Funcionaron las predicciones. ¿Se acerca el fin del mundo? (Despertar de la tierra)

Funcionaron las predicciones. ¿Se acerca el fin del mundo?

Hemos visto como el mundo está cambiando, no socialmente, no geopolíticamente, ha cambiado físicamente. Mucho de ello se debe a la actividad del hombre, mucho también son consecuencias de la actividad del hombre, la actividad del hombre ha hecho que sucedan eventos naturales de mayor trascendencia y que más daños causan al hombre mismo, y los estamos viendo cada vez más frecuentemente, más fuertes, más mortales para el hombre y en mayor cantidad. En esta columna nos atrevimos a predecir muchos de ellos, mañosamente sí, pues sabemos de antemano que sucederán porque el comportamiento de la tierra es lineal y cíclico.

 Sin comprometer hora, eso sí, comprometiendo fechas si, y si llegamos a fallar, sólo podremos levantar los hombros y seguir, a nadie le importa si fallas o no, la mayoría está preocupada por menesteres más lucrativos, eso no quita que podamos arriesgarnos a seguir prediciendo para los que sí están preocupados y repito, es sencillo hacerlo, sólo basta analizar los tipos y tiempos de los sucesos que vemos día a día ¿Recuerdan cuándo se predijeron sismos aquí? Pues ustedes pueden hacerlo con mayor precisión, pues es y seguirá siendo una tarea sencilla, ya no es cuestión de ser sensacionalista, no es cuestión de ser fantasioso, no es cuestión de ser fan de la conspiración, sólo es cuestión de encontrar un patrón, y los patrones ya están bien establecidos, sabemos dónde tiembla diario, México, Chile, Ecuador, Indonesia.

 Que mientras escribimos esta columna vuelve a temblar, con una intensidad de 6.9, nada despreciable, Japón, Irán, sabemos dónde tiembla con menos asiduidad, pero tiembla, en China, en Rusia, en Estados Unidos, en Italia, en Sudáfrica, y hasta que se establezca una nueva línea de fuego, seguiremos viendo los sismos en esa zona, serán sismos cada vez más fuertes y cada vez más violentos; por ejemplo, en México, la línea de sismos que iba subiendo de Chiapas ya llegó a zonas de sismos no comunes, tembló cerca de Cuauhtémoc, Chihuahua el día 7 de Julio y no fue menor, fue de 4.2 grados, para una zona normalmente tranquila. Mientras tanto en California Estados Unidos, empezaron los enjambres de sismos, con hasta cincuenta por hora, son de intensidades bajas, que después del sismo de 6.4 con más de 20 réplicas arriba de cuatro grados en un día hasta que sucedió el de 7.2.

 Se ve bastante normal, los Californianos deberán empezarse a preocupar como lo señala el gobernador de California Gavin Newson, estableciendo mejores sistemas de alarma, pues la zona es altamente inestable y muy poblada, los sismos podrán son mortíferos. La ventaja de la zona es que muchas viviendas son construidas con materiales ligeros, que atenúan los riesgos.

Los sensacionalistas señalan que se espera un gran terremoto no sólo en la falla de San Andrés, sino en todo el mundo, que dará inicio a la inversión de los polos, dejando al descubierto los vestigios de la civilización que existía en la Antártida, que suponen era la hiperbórea. Lo que si es cierto, es que los polos ya se están moviendo a su nueva ubicación, alejando los fríos de las zonas antaño heladas, veremos cómo se descongela el Ártico y la Antártida, para volver a ser áreas tropicales, como lo demuestran los vestigios que se han encontrado de árboles y animales atrapados en los hielos. Ya tenemos noticias de ello, hemos visto que en poco tiempo se deshieló el Ártico, vemos que Alaska tiene temperaturas tropicales, vemos que Europa sufre nuevamente por altas temperaturas y vemos como el hielo empieza a bajar.

 México ha sufrido repentinas lluvias de granizo, y el hielo en Australia, estos cambios vuelven inestables a las zonas antes estables, así que debemos prepararnos para lo que sigue, los grandes ciclones, los grandes huracanes, los enormes tifones, en las mismas zonas del trópico. Pronto la historia tendrá que volver a ser contada desde otra perspectiva. Aquellos que aun culpan al calentamiento global de todos nuestros males, les recomiendo que empiecen el cambio en casa, deben de cambiar sus patrones sociales basados en el consumismo y en el progreso, deben usar patrones basados en la sincronía con la tierra, porque la tierra es el único ser que nos puede dar vida. Las reglas sociales solo nos ayudan a que se separen las actividades y nos podamos enfocar a otras tareas que la simple tarea de sobrevivir. Digo simple, porque así parece ahora, pero se complicará si se cumplen las profecías más catastróficas que señalan el fin del mundo, donde habrá guerras, fuego cayendo del cielo, meteoritos golpeando la tierra, inundaciones, muerte por doquier y salvándose los elegidos.

 Evidentemente no será el fin del mundo, pero en todos los mitos y profecías hay algo que debemos considerar con seriedad, y es que los elegidos que se salvarán son los que estén preparados para el cambio, los que entiendan el cambio, como ha sucedido en todos los ciclos que ha tenido la tierra, los que entiendan el funcionamiento de la tierra sabrán como vivir en ella, así que debemos prepararnos, y preparar a la siguiente generación que será la más golpeada por los acontecimientos, los cambios dijimos, ya empezaron, parecieran ser de manera aislada, para que el hombre use su capacidad resiliente para adaptarse.

En el atlántico central, desde 2011 que se lleva la inspección de la zona no se había notado la creciente cantidad de sargazo que hay ahora, estimada en 80 millones de toneladas, cada año emergen de la zona grupos de algas, pero a partir de 2018 la cantidad ha aumentado considerablemente, y los científicos aún no se ponen de acuerdo sobre el origen, pero el alga, como cualquier planta si recibe nutrientes adicionales, come y crece. Al día de hoy se culpa a la deforestación de las amazonas y al uso indiscriminado de fertilizantes que terminan en las afluentes de las amazonas y llegan al Atlántico central.

Los humanos aún no comprendemos que cualquier actividad por insignificante que parezca, por fútil que crea, afecta a todo el entorno, el indiscriminado uso de fertilizante, pesticidas, herbicidas o fungicidas está modificando el medio ambiente, el sargazo podría ahogar enormes áreas de agua, dejándolos sin luz ni oxígeno, según las observaciones, este año las manchas de sargazo abarcan entre África y América, más de ocho mil kilómetros afectados. En México sólo estamos preocupados por que invade las playas del Caribe, que son sustento de miles de personas dedicadas al turismo.

Si la llegada de sargazo continúa, podría reducir la incidencia de visitantes y la zona podría colapsar económicamente. Mientras el presidente minimizaba las afectaciones, considerándolo un mal menor, los hoteleros se unían para retenerlo antes de su llegada a las playas y limpiaban las playas, aunque el gobierno reculó y empezó a establecer programas antisargazo, consideramos que no es la solución, pues la alga seguirá llegando si no se le deja de alimentar, para ello deberíamos de abandonar las practicas suicidas legales que hacemos como fertilizar tierras indiscriminadamente sin ninguna contención y que se contaminen cuerpos de agua.

 Debemos de dejar de deforestar, de combatir plagas con venenos potentes, como lo hemos estado haciendo ahora, al paso que vamos, no nos sorprenderá una pandemia de virus y bacterias resistentes a todos los químicos actuales que diezmen a la humanidad, pues estos bichos microscópicos son los únicos depredadores que han estabilizado el crecimiento poblacional, hasta ahora contenido por medicamentos. Si no lo creen, revisen los portales de noticias, que registran a las cucarachas como resistentes a la mayoría de los químicos usados para contenerlas. Ellas ya están preparadas para la siguiente extinción, así mismo los virus y bacterias simbióticas del hombre se están preparando para el siguiente paso, pues se han vuelto resistentes a la mayoría de los antibióticos, pues usamos cocteles de ellos para matar algunas cepas, mientras las otras se nutren de los demás fármacos que no le son dañinos.

 Lo sensato sería estudiar a la bacteria y atacar únicamente a la que produce el malestar, pero no tenemos esa capacidad aún, por ello se inventaron los cocteles o los llamados antibióticos de amplio espectro, que arrasan con bacterias útiles y dañinas, cierto es que curan momentáneamente, pero dejan un rastro, meten al ADN de las bacterias información que las previene de futuros ataques de esos fármacos, mientras los caducos se tiran al desagüe contaminando las aguas que después tomaremos a través de los alimentos, ya sea peces, o los que se contaminen por el riego. Vemos pues que la tecnología tiene su lado oscuro y que llegará el día en que tengamos que pagar un precio más alto del que ahora pagamos, llegara el día D de la humanidad, cuanto tengamos que sufrir el mayor ataque de la naturaleza, y que tengamos las defensas diezmadas. Allí sentiremos envidia de los nativos que están alejados de la sociedad, que sobreviven consumiendo sólo lo que necesitan, con una felicidad distinta a la nuestra, mientras nosotros nos ocupamos de resolver problemas que nosotros mismos creamos.

El apocalipsis se acerca, las trompetas empiezan a sonar, el hombre debe despertar de su letargo, los jóvenes son los más desfavorecidos con el planeta que están recibiendo, son los que más duro tendrán que trabajar, tienen la complicación del sistema económico existente, pero algo se tendrá que hacer, pues ni la economía, ni la política serán capaces de modificar el entorno si no hay voluntad. Las señales nacientes de protesta para solicitar políticas que detengan el cambio climático son símbolo de que están despertando a una nueva realidad, desde 2018, cuando la niña Greta Thunberg hizo pública su inquietud, miles de jóvenes han marchado, considero que ya es necesario hacer la nueva revolución a favor de la tierra, antes de que sea demasiado tarde.

 La revolución debe ser de la consciencia, porque el fin del mundo como lo conocemos se acerca, el final de un ciclo ha iniciado, la tierra modificará sus patrones y no le importará la guerra de egos entre mandatarios o entre nosotros, más nos conviene unirnos y trazar las nuevas acciones que ahora si formemos parte de la vida en la tierra y no sobre ella. Al menos podemos compartir con optimismo que la ONU ya lanzó una alerta de desastres relacionados al cambio climático, pues ocurren una vez a la semana, señalan que se requiere un trabajo urgente para preparar a los países con la finalidad de enfrentar el calentamiento global, en palabras de Mami Mizutori.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *