El fantasma de la impunidad ronda en Michoacán

Por: Esteban Patricio M.

Casi 15 años de impunidad en la desaparición de dos periodistas michoacanos han hecho eco en esta semana, sus casos llegaron hasta la Organización de las Naciones Unidas para denunciar la falta de investigación y castigo de los delitos contra periodistas.

El pasado 2 de noviembre se conmemoró el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad en Crímenes contra Periodistas, y con esta fecha la voz fue alzada por un grupo de trabajadores de ese gremio para evidenciar la situación en la entidad.

Las desapariciones de dos periodistas michoacanos, ocurridasen 2008 y 2010, hasta ahora no tienen ninguna conclusión, ni sobre sus paraderos y mucho menos de los culpables de los hechos.

LA CONMEMORACIÓN QUE CALA

La fecha coincide con una de las tradiciones más arraigadas y populares de México, el día de muerto en el 2 de noviembre.Por lo que se requiere dar un repaso ante la situación que a nivel internacional está presente, pero que en Michoacán se ha constatado que es agravada.

En la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, realizada el 21 de febrero de 2014, se reconoció la “importancia que revisten la libertad de expresión y

los medios de comunicación libres en la creación de sociedades y democracias del

conocimiento inclusivas y en la promoción del diálogo intercultural, la paz y la

buena gobernanza.”

También señalaron que “la labor de los periodistas a menudo los expone a

riesgos concretos de intimidación, acoso y violencia. La impunidad de los ataques contra periodistas constituye uno de los principales obstáculos para el fortalecimiento de la protección de los periodistas”,

Por ello la asamblea decidió “proclamar el 2 de noviembre Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas”.

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas,expuso que «cuando se ataca a los periodistas, toda la sociedad paga el precio. Si no podemos proteger a los periodistas, nuestra capacidad para mantenernos informados y contribuir a la adopción de decisiones se ve gravemente obstaculizada”. 

“Si los periodistas no pueden hacer su trabajo en condiciones de seguridad, nos enfrentamos a la perspectiva de un mundo de confusión y desinformación», añadió.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) teme que esta impunidad dañe a la sociedad en su conjunto al encubrir graves abusos de los derechos humanos, corrupción y otros crímenes.

ROMPER EL SILENCIO

En esta fecha las organizaciones Reporteros Sin Frontera (RSF) y Propuesta Cívica, decidieron presentar una denuncia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra México por omisiones y fallas en las investigaciones de la desaparición de los periodistas Mauricio Estrada Zamora y Ramón Ángeles Zalpa, desaparecidos en Michoacán en 2008 y 2010, respectivamente.

Desde semanas atrás Propuesta Cívica ya había anunciado esta acción y sus motivos, solo fue cuestión de que llegara el día.

Destaca que estas son las primeras denuncias por el caso de periodistas desaparecidos ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU contra el Estado mexicano.

Éstas denuncias fueron interpuestas a nombre de las familias de los dos periodistas, en ellas se solicita al Comité de Derechos Humanos que ordene a México realizar investigaciones eficaces y exhaustivas sobre estos casos.

También se pide que el aparato gubernamental repare de manera integral a las familias por sus años de sufrimiento y que garantice que estos casos no se repitan.

Las organizaciones especificaron que tienen identificados numerosos fallos, tanto en las investigaciones llevadas a cabo,por lo que ahora es la Fiscalía General de Michoacán, como por las autoridades del gobierno federal.


“Esperamos que llevar este asunto ante una institución internacional no solo dé a las familias de los periodistas desaparecidos la oportunidad de atraer la atención sobre su situación y la tragedia de la impunidad, sino que también les ofrezca una nueva ocasión de obtener la justicia que se les niega en su propio país”, afirmó ante medios de comunicación, el director de Incidencia y Asistencia de RSF, Antoine Bernard.

LOS CASOS DENUNCIADOS

Ramón Ángeles Zalpa, es un periodista desaparecido en el estado de Michoacán, después de salir del medio de comunicación donde trabajaba en dirección hacia su casa, en abril de 2010. En ese entonces era corresponsal en la región de Paracho de Cambio de Michoacán..

Ese día había recibido una llamada donde le pidieron acudir a la obra en construcción de la Universidad Pedagógica Nacional, en la que participaba, por ejercer además la docencia.

Su familia ha intentado obtener la declaración de presunción de muerte y después inscribir ante el Registro Civil e iniciar los procesos ante la Secretaría de Educación Pública para ejercer los derechos laborales.

Sin embargo, su familia se ha topado con que  las autoridades de educación y el sindicato tienen poca sensibilidad y experiencia para atender a familiares de profesores desaparecidos.

Mauricio Estrada Zamora, desapareció la noche del 12 de febrero de 2008, era periodista de La Opinión de Apatzingán. Salió de la redacción del diario, pero nunca llegó a su domicilio.

A la mañana siguiente, el automóvil que manejaba, un Nissan Centra gris con placas de California, propiedad del medio de comunicación, fue hallado con el motor encendido en una brecha cercana a la comunidad de Peña Colorada, en Buenavista, municipio vecino de Apatzingán.

La última vez que se comunicó con alguien, fue con su colaborador Hugo Alfredo Olivera Cartas, a quien le avisó que se iba a su casa. Olivera Cartas, fue asesinado dos años después, el 5 de julio de 2010, cuando era editor de El Día de Michoacán.

“La desaparición de los periodistas Mauricio Estrada Zamora y Ramón Ángeles Zalpa es reflejo de un sistema violento contra la prensa y de autoridades indiferentes. Al menos otros 27 periodistas han desaparecido en el país y ni uno solo ha sido localizado”, expuso la asociación Propuesta Cívica en sus redes.

​Los casos de Mauricio y Ramón son solo una muestra de la impunidad que impera y los riesgos de informar en Michoacán. En medio de una conmemoración como esta, han hecho y podrían hacer que varios países volteen a ver esta situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: