Historias desde la oscuridad

Historias desde la oscuridad

Por: Ricarda Vega Estrada

Como una cucaracha

Viajando en el tiempo y en el espacio, cierro los ojos, regreso a un pueblo ubicado en el semi desierto queretano, en él se encuentra una pequeña casa con muros de adobe y techumbre de láminas de asbesto, allí habita una familia, conformada por un padre, una madre y cinco hijos.

Abro los ojos y puedo percibir los pequeños cuadros de un mandil, lo porta la madre, que, sentada frente a una niña, juegan serpientes y escaleras en una pequeña mesa de madera, adornada con un plástico multicolor que tiene impresas frutas y flores. El juego es muy tradicional, y se parece a la vida, las veo jugar y comparo el juego con la vida, veo que las escaleras te llevan al éxito, y las serpientes al fracaso.

 Veo la mirada condescendiente de la madre que sonríe mientras la niña está obsesionada por ganar, tanto que sutilmente hace trampa. La madre ve y sabe que la niña quiere ganar a costa de lo que sea, decide darle una lección, levanta la voz y la niña se sorprende, ve que es difícil engañar a su madre, la voz seria le retumba en la cabeza –“eres igual que tu padre, van perdiendo y no lo aceptan, y buscan triquiñuelas que les permitan ganar, son igual que una cucaracha”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *