El lento pero temible alejamiento de la paz

La violencia, una de las problemáticas que agobia a Michoacán durante varios años y que le ha posicionado de oscuro modo a nivel nacional, no sólo le ha azotado y dejado la mala fama, sino que además le cuesta a la ciudadanía. Pero un reciente diagnostico prende una luz amarilla para la entidad en este tema.

Para fines de febrero de este año se dio a conocer el Índice de Paz en México, que es elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), y que proporciona una medición integral de los niveles de paz en el país.

Este índice se basa en la metodología del Índice de Paz Global, la más reconocida medición de la paz en el mundo, que ha sido elaborado por el IEP cada año, desde 2007.

La que recién se dio a conocer es la sexta edición del Índice de Paz en México y en ella se presentan las principales tendencias, los modelos y los factores que impulsan la paz en nuestra nación, incluido un análisis desde la perspectiva de la Paz Positiva, que estudia ocho estructuras sociales y destaca áreas importantes para el diseño de políticas públicas.

El informe también realiza una estimación del impacto económico de la violencia sobre la economía mexicana, y hace hincapié en la necesidad de aumentar la capacidad y la inversión en el sistema de justicia penal. Por último, aporta evidencia cuantitativa para ayudar al desarrollo de políticas públicas orientadas a crear una sociedad más pacífica.

Esta investigación es útil para formuladores de políticas, investigadores, líderes empresariales y, en general, cualquier persona interesada en la tarea de construir la paz en México.

VIOLENCIA POLÍTICA, SE REFLEJÓ

Cuando llegó a su fin el proceso electoral del 2018, Justo en este espacio de El Despertar, se dio cuenta de la acumulación de delitos que se daban (sobre todo homicidios), en contra de los candidatos que estaban en la pugna electoral.

Ahora, en este recuento, la violencia política que se vivió en la entidad, terminó por reflejarse al posicionar al estado como el segundo con más homicidios políticos, sumando una alarma que podría prenderse en la entidad.

Del 1 de septiembre de 2017 al 31 de agosto de 2018 se registraron en todo México 850 hechos de violencia política, este periodo incluye los nueve meses anteriores a las elecciones del 1 de julio y el mes posterior, durante el cual persistió la violencia en la transición política.

El 75% de estos ataques estuvieron dirigidos a políticos del ámbito municipal, el 18% a políticos estatales, y el 7%, a políticos federales.

De todos los partidos, los integrantes del PRI y Morena vivieron los niveles más elevados de violencia: 217 y 201 agresiones, respectivamente, lo que representó 54% del total.

Los estados de Guerrero y Oaxaca registraron el mayor número de asesinatos políticos en el año, comprendido entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de agosto de 2018: 32 y 29, respectivamente.

A estos estados los siguió Puebla, con un total de 18 asesinatos; Michoacán, con 17, y la Ciudad de México y Veracruz, con diez cada uno.

HOMICIDIOS MÚLTIPLES, EL TÉTRICO RECORD

También se destacaron los asesinatos donde, en un sólo acto, se quitó la vida a varias personas.

El informe detalla que en México tienen lugar con frecuencia homicidios múltiples, los cuales suelen asociarse a la delincuencia organizada y han sido característicos de los conflictos por el tráfico de drogas en la última década.

A nivel nacional, hubo 1.15 víctimas por cada carpeta de investigación por homicidio en 2018, una disminución respecto de la cifra de 1.2 en 2017.

Tamaulipas y Guanajuato fueron los estados más afectados por homicidios múltiples en 2018, con proporciones de 1.28 y 1.26, respectivamente. Les siguen Oaxaca, Zacatecas, Michoacán, Chihuahua, Nayarit y Jalisco, con cifras por arriba de 1.2.

Basta con recordar la escena que se difundió justo antes de terminar el año, el 27 de diciembre, en la que los cuerpos de ocho personas fueron hallados apilados en la parte trasera de una camioneta doble cabina, color crema, sin placas de circulación y sobre la que fueron escritos narcomensajes, en la comunidad náhuatl de La Manzanilla, cerca del municipio de Lázaro Cárdenas.

De acuerdo con las investigaciones, las víctimas fueron torturadas antes de ser ejecutadas y colocadas en la caja de la camioneta mencionada, que fue abandonada en un paraje. Los narcomensajes, se presume, estaban dirigidos a un objetivo delincuencial del municipio de Lázaro Cárdenas.

COSTO ’PER CÁPITA’

El impacto económico de la violencia en todo el país, en 2018, fue de 41,181 pesos por persona. Estas pérdidas per cápita equivalen a más de cinco meses de ingresos de un trabajador mexicano promedio.

El creciente impacto económico de la violencia refleja el deterioro de la paz que el país ha experimentado en los últimos cuatro años. Para poner estos datos en perspectiva, el impacto económico de la violencia fue 10 veces mayor que el gasto público en salud y ocho veces mayor que el gasto en educación.

Eso indica que, incluso, pequeñas reducciones a la violencia pueden ejercer un efecto positivo importante sobre la economía.

En Michoacán, el costo de la violencia por cada habitante ascendió a 37 mil 930 pesos durante 2018, y el estudio especifica que: “En los sitios donde hay un bajo nivel de paz, el costo económico de la violencia es mayor”, tomando en cuenta esta situación el panorama para Michoacán no es alentador.

BAJA LA INVERSIÓN Y SE ALEJA LA PAZ

Durante 2017 el costo por cada michoacano para el combate a violencia, fue de 47 mil 897 pesos. Mientras que para 2018 fue de a 37 mil 930 pesos; es decir, se invirtió menos en ese rubro, pero eso no significa que haya una mejora, sino al contrario.

La calificación de Michoacán en el Índice de Paz ha ido en descenso, prácticamente ha bajado un punto cada año desde 2015 y pasó del sitio 16 al 18 desde ese año hasta el más reciente, lo que significa que poco a poco Michoacán retorna hacia la lejanía de la paz.

Ahí es donde el foco amarillo de advertencia se enciende, pues entre estudios como este y los hechos de violencia que persisten, sobre todo en la zona de Tierra Caliente, el panorama a nivel estatal podría quedar cada vez más en evidencia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *