La biblia según San Barbosa (Política en lo oscurito)

La biblia según San Barbosa

Por allá del año 1602, salió a la luz una versión de la Biblia que había sido revisada por Cipriano de Valera, basada en la versión traducida previamente por Casiodoro de Reina en 1569, antes de Valera esa versión era conocida como la Biblia del oso, a la nueva versión se conoció como la Reina Valera. Don Cedano en un tiempo creyó que se trataba de la Biblia encontrada en la tumba de alguna reina. Su ignorancia es espectacular, pero gracias a mis maestros corregí el error. Así que la Reina Valera, la Biblia de las Biblias, era en honor al traductor y revisor, es la más socorrida por los hablantes del español, principalmente protestantes.

 Hubo unas revisiones más por allá del año 1909 y otra en el 1960, pero ninguna supera a la Reina Valera ¿Dije supera? ¡Me retracto! En 2019 llegó la Versión Péjele-Barbosa, una versión tropicalizada al lenguaje culto, docto de Tabajco, porqué Tabajco es un edén…  después de 1960, no había habido revisiones serias, tan sesudas, tan, tan, tan… tirín tirán, tan, exhaustivas, que ésta. Desde luego tuvieron que suceder eventos escatológicos bastante grandes, que han hecho cimbrar a las 4,600 religiones de todo el mundo, que están en ascuas, mordiéndose las uñas y tiritando de la ansiedad, a la espera de la divulgación de la buena nueva, que se leerá en todas las escuelas del país ¡Yess!

 Les decía, la Biblia no había sido revisada a conciencia, hasta que llegó la iglesia de San Péjele, que se ha encargado de revisarla, principalmente en esas reglas morales de la justicia, porque las anteriores ya son anacrónicas, son de administraciones pasadas, y ya lo pasado, pasado…  ahora ¡A lo que te truje chencha! Así que ¡Chiquillos y chiquillas! A partir de ahora nada de ojo por ojo, diente por diente, nada de eso, desde ahora tendrán que leer los nuevos Evangelios, que sustituirán a los Marcos y Mateo, por eso de que entre Eliud y Eleazar se debió meter un tabajqueño, o al revés, entre algún tabajqueño se metieron Eleazar o Matán, poquito antes de que naciera San Péjele, en esa genealogía me perdí; pero el caso es que, el líder espiritual non plus ultra, es San Péjele pues.

 Así que, gracias a la revisión exhaustiva de la antigua Biblia, hemos llegado a la conclusión de que se requería una nuevecita, con hartos visos de modernidad. A lo mejor no tiene caso de quitar los cuatro Evangelios, sino de aumentarle otros dos, total los amantes de la conspiración dirán ¡Se los dije! No eran cuatro, eran catorce, estos dos últimos encontrados en las cuevas de Chicomoztoc, en perfecto estado de conservación, escritas en un castellano antiguo, presumiblemente mal traducido del antiguo Náhuatl, casi tratado como Evangelio apócrifo, apareció, casi de la nada y por purita casualidad, el Evangelio de San Péjele que dice el mito apareció por Macuspana, pero a este autor no le cuadra la geografía, Chicomoztoc debería estar en lo que hoy es el Estado de México. Pero la historia es rara a veces, nos cambia los lugares, no tenían GPS los antiguos, eso nos desconcierta, así Tabajco podría estar cerca de Chicomoztoc y ni cuenta nos damos.

 Decíamos pues que la nueva versión revisada y corregida por Barbosa, será un boom moral, convertirá en santos a quienes los toque la palabra, ¡irén namás que chulada! El evangelio según San Péjele, después de hacer su genealogía, entra en materia moral, “todos aquellos que delinquieron, serán perdonados” … palabra del señor… lo único que necesitan es arrepentirse y unirse al nuevo proyecto de dios que se llama La Prieta. Es facilito. Y vaya que lo está logrando, miles de personas con hartos pecados políticos se unieron a La Prieta y ¿Qué creen? Han sido perdonados y purificados.

 En ese mismo tenor, el Evangelio señala más adelante, en un arrebato celestial sin parangón, atendiendo a los reclamos primitivos del amor maternal que le tienen las mamás a los hijos y estos el respeto que les deben, señala con harta elocuencia, aduciendo a la responsabilidad de ellas por parir malnacidos y malparidos, ja,: “mamás del mundo os digo, que si su hijo se dedica a delinquir, a molestar a sus vecinitos, a quitarles su lonche, su dinero so pena de perder la vida a manos del pedinche, si su hijo se dedica a pintar, rayar o vandalizar edificios del vecino o del César, si sus hijos caen en malos pasos, será su responsabilidad darles unas nalgadas que los conviertan en seres de bien” es palabra del señor amén… (San Péjele 10-20).

 En el versículo 10-21, habla de algo extraño que Don Cedano aún no digiere, y no logra descifrar por completo, dice: “Los que ponen las mantas no son bien vistos por la sociedad. Además, que se porten bien, que hacen sufrir mucho a sus mamacitas” … quizá habla de los judíos y mercaderes, o no sé, posiblemente son mantas para confeccionar ropa ¿Habla de narcomantas? ¡Ah!, bueno, así, sí, que les tunda donde les duele a los malosos, que vean como sufren sus amás al saber que ponen mantas, pobrecitos, Don Cedano se compadece, aunque la compasión que es un sentimiento de tristeza que se produce al ver a alguien padecer, y Don Cedano no quisiera sentirlo por los malvados, ni sus familias, ellas sabrán como arreglárselas para sufrir solitas, y ahora con este Evangelio, podrán ser reconfortadas, por Don Cedano.

 Bueno, el Evangelio es una chulada, y termina después de casi quinientas páginas que describen la vida y obra de San Péjele en una máxima que, según los exegetas del Instituto del Mundo Mundial de los Otros Datos, grandes traductores de libros sagrados, es un conjuro con el que la nueva versión, cuasi religión de San Péjele, ha cambiado la forma de ver al mundo. Con este conjuro, no sólo es posible, es prácticamente seguro que tendremos un mundo feliz, nada de Aldous Huxley, ni que la chinita, con este la humanidad será encaminada por el camino de la verdad, de la justicia, del bien, del amor, de la armonía, ¡snif!, ¡Snif! Casi lloro de la emoción, es que nada más hermoso que este conjuro demoledor que acabará con la maldad.

 ¿Qué ya lo explique para aplicarlo en su vida diaria? ¡Tranquilos mis siete lectores, ustedes lo sabrán antes que nadie! Y lo usarán para bien de la sociedad, pues ustedes son buenos y harán con ello a miles de personas buenas…

¡Está bien, ya lo diré, ya no la haré de jamón! Hagan de cuenta que tienen un grupo de delincuentes que están muy, pero muy beligerantes, o sea muy peleoneros, que matan por gusto, de esos que en México no hay… bueno, de esos malosos… primero, para calmar un poco el ímpetu, se les dice “bájenle, vamos a portarnos bien”, así como el Vade, retro Satanás de antes. Después, ya para acabar de una vez por todas con esos malosos, se dice fuerte “al carajo con la delincuencia, fuchi, guácala”, y asunto arreglado, la delincuencia cae como azotada por un rayo mortal, casi como las plagas de Egipto cuando los judíos andaban errantes. Así merito.

 Así que ya lo saben, pueden vivir en un mundo mejor, siguiendo esos pasos. Se ve complicado, pues son palabras esotéricas, con bastante carga energética que, si no se dicen con la tonalidad correcta, ni las pausas correctas, se ceba. Deben de esperar varios segundos entre una y otra, mídanle, para que funcione. Les recomendaría que dijeran la primera, se jetearan un rato y dijeran la segunda, a mí me ha funcionado, ningún delincuente me he topado cuando estoy en el psiquiátrico, me cae.

 Les comentaba que esta versión fue revisada por Barbosa, un prócer subestimado, o desestimado, no lo sé aún, pero se ha sacado unas de la manga que sólo pueden ser dictadas por dios… el de la Biblia nuevita, ese no, otro, digo ese dios con minúsculas, es un dios pendenciero, asesino y revanchista, que es la cara opuesta al de San Péjele. El de San Barbosa cumple a cabalidad la ley de la polaridad, se ve que tienen raíces muy antiguas basadas en el Kybalión. Eso si deja sorprendido a Don Cedano, que no creía que llegaran a ese nivel de sofisticación. Esa ley dicta, refiriéndose a San Péjele y San Barbosa, en la biblia Péjele-Barbosa: “Todo es doble, todo tiene dos polos: su par de opuestos, los semejantes y los antagónicos son lo mismo.

 Los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan, todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse” … todo eso es Barbosa, que como todo líder espiritual tiene al dios malvado que asesina, para que San Péjele brille en toda su bondad.

 San Barbosa y su evangelio encontrado en Huejotzingo, dice que su dios lo ayudó a obtener el poder, a ser el rey poblano por excelencia, y su castigo fue imponente, así hace justicia su dios, asesinando contendientes políticos y se tiene que celebrar, y para no desentonar, entre su santidad y superioridad, no se debe disculpar ¿Para qué? Los que murieron son simples mortales que merecían la muerte por “robar una elección”. Digo, debe ser algo muy, pero muy divino, y que Barbosa en su santidad tiene línea directa con su dios, que le dijo toda la verdad y que los humanos en su ignorancia aún no logran descifrar.

 Así que Barbosa tiene derecho a hacer una apología a los muertos, aunque sean sus paisanos, aunque uno de ellos era la gobernadora electa, aunque como todo mesías tropical tiene detractores con un ateísmo fanático, tan fanatizado como Pablo Hiriart que no cree en él; no cree en San Barbosa ¡Imagínense! Al potro por hereje, de los herejes malos, no de los buenos. Bueno, Pablo Hiriart se atrevió a decir que Barbosa perdió la razón y no puede seguir gobernando Puebla o sus odios y rencores son insuperables, no sirve para unir, sino para dividir… a muerte, algo impensable en La Prieta, un gobernador no debería tener esas fobias, debería estar en algún centro de readaptación psicológica, su frase contundente “el primero de julios de 2018 yo gané, me la robaron y los castigó dios”. Su dios chiquito, con minúsculas, el asesino pues, el de las plagas de Egipto y toda la cosa, debió habérsele botado la chaveta gracias al poder. Suele pasar.

Esa frase no se dice en un evento público, se la guarda para su locura personal o su venganza personal, eso lo pone en evidencia ¿Podrían haber sido asesinados? No por dios, sino en nombre del dios asesino de Barbosa. Ese dios que hace justicia electorera ¡Changos Don Cedano, se está metiendo en intríngulis! Deje ahí las cosas, imagínese, si Moreno Valle era, sino uno, al menos el más fuerte opositor a San Péjele, eso deja dudas, los ídolos se derrumbarían, la 4T dejaría de ser paje de amor y paz, mejor ahí le dejamos, luego piensa uno mal… Don Cedano mejor se va a un retiro espiritual, para que su mente encuentre sosiego y buscar la biblia Péjele-Barbosa, que debe estar escasa por lo socorrida, así el país entero estará en paz con la 4T y con el dios vengativo de Barbosa, que resuma soberbia por todos sus poros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *