer, buscas la simplicidad. Te sientes más liviano, listo para emprender un viaje, no sientes ataduras, tu crecimiento está enfocado en la espiritualidad. La riqueza está en el disfrute de la vida, no en la posesión de lo que jamás será tuyo, porqué cuando mueras, todo lo que poses morirá contigo.

2.-       Las lecturas cambian de tipo, haces a un lado aquellas simples, superfluas, incoherentes por las que te ayudan a expandir tu mente, la búsqueda se centra en el ser, las lecturas deben de hacer crecer al ser.

3.-       No te importa exponer tus ideas al mundo, expones tu pensamiento al desnudo, abres tu mente a la crítica, sin juzgar, tus ideas las expones, aunque lleven carga personal sin sentimientos de culpa, le has quitado los juicios de valor a tus ideas, las dejas solo en ideas, ya no eres tú las ideas, es solo una forma de caminar paso a paso, subiendo escalones ideológicos, te expones ante el mundo de una manera clara.

4.-       La soledad se convierte en tu mejor compañía, las caminatas en silencio, los paseos en solitario te son necesarias, necesitas más tiempo contigo para arreglar tus asuntos, perdonarte y perdonar, el ruido te descontrola.

5.-       Todos los seres vivos para ti ahora son parte de un proyecto más grande, entiendes que tenemos el mismo origen en el universo y que compartimos no solo biología, sino nave y destino. nuestra nave la tierra y toda la creación somos un mismo ser, y queremos preservarlo.

6.-       Te interesa más tu cuerpo y sus alimentos, no solo los que nutren al cuerpo físico, sino todos aquellos que nutren lo que lo integra, como las emociones, la espiritualidad, la mente y lo intelectual, buscas que todos los alimentos que le llegan al cuerpo y sus satélites sean sanos y les nutran, eliminas la basura de tu vida. tu cuerpo ahora sí es tu templo que deberá ser cuidado, protegido y ordenado, porqué es el vehículo para tu espíritu, para tu alma.

7.-       Por fin te haces responsable de tu destino y de tus actos, este es el punto más importante del despertar de la conciencia, cuando eres consciente de ti, que hay algo más que un solo cuerpo y una mente en ti, sabes que no hay una razón para sentirte una eterna víctima, reconoces el poder de tus acciones, y actúas en consecuencia, de manera que no afecten a los demás de manera negativa.

8.-       El pasado y el futuro son solo hologramas, uno que ya no se modifica y otro que está cambiando conforme pasas en el tiempo, ninguno de ellos controla tu vida, te desligas de ellos, eres consciente de que el presente define tu futuro por la ley causa y efecto, por lo tanto, creas eventos que en el futuro te favorezcan.

9.-       Ya no compites, sabes que las competencias traen conflictos, dolor, sufrimiento y ansiedad, modificas tu forma de colaborar, te enfocas más en la armonía, eres compasivo y en el trabajo en equipo, dándole a cada uno sus responsabilidades acordes a sus habilidades.

Si observas en ti alguna de esas cualidades, estás dentro de la espiral del despertar de la conciencia, muchos seres lo están, caminan hacía esos derroteros, el mundo los necesita, en nuevo siglo de las luces empieza, no será contra el oscurantismo, es contra el demonio de las siete cabezas que habita dentro de ti, ese demonio que te oscurece las ideas, te hace oscura la conciencia, cuando logras encender en ti la luz, lograrás ver con claridad el sentido de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *