La desventaja Coalcomán: tan cerca del desastre, tan lejos de que se difunda su afectación 

Por: Esteban Patricio M.

La coincidencia de fechas y lo que para la mayoría fue “solo un buen susto”, es lo único que llamó la atención del sismo del pasado 19 de septiembre. Sin embargo, en coalcomán de Vázquez Pallares y sus zonas cercanas, donde fue el epicentro del temblor, los daños y el temor prevalecen, pero por no tratarse de la capital del país, parece que la atención nacional es menos.

El temblor que sacudió siete estados de la zona centro del país el pasado 19 de septiembre, inicialmente causó conmoción por la coincidencia en fecha con aquellos sismos que afectaron fuertemente a la Ciudad de México en 1985 y 2017.

En el más reciente de esos sismos, el epicentro fue en una zona entre el estado de Puebla y el de Morelos, más cerca de la Ciudad de México, y las consecuencias fueron devastadoras en la capital del país.

Las coberturas en medios de comunicación fueron extensas y detalladas en ese sitio, con todo tipo de historias, desde aquellas de la solidaridad de los capitalinos regalando comida a todos los que estaban cerca de las zonas de desastre, hasta el famoso caso de “Frida Sofia”, la niña ficticia.

Pero ahora que el epicentro fue en la Costa Sierra de Michoacán, parece que prevalece una percepción de que “no fue tan grave”, la cual hasta se sustenta en el “tipo de movimiento” del temblor, sin embargo, las secuelas en Michoacán, Colima y parte de Jalisco, dicen otra cosa.

EL SISMO DE LA RARA COINCIDENCIA

Minutos después de que se realizó el simulacro de cada 19 de septiembre en Ciudad de México, se presentó un sismo real.

El Servicio Sismológico Nacional preliminarmente reportó un sismo de 6.8 de magnitud, detectado al sur de Coalcomán, Michoacán, a las 13:05 de la tarde.

Sin embargo, minutos más tarde confirmó que el sismo fue de 7.4 a 63 kilómetros al sur de Coalcomán en Michoacán. Para las 14:46 horas, un nuevo reporte señaló que el sismo fue de 7.7.

La magnitud de este sismo fue mayor al que se presentó en 2017, pues en esa ocasión el reporte final fue de una magnitud de 7.1.

En las redes sociales el primer hecho que generó tendencia,fue la coincidencia en fechas y horas, pues está el antecedente del sismo del 19 de septiembre de 1985 por la mañana y el de 2017 que fue también a minutos después de la 1 de la tarde.

Se enfatizó incluso por expertos que la posibilidad de que un sismo ocurra en la misma fecha, en el mismo país, en tres ocasiones seguidas, es mínima, mucho menor al 0.1%.

MITOS QUE PREVALECEN

Después, en el aspecto de su intensidad, los internautas aseguraban que fue “menos grave”, porque el movimiento del sismo fue oscilatorio (moviéndose hacia los lados), y no trepidatorio (moviéndose de arriba a abajo), y por eso fue menos destructivo.

Pero desde hace algunos años los especialistas han enfatizado que todos los sismos tienen ambos movimientos en algún momento e incluso este tema es más un asunto de percepción de las personas.

LA DURA REALIDAD QUE NO SE VISIBILIZA

Pero en la zona de la Costa – Sierra se difiere de que este reciente temblor haya sido “menos grave”, pues dejó un sendero de destrucción en las comunidades cercanas al epicentro en Coalcomán de Vázquez Pallares.

El gobernador, Alfredo Ramírez Bedolla, reportó en conferencia de prensa que hubo daños en 3 mil 161 viviendas, 89 instituciones educativas, 21 centros de salud y 3 iglesias. Por eso solicitó la declaración de estado de emergencia en los municipios con más afectaciones, entre ellos Coahuayana, Aquila, Chinicuila y Coalcomán.

Basta mencionar que en Coalcomán la presidenta municipal,María Esquivel Colin, detalló que 215 casas en la región tienen graves daños, algunas incluso perdieron el techo. Si se toma en cuenta que en el último Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el municipio de Coalcomán de Vázquez Pallares, en el estado de Michoacán, había 7 mil 308 viviendas totales, por lo tanto, tres de cada 100 viviendas tuvieron daños graves.

Las Fuerzas Armadas han movilizado a 3 mil 611 efectivos en esas zonas para participar en las labores de auxilio. Incluso, la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, ha informado que dos personas murieron a causa del temblor de este lunes y que otras 10 están heridas.

Se ha publicado en algunos medios que el temblor provocó daños en alrededor de 35 unidades médicas en los estados de Jalisco, Colima y Michoacán, donde fue el epicentro del temblor, tan solo en nuestro estado se reportaron 23 unidades médicas afectadas en los municipios de Pátzcuaro, Zacapu, Apatzingán, Uruapan, Boca de Apiza, Puruándiro y Cherán, con afectaciones mayores en el Hospital de Maruata, el cual fue desalojado.

En el vecino estado de Colima, muy cerca del epicentro, la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano estatal detectó dos mil 790 viviendas con afectaciones. También han solicitado la declaratoria de emergencia en algunos de sus municipios.

En total se estima que el temblor dejó poco más de seis mil viviendas con afectaciones, además de daños en negocios, vehículos y caminos.

Los otros estados afectados fueron Jalisco, Nayarit, Aguascalientes y Ciudad de México.

EL TEMOR QUE PREVALECE

Tras el primer sismo del lunes, se han presentado más de 800 réplicas que han generado incertidumbre entre la población de estas zonas, pues algunas han llegado hasta los 6.9 grados de magnitud, generando nuevos daños, como en el caso de Uruapan,

Este fenómeno, recién conocido por la mayoría de los habitantes de esta zona del país, ha generado alta incertidumbre y temor.

​La desventaja de la Costa Sierra michoacana y de Colima que vivió este fenómeno natural, es que no se trata de la capital del país, y pareciera que tiene menos atención el 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: