EL ÚLTIMO, TAL VEZ.

La vejez algo te devuelve de la gratitud que tú compartiste en el transcurso de del tiempo que has vivido. Y te cae como miel y te hace pensar: por qué no actué siempre así? Allá por 1968 y hasta el 85 llevé juguetes de los baratos a los guachitos de TAMÁKUARO, LOS FORMABA EN UNA FILA DE GUACHES Y OTRA DE GUACHITAS. Se formaban y deformaban de acuerdo a las ansias que sentían y yo sentía una satisfacción muy pero muy grande y rara; con ropa o sin ropa ellos eran felices pero inquietos esperando su juguete, había las que cargaban a su hermanito en brazos, los que sudaban por la carrera para ganar un lugar que nadie más que ellos mismos se ponían, algunos que perdieron un guarache, o un zapatito, no faltaban los que se metían a la fuerza a la fil en el lugar que ellos querían, las madres que cargaban a uno y a los otros les regañaba pero ahí permanecían por un juguete barato, sí barato pero nadie más en toda la región hizo lo que yo hice,; por supuesto hubo quienes se me acercaban y decían no te van a agradecer nada, a quien te quieres ganar? Nunca les contesté, pero me hacían pensar y preguntarme: lo que me gasté en estos juguetes fue muy poco, hasta por el año 1985 ya comenzaron a decirme : yo quiero un carrito más grande, yo una monita de otro color, etc. y tuve que decirles para cumplir sus gustos: para lo que quieren no me alcanza… al siguiente años ya no les llevé y mi corazón sufrió, mis hijos los dos mayorcits al ver que se me salieron las lágrims me consolar´n diciéndome. PAPÁ, YA SON SUFICIENTES AÑOS, PARA QUÉ ESTAS EXPONIENDOTE A QUE TE INSULTEN, ya ves ese guache que está ya grandecito lo que te dijo. Y seguí yendo a mi querida tierra, pero solo a mis familiares llevé juguetes. Hoy, en el año dosmil, y tantos me reprocho y pregunto por qué no les seguí llevando? No lo van a creer, aun de vez en cuando hay quienes me saludan en la calle aunque ya no los conozco y me dicen doctor se acuerda cuando nos “traiba” juguetes y hacíamos una hilera aquí y otra acá y hacíamos harta terreguera? Pero ahora ya tal vez pronto, cuando la me creo: la Vida, la hacedora de TODO ME LO PERMITA. SÍ, ya son muchos años los que he vivido y como cualquier ser humano quiero seguir viviendo más pero estoy consciente y mi cuerpo, en mi soledad y en la noche me dice: s{i, mi amigo ya tu cuerpo se ha ido decrepitando y no sabemos hasta cuando aguantará entre más sepas cómo comportarte y alimentarte, más vas a durar. El 22 de sept, estaré en HUETAMO EN EL Encuentro 18 de PoetasAsí pienso, pero disculpe usted. Mi emaileránganidelabra@yahoo.com.mx- mi tel5544-723002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *