Hay de extinciones a extensiones (Política en lo oscurito)

Hay de extinciones a extensiones

Don Cedano estaba dubitativo, vean como Don Cedano empieza esta columna con la intención de ser columnista de fuste y fusta con perdón de Gil, empieza con una palabrota, fuerte, de las que llaman culta, con la firme intención de que mis lectores confíen en que Don Cedano no es cualquier columnista que encontraron por ahí, aunque sea cierto, no me digan que no los apantallé, Les decía Don Cedano dudaba, eso significa dubitar, y con el puño cerrado bajo la barbilla analizaba la situación del país, con la idea firme y clara de aleccionar a sus siete lectores y lectoras y lecteres por si las dudas, digo, si es que pueden ser aleccionados, y en su ensimismamientos dubitativo, Don Cedano no encontraba la aguja en el pajar, ni lograba descubrir el hilo negro, solo seguía así, con la mano en la barbilla, hasta que le pareció ridículo, y decidió pararse y caminar por su pequeña biblioteca, dos pasos al frente, dos a la derecha, dos hacia atrás, dos a la izquierda y ya estaba recorrida toda el área, así, con las manos en la espalda, la mirada al piso continuaba si trajín intelectualoide, ¿Se extinguirá el hombre? ¿O solo los animales?, ni siquiera piensen que Don Cedano pensó en los chuchos con lenguaje chiapaneco Tapachulteco, no, nada de eso, hablaba en serio, los chuchos esos del Perderé ya fueron, ya ven su nombre lo dice al pie de la letra ¿Qué es PRD? ¡Ah! ¿Existe? ¿Sí?, es que deveras, Don Cedano no tiene perdón de diosito, no vaya a salir con que no sabía que el PRD todavía existe, sí, aunque no lo crea, aunque haya anotado en su cuadernito que Don Bronco obtuvo más votos que muchos de los partiditos, si quisiera Don Bronco podría hacer un partido y tener su negocio asegurado, por eso de la tradición familiar de heredar partido, así podría contar con mucho dinero de sus seguidores que le donan vía impuestos a los partidos, ¿Qué solo se van el Panal y el Pes? ¡Ah! ¡Qué injusticia!, ¿De qué van a vivir?, de los mismo que viven los animales que sí se extinguieron, de limbo, el Panal y el Pes son la esperanza de muchos mexicanos, la esperanza de que se acaban o extingan todos los partidos innecesarios, así como están destinado al Prit y al Bolillo a desaparecer o a renovarse en la esperanza de los mexicanos, ya saben “renovarse o morir”, esperaría que se murieran, pero son como la hidra, cortan una cabeza y salen mil, ¿Dónde deberíamos golpear para desaparecerlos? Duro ya la cabeza no funciona, deben tener el cerebro en otro lado, ¡Hum!, ¿Será? ¿No, cerebro no hay o sí?, Don Cedano se quedó dormido pensando en que animales deberían de desaparecer y no encontró a ninguno susceptible y su mente solo se iba hacia los chuchos, ¿Y los demás?, los animales de la creación esos deberían de ser intocables por el hombre salvo para sobrevivencia, que a como se dan las cosas pronto podrán.

Don Cedano deja de lado a los partidos porque hace muina, para aquellos que son millenials y no saben lo que significa muina; significa enojo, coraje, es que no se vale, los partidos políticos son un verdadero lastre, chupan dinero como si fuese alcohol en algún escuadrón de la muerte, y se indignan porque la sociedad no solo cree, asegura que no los necesita, y los dirigentes se sienten dioses y creen que son muuuy necesarios, podríamos dejar dos, para seguir haciendo el ejercicio democrático de elegir y que nos sintamos representados, pero con poquitos, ahórrenle toda esa lana al pueblo de México y ahórrenle cochupos, ahórrenle corrupción, ahórrenle impunidad, ahórrenle moches, vaya, que si se ahorraría mucho eliminando a todos los partidos, ahora que está la Prieta en el poder, que todos los demás se fundan en uno y dejen solamente a sus mejores elementos, a los honestos, ja, ja, ja, ¿De qué se ríen? ¿A poco no ha ni uno? ¡No puede ser!, Don Cedano ha vivido engañado toda su vida, sigue siendo inocente y confía en la honestidad de las personas, ¿Solo Bartlett ha cruzado el pantano y no se mojó?, bueno, debe ser algún premio de consolación, pues ya está más pá allá que pá acá, casi como Don Cedano, así que si mis siete lectores están de acuerdo en mantener con vida a Don Cedano, que no se muera de un coraje, propongan en todas sus plataformas la desaparición de todos los partidos políticos a excepción de dos, y que los diputados y senadores sean pocos, unos 50, no requieren más, Don Cedano sabe que a los políticos no les gusta vivir en el error, o sea fuera del presupuesto y se puede armar la de dios padre, pero los mexicanos podemos aguantar eso, si algún Lozano aparece, pues que se dedique a robar, pero fuera de la política, para ver por allí lo atoran y lo meten al fresco bote, ya inhabilitado.

Don Cedano estaba preocupado, Nicolás Maduro había hecho volar su imaginación, se imaginó un atentado en su contra, un pajarito le explotó y no fue en su cara, le hubiera dado gusto a muchos Venezolanos, y a como están las cosas, no sabemos si de verdad fueron unos malos atentadores o un buen montaje para hacerse la víctima y buscar quién la pague, y de seguro ya sabía a quién echársela, lo que sí es cierto es que los Venezolanos no se equivocan al mencionar que el gobierno que tiene no es el adecuado, y los que tienen que resolverlo son los mismos Venezolanos, muchos con hambre salen a buscar refugio a los países vecinos, que ya también empiezan a repelar por tantos inmigrantes, Colombia ha recibido cien mil, y como siguen llegando se puso más estricto el ingreso, se estiman cuatro millones de Venezolanos que hay huido de la crisis que enfrenta su país, a ese paso Maduro se va a quedar únicamente con los pobres que estén imposibilitados de salir económicamente y se tienen que aguantar, desde luego él (Maduro) y su gabinete no sufren hambre ni escasez, y sus baños de pueblo se verán reducidos a verlos por el balcón y el pueblo, con la esperanza de que pronto se acabe esa crisis, lo que no saben los Venezolanos, es que recuperarse de las crisis está complicado, no imposible, pues al momento en que toque fondo se requiere al menos una década para volver a nivelarse, que nos pregunten a los viejos, que sufrieron varias en el pasado y que desde Zedillo ya no las padecemos, no gracias a los gobiernos que nos han tocado, que ellos sino a la autonomía del Banco de México, que ahora con Peña casi patina pues aumento la deuda externa cosa que no hizo Chente Fax ni Caldedrunk a pesar de todos sus fallos, así que no es por desanimarlos, pero si no acaban de tajo con ese gobierno inmaduro, van a batallar y a sufrir más privaciones, el populismo es bueno solo para ganar votos, como medida económica para bienestar de la población no mucho, suerte hermanos.

Ya entrados en corajinadas, las que nos dejan los gobiernos que atentan contra el pueblo al que se deben, y conste que no hablo de Peña, sino de Maduro, hablaremos un poco de lo que la historia señala de esos malos gobiernos, y son malos porque somos indolentes, Séneca decía por allá en el año 95 de nuestra era “El gobierno más difícil es el de uno mismo”, lástima que no aprendamos, ahora queremos que el gobierno nos de la comida en la mano, por eso votamos por San Péjele, que esperemos lea a Kung-Fu-Tzu, o Confucio para los del Conalep dice Jairo, ese que inventó la confusión, según las reinas de belleza, y digo que lea a Confucio que decía “gobernar es rectificar”, y vaya que tenemos mucho que rectificar, y como decía mi abuela “no hay recién llegado que sea mala gente ni viejo que no haya sido valiente”, así que San Péjele ya sabes, atiende a mi abuela, se buena gente y cuando seas viejo, digo, más viejo, después de seis años contarás que eras valiente en la campaña, mientras yo, Don Cedano, buscaré un lugar a donde ir a posar mis viejos huesos, pues la tembladera no deja en paz a la tierra, ya no se ve un lugar sin puntitos en el mapa de la tembladera, y con eso de que le Popo ya trae de malas a los chilangos, conviene que acá en nuestro rancho, allá por el rincón de Cedano pongan sus barbas a remojar, aplica también para los de la Nueva Italia, que no sé qué movedera tiene la tierra cerquitas de cuatro caminos,  ¿No se dice cerquitas? ¡Ah, que caray!.. decía mi abuela; “antes todo esto era campo” ahora no es lo mismo, ya llovió dendenantes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *