El sufrimiento social

El sufrimiento social

P. Agustín Celis

El sufrimiento social tiene diferentes causas, no solo lo causa el dolor físico, ya que el ser humano al ser un ser social, al entrar en relación con otras personas, culturas y leyes o gobiernos, se ve vulnerado por el exterior, por todas las fuerzas que tienden hacia su persona, al grado de ponerlo bajo diferentes situaciones que pueden ser causa de un sufrimiento personal.

El sufrimiento social, también lo podemos interpretar dentro de un trauma emocional, en la que la condición humana se ve afectada por la gran cantidad de acontecimientos sociales. Muchos de estas situaciones fortalecen la vida del hombre, pero otras son la raíz de patrones de comportamiento humano, e incluso de enfermedades, y causantes de muerte de los ciudadanos más vulnerables.

Un ejemplo muy claro lo encontramos en las ciudades invadidas por la violencia. Las personas que viven en esos lugares, siempre se encuentran en estados de estrés, por que viven con la incertidumbre de la violencia que se ejerce sobre sus derechos y sobre su libertad. 

La sociedad vive bajo este cáncer social de sufrimiento, porque aunque una persona sea muy pacifica, sea una persona muy madura y responsable. Siempre le afecta el ambiente entorno suyo, siempre le afectan las decisiones de los otros ciudadanos, y siempre vivirá bajo un yugo social que aunque, la persona no la provoque, el ambiente la incluirá en el descomposición del tejido social.

El sufrimiento social es una situación muy extraordinaria en la vida pública, ya que también encontramos en la base la evolución cultural, de la cual no podemos decir que las acciones de cada individuo sean sin alguna intención. Y esa intencionalidad tiene como fundamento varias situaciones como: el conjunto de creencias, valores y normas que se forjan a través de la cultura y por tanto el sufrimiento social se produce en el conflicto o choque de creencias, valores de la sociedad y de las personas con los nuevos esquemas de vida pública.

Toda esa fuerza, esa presión que se ejerce sobre el individuo, es causante de enfermedades físicas, como enfermedades psicológicas como: la depresión, el estrés, la ansiedad. Todas estas enfermedades que se desprenden de la vida social o laboral son fruto de las sociedades complejas y que su origen es la carencia de sentido en la propia vida social.

Es como  tratar de imponerles valores a los ciudadanos, pero quienes imparten justicia, son corruptos, es como exigirle a ciudadano que llega, que debe cumplir con ciertas exigencias de ese lugar, pero ya los que habitan ahí están desquiciados de esa violencia social.

El sufrimiento social, es una enfermedad de la sociedad, que ha luchado contra los valores, que se ha dejado inducir por ideologías muy particulares y egoístas. Que ha pretendido jugarle a ser Dios, creando sus propia escala de valores, su propia manera de entender la justicia y su manera muy egoísta de impartir justicia y sin escrúpulos pretender en sus manos los hilos que controlan todo lo que existe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *