La Iglesia Católica también es acción social

P. Agustín Celis

La iglesia católica, a través de diferentes acciones, sigue actuando a favor de los más desprotegidos, ya que muchos sacerdotes se encuentran en diferentes lugares del país, donde se vive con carencia económica y grande necesidad de los servicios y productos de primera necesidad. 

La Conferencia del Episcopado Mexicana (CEM), juntamente con la Comisión de la Pastoral Social, Caritas Mexicana, asumen el compromiso en beneficio de la sociedad, con el objetivo de ayudar siempre a los más necesitados.

Hoy día sabemos que México enfrenta unas de las batallas más duras por la crisis frente a la Pandemia, y se ve más la necesidad de las personas, por ello urge la unidad, la solidaridad y la necesidad de apoyarnos unos a otros como miembros de la misma familia.

Debemos superar la distancia que nos separa en esta sociedad y ser subsidiarios en la medida de lo posible. No podemos cerrar los ojos ante la necesidad de las personas, no podemos cerrar las manos frente a la carencia de otros, no podemos voltear la cara a otro lado, cuando nos encontramos rostros llenos de necesidad.

Por esta razón la Iglesia en México, junto con varias instituciones, han emprendido acciones para apoyar al pueblo más necesitado y vulnerable ante esta situación.  

La Iglesia ha sido muy creativa, lanzando diferentes programas de ayuda social, tanto para los alimentos, medicamentos y ayuda espiritual a las familias que requieran el acompañamiento en diferentes procesos en los Centros de Escucha.

Por otro lado, la Iglesia ha emprendido otras acciones para apoyar a la gran cantidad de personas que han perdido su trabajo y necesitan un empleo para solventar la economía familiar.

Con todas estas acciones, la Iglesia pretende llenar de esperanza a todas las personas que enfrentan esta crisis con gran necesidad y que día a día viven angustiados por la enfermedad o por la crisis económica. La iglesia quiere hacer presente el rostro misericordioso de Jesús, que sale al encuentro del más necesitado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *