El catarrito que nos dejará en chones (Política en lo oscurito)

El catarrito que nos dejará en Chones

Ya nos alcanzó el progreso y nos agarró como al tigre de Santa Julia, a unos menos y a otros más – ¿A qué le llamas progreso filosofo? – no pos a la pandemia. Es parte del progreso: ¿no? Hasta hace un par de meses creíamos que el hombre era inmune a todo, que estaba en el top de la evolución, que era la punta de la cadena alimenticia y que nada ni nadie se lo podía comer, que el hombre decidía quién o qué moría, nada ni nadie lo podía detener, y de repente aparece un organismo insignificante y ¡Pum! Te echa abajo todas las teorías.

 Te das cuenta de que el hombre es la base de la cadena alimenticia, el primer eslabón y de un ser que ni siquiera ve, que había soslayado que existían, lo menos preciaba, creo que ese ser nomás nos estaba dejando a ver qué tan soberbios éramos, y hasta dónde podíamos llegar en nuestra soberbia y ¿Qué creen? Que nos bajó los chones y nos dejó sin ellos, se acabó la soberbia del hombre, de pronto ya era importante la vida, de pronto ya no era importante el dinero, ni las posesiones, ni los puestos públicos, ni la realeza. Ese ser pequeñito lo democratizó.

 Sólo nos veía jugar a ser dioses y a decidir la vida o la muerte, pero ¿Qué creen?; ya se cansó, por fin tenemos quién nos ponga en paz y no es alguien de nuestro tamaño, ya nos está comiendo. Por fin el hombre está siendo puesto en su lugar, ni más, ni menos, y como en todas las familias, siempre hay un fatalista de cepa y cepo, ese que dio prioridad a cosas prioritarias, como cagar, ja, ja, ja… sí ya sé, ese leguaje no es sutil, ni agradable a la vista, pero así es la sociedad, no es nada sutil, personajes que gastan 35 mil pesos en sólo papel de baño, con eso le compran vitaminas a unas 70 personas y que no les afecte el virus, pero así es la sociedad.}

 Al fin esos personajes se dieron cuenta que el fundillo limpio es prioridad ante la salud respiratoria de ellos o de sus prójimos, ¿Qué? Ya, está bien, ya me calmo ¿Sólo por qué se agotaron los papeles de baño de los supermercados? Sí, sólo por eso, es la incongruencia del hombre. A esos personajes incongruentes que se los coman los virus, al cabo que no los ve, pero siente que los caga, ja, ja, ja, está bien, sigamos en lo que estábamos.

 ¡Mejor perense! Me acordé de algo interesante, con eso del papel de baño, Don Cedano desde chamaco ha tenido una fijación, y es de que debe morir con dignidad y que los que lo levanten cuando ya esté haciendo cosas de muertos, al menos vean que traía calzones limpios, por eso carga siempre uno limpio de repuesto, por si las dudas, y creo que los que compraron todo el papel de baño en las tiendas de autoservicio, son mi consciencia colectiva, eso debe de ser algún arquetipo como los que manejaba Carl Jung, el subconsciente colectivo así trabaja, la mayoría de la población siente que ha llegado la hora de morir, al menos que no sientan asquito los que manejen su cuerpo por no tener el culo limpio.

 Hasta ahora entendió Don Cedano que eso es la fijación de los vivos ahora, antes era importante ir peinaditos, perfumados, con ropa limpia, por si te morías, estuvieras presentable, no dijeran que el muertito ni se bañaba, nada de eso. Pero ahora los patrones han cambiado, ni modo, hay que adaptarse.

 ¿En qué nos quedamos? ¡Ah! En que al fin el hombre encontró a su depredador, y vaya chinga que le está acomodando, si no se mueren del virus, se mueren de miedo al virus, pero de que se lleva por delante a varios, se los lleva.

Don Cedano está de acuerdo con San Péjele de no alarmarse tanto, es un virus, tiene su tiempo de vida, y es corto, el problema es qué agarre a muchos mexicanos juntos y los despeluque, San Péjele se siente confiado, se siente protegido, y no es por el pueblo bueno y sabio que ya empieza a repelar y a exigirle, sino por sus estampitas llamadas “detente”, eso hace que el pueblo bueno y sabio lo siga con mayor fervor, tienen el mismo nivel de cultura.

 Su mujer, la de San Péjele, decía que eso era ignorancia, pero creo que se debió retractar después de ver las estampitas. Al menos San Péjele debería de repartir estampitas de la buena suerte a todos ¿Quién quita y nos salvamos todos? ¡Pos claro! Bueno, ya un par de mexicano no la libró, al menos no del coronavirus, porqué de violencia no se salvan muchos más. Don Cedano se conforma con una estampita que traía San Péjele, y era un billete de dos dólares, y se me hace que de eso si le recibiría, no sé, unos cuantos billetes de a dos dólares no estaría mal, unos cuantos miles, novecientos mil podría ser.

Sí, con unos novecientos miles de esos billetes, con esos le bastarían a Don Cedano para pasar la crisis del covid-19. Sí, con ese amuleto, seguro sobrevive. Si, ya sé que es cosa seria esto, lo estoy tomando en serio ¿A poco pedir novecientos mil billetes de dos dólares como amuleto “detente” es malo para mi salud? ¡Pos no!  Así que mándenmelos o díganme a donde paso por ellos ¿No es chiste? ¡Oh, pues! Ya ven que si es cosa seria, el que se lleva primero es San Péjele, no coopera, el empieza con sus cosas y lo hace adrede.

 Tanto es así, que hasta se nos olvidaron los muertos por la violencia, ya hasta los feminicidios pasaron a segundo término, lejanos aquellos días de ocurrencias y risas en las mañaneras, ahora todos están serios ¿Será que teme lo peor, que el virus se lleve a los de 65 y más’ y su gabinetazo puede ser borrado de tajo? No, pues si esa es la seriedad, tiene razón en preocuparse, hasta Don Cedano se preocupa, ya le anda cerquitas, pero San Péjele debería estar agradecido, la epidemia le ha dado un respiro, la crítica por la devaluación del peso no es tan punzante, ni los 25 pesos del costo del dólar gringo le ha hecho mella, ni lo han felicitado por bajar el precio de las gasolinas a 11 pesos dicen unos, Don Cedano la ha visto solo a 17.49.

 ¡Qué gran logro del presidente! A lo mejor ya no construye Dos Bocas, ya no la necesita, va a salir más caro producir la gasolina, a lo mejor ya sólo construye dos bardas de la refinería, total, Caldedrunk construyó sólo una, con dos le lleva ventaja cuando lo critiquen. Al menos ya se curó en salud, gracias a la pandemia. Por sí las moscas ya dijo que se avecina una crisis económica y pide aguantar y no echar mano de las reservas federales, aunque se rumora que ya casi se las acaba, tenemos pretexto para dejar las arcas vacías, ja, ja, ja…

 ¡Está bien, esperemos y no lo haya hecho! Así que gracias covid-19, le has dado un respiro y también un buen pretexto a San Péjele para seguir regándola, perdón, para seguir gobernando con certeza. Ahora, si llegara a haber alguna crisis por puritita casualidad, y México queda en bancarrota, ya no culpen a la lluvia, ni a San Péjele, todo fue por el entorno internacional ¡Ah! ¿Pero?… sí baja la gasolina, es gracias a su gestión oportuna, fuerte, contundente de San Péjele, desde luego, no vayan a confundir lo mismo con lo mesmo, mientras el covid-19 le da un respiro a San Péjele que en su necedad quiere seguir de gira, al menos Claudia Sheinbaum ya implementó algunas medidas, esperemos sean efectivas, porque el miedo no anda en burro, no vaya a ser que de verdad este virus nos deje sin chones y sin nada para comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *