¿En qué nos convertiremos después del Covid-19? (Despertar de la tierra)

¿En qué nos convertiremos después del Covid-19?

El mundo está en crisis, la industria está en crisis, los países ricos están en crisis… el mundo industrial se ha parado, la naturaleza lo agradece, es un pequeño respiro. Los dueños del dinero también están agradecidos, les da oportunidad de hacer negocios. El hombre común será como siempre el más dañado, pues sigue una inercia de consumo y se la cortan y no sabe cómo responder, y no saber reaccionar, no es negocio. Los abusados, los tiburones del negocio, esos que están a la espera del descuido de sus vecinos para lanzar la tarascada, sólo es cuestión de preparar la red para cosechar peces, los cuales no hemos hecho crecer, sólo dejamos que maduren y cosechamos.

Estamos siendo bombardeados por miles de datos relacionados a la pandemia del Covid-19, y más que el miedo a la muerte, el trasfondo de todo esto es económico. Es cierto que hay problemas de salud, que el Covid-19 existe, ha existido desde los orígenes de la humanidad, y ha convivido con el hombre durante todo este tiempo. También es cierto que todas las crisis se dan por la existencia de un desequilibrio, de cualquier tipo, y hay crisis que son provocadas a propósito con un doble fin, el primero crear un falso desequilibrio para ocultar el verdadero desequilibrio y sacar una ventaja.

 Ya está creado el desequilibrio, ya maduraron la fruta, sólo hay que lanzar la red, y se lanzaron con todo. Las “redes sociales” están funcionando al cien por ciento, así es más sencillo desequilibrar algún indicador. Ahora vemos que, como siempre, las multitudes, el populacho, el pueblo, la muchedumbre, es susceptible a todo tipo de manipulaciones, y la consecuencia de estar dormidos, de ser presa fácil, son las consecuencias oscuras que vienen detrás y las consecuencias de la crisis del Covid-19, serán económicas y no pequeñas, serán fuertes. Se nota claramente en la desigualdad con la que se propaga el virus, que curiosamente no ataca a economías pobres, ni a economías atrasadas, donde el poder económico no permite esquilmar al populacho de manera maratónica.

 Desde luego sí se extiende en países con alto poder de pago, esos que podrán devolver con altos intereses el dinero que los obligaron a necesitar y, curiosamente, estos países con calificación de pago son lo que tienen graves problemas salud pública, a consecuencia de la vejez de su población. Países donde la pandemia está siendo más efectiva, más letal (la tasa de mortalidad del covid-19 es del 90% en personas mayores de 65 años, es selectiva pues), por ejemplo, Italia o España, países con una carga monetaria enorme de pensiones y una carga de salud pública muy alta en problemas de salud relacionada a las personas mayores, ya que tienen una cantidad muy grande de personas mayores y una tasa de natalidad baja, por lo que la capacidad de generar riqueza para mantener a los mayores está bajando a niveles de no poder ni siquiera mantener a los que producen.

 Según datos de CIA World Factbook, el 42.46% (de 25 a 54 años) de la población de Italia está en edad productiva, lo que nos deja un 57.54% dependiente de ellos. Sin considerar que en ese 42.46% hay personas que no producen, como funcionarios o religiosos. Mientras la población joven es escasamente un 9.74% (jóvenes entre 15 y 24 años). Esa es la expectativa y futuro mediato, eso nos indica que la carga social será en salud y no en educación, y poca generación de riqueza para solventar los gastos, habrá: menos escuelas, más hospitales, pero muy poco ingreso para construirlos. Por lo tanto, no es descabellado el rumor de que el Covid-19 haya sido manipulado para asesinar selectivamente.

 Lejos de sí es manipulado o no, mencionábamos que la crisis que ocultan es económica y los actos para paliarla son los que vamos a ver en consecuencia, uno es la eliminación de carga por salud a los gobiernos y a las pensiones, el otro es el que el FMI no está contagiado de nada, ni es dama de caridad, ni tiene empatía, ni desea ser una organización altruista. Es un ente de negocios que aprovecha esta oportunidad y que está ofreciendo recursos económicos a los países que pueden pagarlos.

 Si bien, en el portal del diario el Financiero, el día 16 de Marzo de 2020, señala que el FMI (Fondo Monetario Internacional) está preparado para movilizar su capacidad de préstamos de 1 billón de dólares para hacer frente al impacto del coronavirus, de los cuales son sólo 10 mil millones a tasa cero, y ya hay más de 20 países solicitando esos créditos… dice un dicho de emprendedores que si no te llegan las oportunidades, hay que crearlas y a río revuelto, ganancia de pescadores… ya se generó la oportunidad, es hora de empezar a cosechar, y el FMI tenía la red lista, presta. Ahora no sólo será la salvadora del mundo, también será la que mejor califique a los países poseedores de la deuda.

 Mientras el pueblo llano, lleno de miedo, no tendrá empacho en endeudarse en compras de pánico, para sobrevivir a una catástrofe de la que no tenemos certeza sea tan virulenta como para hipotecar su vida productiva, ni se enterará de cuánto deberá al FMI, una vez controlada la crisis, pero hay que curarse en salud y los ricos pueden usar su riqueza aprovechándose de las oportunidades del miedo, están listos, por ejemplo comprar acciones de aerolíneas que tienen una crisis por falta de pasajeros, comprar acciones en empresas dedicadas a la creación de vacunas, nada es casual, y la población es un buen borrego al que se le puede esquilmar sin mucha dificultad.

Observamos pues que la crisis pudo ser provocada por intereses económicos oscuros, donde el FMI algo tiene que ver, pero también tienen que ver otros intereses y esos son los más preocupantes, es la creación del hombre hibrido, resistente a muchas enfermedades y que al final lo dejen desprotegido de otras y que la vida le sea más complicada, y pueda depender toda su vida de lo que la élite mundial le venda y más que está endeudado con ellos.

Lo oscuro de todo esto, y en el que la humanidad en su conjunto está perdiendo, es que está siendo usada para muchos fines. Al hombre le están haciendo el mismo experimento que se le hacen a las frutas o a los animales: “ingeniería genética” pura disfrazada de buenas intenciones, se le trata como a un simple jitomate, al que se le inyecta un ADN distinto al propio, para darle propiedades diferentes de manera que al mercado le beneficie, como por ejemplo: hacerlo madurar más tarde y pueda ser transportado sin que sufra daños o hacerlo resistente a ciertos patógenos que le sean adversos, en las áreas de cultivo.

 A este, le colocan al mensajero de una cadena de ARN con señales específicas de un gen externo (no propio del jitomate), a la cadena de ADN original, produciendo así la hibridación. Lo mismo que al maíz, a la soya, a los cerdos, a los pollos, son genéticamente modificados, o híbridos. De esta misma manera, el hombre está siendo hibridado en cuanto recibe información externa mediante vacunas, de las que no sabemos aún cuales van a ser las consecuencias futuras y que reacciones tendrá nuestro cuerpo cuando tenga cientos de mensajeros ARN de distintos virus en nuestro cuerpo. Ni sabemos a ciencia cierta que sólo nos estén inoculando ARN del virus del que queremos protegernos en momentos de pánico, o alguna otra información.

Lo cierto, es que las industrias de las vacunas están trabajando a toda marcha, pronto tendremos a la salvadora y quizá sea el principio del fin de la humanidad, pues cada vez que nos inoculamos, nos preparamos para nuestra extensión. Quizá sea ese el plan de la tierra y haya mandado a sus depredadores a equilibrar su sistema, ya nos demostró que, con sólo un mes sin actividad industrial humana, el equilibrio empieza a manifestarse.

Después del Vocid-19, seremos seres genéticamente modificados, seremos hombres transgénicos. Así nos están programando y lo creemos, sólo esperemos que el experimento sí sea para bien y no sólo para mantener un rebaño económicamente útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *