El análisis es importante, lo demás es accesorio (Política en lo oscurito)

El análisis es importante, lo demás es accesorio

Y de pronto te salen las cosas perfectas, tal y como las habías planeado hace años y te espantas, y revisas tu historial, buscando en dónde empezaste a cambiar tu modo de ver el mundo para que ahora se te alineen los astros, si antes eras un maestro del pesimismo, no puedes imaginar que ahora seas premiado por ello. Entonces retrocedes la memoria en el tiempo, paso a paso, día a día, haciendo antología de los eventos, y la memoria sólo te entrega imágenes simplonas, lugares comunes, situaciones cursis, y ahondas, buscando pues eso qué hiciste bien para que los planes te salieran tan perfectos y te sientas realizado, pero…

Por más que rebuscas en la memoria, hurgando, solo te das cuenta que fue porque no hiciste nada, que no hiciste ningún plan en realidad, todo eran fantasías de niñez. Los niños sueñan mucho y caminan por el mundo orondos, como si nada de lo soñado fuese en serio, sin darle la seriedad e importancia que le damos según nosotros. Ahora nos pasa como cuando éramos niños, decimos mucho, hacemos poco, pero como lo hacemos con seriedad. Nos decepcionamos de nosotros mismos. Así que, ya olvidado el tema, de pronto, tienes ante ti, que la vida no lo ha olvidado y ¡Pum!, te levantas una mañana y ves que se han realizado todos tus sueños.

Allí es dónde la puerca tuerce el rabo, y es que realizando un análisis más profundo, rascando en las profundidades del subconsciente, te das cuenta de las pequeñas cosas que no se ven, son las que te cambian el mundo, son miles, insignificantes para el común, esas pesan, son esas pequeñas cosas las que hacen que sucedan los grandes cambios, así que solo sucederán, si te preparas para que sucedan haciendo cosas insignificantes.

¿A qué viene todo eso?, bueno, les comento algo personal que da pena ajena; lo que les acabo de comentar Don Cedano no lo sabía, Don Cedano vagaba por el mundo perdido en elucubraciones según él sesudas, llenas de lugares comunes entre los llamados intelectuales, grandes frases, palabras rimbombantes, frases de escritores muertos de gran renombre. Vivía de la simulación y la tomaba en serio.

Don Cedano, creía que las casualidades existían y también creía que la luna era de queso y que los elefantes pintos y los alicantes blancos eran fauna exótica de algún lugar exótico, pero no, así era de ingenuo, metido de lleno en la fatuidad de la letra y del trato, hasta hoy, así como lo oyen, hasta hoy se dio cuenta de que el tiempo, las develadas en tertulias, las lecturas, los viajes y las amistades, esos personajes suigéneris que ha encontrado en su camino, son los que han hecho el cambio en la vida de Don Cedano. Esas amistades le dijeron que no eran meras casualidades las cosas que pasaban, todo era parte del plan maestro del universo, un plan macabro que la vida le tendía para hacerlo más fuerte, y cumplir con su cometido, aun a costa suya.

Don Cedano usando sus siete neuronas, ya ven, coincide con el número mágico que desde la antigüedad encerró un halo de misterio harto oscuro, Dante Alighieri lo usaba en sus obras, la biblia lo menciona con mucha frecuencia, ¿Qué arcano ocultará? ¿Estará relacionado a las siete maravillas del mundo o a los siete pecados capitales, a los siete días de la semana o es una cifra que tiene poder por sí misma? Don Cedano no lo sabe, pero sus siete neuronas han sido bombardeadas por millones de datos que la han hecho especializarse en el análisis de situaciones, de sucesos, no de personas, de eventos.

Don Cedano busca hacer de cualquier situación un examen detallado para conocer las características y cualidades de los eventos para sacar conclusiones, ya sea separando, ya sea juntando todas las partes, así ha llegado a la conclusión de que: nos quieren chingar, y es que en el mundo hay mentes tan perversas que se aprovechan de aquellos personajes que no buscan la libertad, de aquellos personajes que viven de la fe, de aquellos que necesitan que los ayuden, porque no pueden ayudarse a sí mismo. No sólo nos joden en el mercado dándonos soya por atún, nos joden dándonos atole con el dedo, y en todos lados se cuecen habas.

Así Don Cedano, analizando las situaciones del país, llega a conclusiones sesudas: “los políticos son pura lengua” y “son como los plátanos”, no hay uno derecho, y los feligreses, son pura fe, creen, les hacen un teatro bonito y siguen creyendo, les pasan la falsedad por la frente y siguen creyendo, porque les sobra fe. Eso de acabar con la corrupción está complicado, seis años no bastarían para terminar con ella. Don Cedano proponía, como el ya desaparecido ingeniero Calzada, que se escogieran a los cerebros más preclaros del mundo y a los jóvenes más prometedores y los ocultaran en alguna isla, aislados del mundanal ruido y falsa sociedad y a esa falsa sociedad tirarle unas cuantas bombas, para que sólo quedaran los mejores hombre y mujeres para reiniciar un nuevo ciclo de razas. Así sí creería Don Cedano que se terminaría la corrupción.

Yo he visto de primera mano como los agentes de tránsito siguen parando a las personas sin motivo alguno, lo mismo sucede con la aún policía federal, lo mismo sucede en los contratos de obra, lo mismo sucede con la CNTE que seguirá haciendo su labor de asegurar el trabajo sin calificación ni evaluación, se ha acabado sólo en el discurso… así como se ha bajado el costo de los combustibles, así como ha desaparecido el neoliberalismo depredador… y más cuando México acaba de firmar con Brasil un acuerdo comercial para la colaboración aduanera e importar y exportar autos y sus partes con libertad, o sea otro tratado de libre comercio, en plena austeridad republicana haciendo practicas neoliberales.

Don Cedano se pone la mano en la barbilla, se recarga en una mocheta (o se una pared bajita) levanta la rodilla y piensa ¿De verdad San Péjele terminará con todo lo malvado y malo que hay en un sistema que tiene 80 años?, Don Cedano analiza y concluye: Neee, es poco más que imposible, salvo que quiera meter a México en una espiral decadente hacia la pobreza total a fuerza de obligar a todas y a todos a ser pobres o austeros, y no lo va a hacer, los mexicanos estamos tan acostumbrados al mercado que si nos cambian los hábitos empezaremos a hacer una revolución, porqué ¿Quién quiere perder su patrimonio en favor de los desfavorecidos por el destino o por los programas de gobierno? ¡Claro: nadie!, Nadie querrá en esta etapa de la vida trabajar para mantener a mas huevones, salvo a los políticos, jaja, bueno, los chairos felices le darían no sólo su dinero, también su alma a la cabecita de algodón, ja, ja, …

Lo sé, quema mucho el sol, es que deveras, Don Cedano en sus sesudos análisis no ve un cambio transcendental en el país, seguimos en el mismo sistema económico, en el mismo sistema político, es el mismo teatro, diferentes actores, los mismos espectadores, otro discurso, el mismo resultado, un país de risa, en los datos duros no se refleja pues que haya cambio, la violencia no para y tan no para que está aumentando, los personajes sombríos y ocultos ganan reflectores únicamente bajo el amparo del líder, que se jacta de ser el mero mero, que hasta firma acuerdos que nadie le pide, que nadie reclama, como ese de la no reelección. Antes de que los derechairos salieran a protestar por habérselo propuesto, sin motivo aparente pues, lo que si deja eso es relumbrón, como todo lo que hace el jefazo, pero de tanto ir el cántaro a la fuente, terminará rompiéndose.

Ya hasta las mañaneras han dejado de ser interesantes, es un ejercicio que funcionó para un gobierno local, pero no para un país, que digo, ahora odia el neoliberalismo, pero que se reúne con el yerno de Donald Trump en lo oscurito, en una casa neoliberal, en la de Bernardo Gómez, para tratar temas de inversiones, ja. Don Cedano no se traga ese tamal, San Péjele en la casa de la odiada Televisa, la televisora de la mafia del poder, ¡vaya!, recibiendo al yerno de Trump, amigo de ambos, o sea San Péjele ya tenía amigos en la mafia del poder no entendí, y eso que las circunstancias me hicieron un personaje inquisidor y concluyente, mis siete neuronas están a punto de explotar.

Repaso para mi lenta percepción: El Presidente de México, la institución, se reúne a cenar para hablar de asuntos de política internacional y relación bilateral con el asesor del presidente de Estados Unidos, Jared Kushner que era enlace, desde el sexenio anterior, de la Casa Blanca con México; ¿Lo recuerdan?, cenaron en una casa particular, no cualquier casa, sino la del copresidente ejecutivo de Televisa, Bernardo Gómez, que tiene intereses en Estados Unidos; según nos enteramos, amigo de ambos y allí estaba Marcelo Ebrard también, porque, no sabemos.

Así se maneja la política exterior de la 4G, que es lo mismo que la 4T, en lo oscurito, como se debe. No sabemos si antes, durante el neoliberalismo, se daban reuniones así. Sí sé que nunca nos hubiéramos enterado, entre otras cosas, porque hubieran quemado vivo al presidente, pero, claro, eso era en el neoliberalismo, ahora es la república amorosa.

Lo bueno del neoliberalismo, es que permitía que desaparecieran Partidos, menos que los que aparecían, pero desaparecían, ja, ojalá y el PES no vuelva a ver la luz, no alcanzó el 3% en le elección pasada, aunque digan que tiene muchos seguidores, votantes no, de no haber sido por la alianza, ya ni siquiera figuraría como lo hace con los escaños que ganó gracias a las políticas neoliberales del pasado. Al menos Peñabot no se preocupa ahora, su contrato con Televisa terminó, su amada mujer de un sexenio ya anda en Miami disfrutando su liquidación laboral, y él, pues disfrutando las mieles de la fama.

Don Cedano se siente cansado, sus neuronas echan humo, total, el Prit, ni el Bolillo, ni el Perderé serán capaces de sacar al país del hoyo, así que viviremos como verdaderos hombres de fe, esperanzados en que el mesías deje el discurso de lado y se ponga a trabajar en serio, las mañaneras sólo son para los autógrafos, y lo que queremos son acciones, Don Cedano sabe que el tener todo el poder no significa que se pueda ejercer con toda libertad.

San Péjele tiene una tarea muy grande, pues los peores enemigos son aquellos que aprueban todo, según Tácito, por si no me creen a mí, así que no alaben el pasado ni desdeñen el presente, todos los días tienen su afán, así que sin afán de criticar, porque la critica ofende al que la tiene merecida, le recomiendo a los lectores ocasionales que analicen todo y critiquen todo basados en ese análisis, mis siete lectores lo hacen en su vida cotidiana, no requieren mis consejas, pues quien no oye consejo, no llega a viejo, aprendan niños, como decían los viejos sabios de mi rancho: Yo voto por los ideales, no voto por personajes, y llegaba otro y le decía ¿y si te doy un cañonazo de cincuenta mil pesos? -Voto por quién sea, porque no es mala idea-.

Ja, ja, ja, esa era sabiduría de la buena, tanto recuerda Don Cedano esos viejos chascarrillos que ya se siente parte del mobiliario de la senectud de los jóvenes de la tercera, pues fíjense que una vez le jugaron una buena, era venganza por las muchas que había hecho, lo sé, estaban promoviendo una obra de teatro basada en la novela homónima de Víctor Hugo y le dice a un compañero que se dedicaba a la política, pues era asesor de un senador, ¡Vamos a ver los Miserables” y que me lleva a la cámara de senadores, ja, ja, ja…

¿No están buenos mis chistes?, se parecen a los que cuenta San Péjele todos los días, no hacen reír, pero nos mantienen entretenidos. Tanto es, que cuando íbamos llegando a la cámara escuché un tremendo griterío, decían muy fuerte “ladrón, mentiroso, chayotero, difamador, corrupto, vendido, golfo, aprovechado, cara dura, inútil, falso, dinerero, indejo, embaucador, estafador, saqueador, hijo de puta, tramposo, a Don Cedano le dio mucho miedo, y preguntó antes de entrar -Oiga señor justicia, porque había un policía en la entrada ¿Está muy ruda la pelea? Digo, para no entrar, el guardia sin despeinarse respondía: yo creo que están pasando lista, ja, ja, ja… No dije que eran de la Prieta, no me ajusilen

Don Cedano se va a tirar bajo una palmera, con su coco y su novela a pensar en como salvar al país de la devastación de la nueva política neoliberal disfrazada de austeridad republicana, al cabo ¿Qué tanto es tantito?..

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *