La impunidad opaca la libertad de expresión en Michoacán


Por: Esteban Patricio M.
El pasado 3 de mayo se conmemoró el Día Internacional de la Libertad de Prensa, sin
embargo, en Michoacán la conmemoración está oscurecida por la sombra de la impunidad
que prevalece sobre las violaciones a esta libertad, asi como amenazas y asesinatos de
trabajadores del gremio periodístico.
LA CONMEMORACIÓN
Fue en 1993 cuando, el 3 de mayo, fue proclamado como el Día Mundial de la Libertad de
Prensa, así lo determinó la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo la
recomendación de la Conferencia General de la UNESCO.
La fecha se eligió para que coincidiera con el aniversario de la Declaración de Windhoek, en
la cual los representantes de medios de comunicación africanos, que participaban en un
seminario organizado por la UNESCO en la capital de Namibia, elaboraron un documento
donde se recogían los principios de la libertad de prensa.
Según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la
libertad de expresión es un derecho fundamental: «Todo individuo tiene derecho a la libertad
de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus
opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin
limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».
Teniendo en cuenta ese derecho, el Día Mundial de la Libertad de Prensa es una
oportunidad para recordar a los gobiernos que es necesario respetar la libertad de
expresión y para concienciar sobre los problemas de la libertad de prensa y la ética
profesional.
EL PANORAMA EN MÉXICO
Desde el 2000 hasta este marzo, en el país han sido asesinados 153 periodistas y 29
desaparecidos por su labor de informar, de acuerdo a la organización defensora de la
libertad de expresión Artículo 19.
Pero se han visto casos en los que una nota de ocho columnas, le puede costar la vida,
como a Javier Valdez, asesinado el 15 de mayo del 2017 o a Miroslava Breach, en marzo
de ese mismo año y cuyo caso es de los pocos en donde hay detenidos: Hugo Amed
Schultz, exalcalde del municipio de Chínipas, quien fue condenado a ocho años por
participar en su homicidio .
En estados al sur, como Guerrero, donde ocurrió la desaparición forzada de 43 normalistas
de Ayotzinapa, los periodistas sufren desplazamientos masivos; en el Estado de México,
uno con altas tasas de feminicidio, secuestraron a una de las periodistas más críticas,
Teresa Montaño. Mientras que, en el estado del oeste, el efecto Monitor Michoacán ha
hecho que cierren sus cortinas otros medios regionales, por mencionar algunos casos.

PERIODISTAS MICHOACANOS EN RIESGO EN VARIAS ZONAS
Justo con motivo de esta conmemoración, durante los últimos días, organizaciones locales y
periodistas señalaron la situación que se vive actualmente en Michoacán, principalmente en
las regiones de conflicto, como Tierra Caliente, la Sierra Costa, la región Oriente y otras.
Actualmente los periodistas que laboran en las zonas de conflicto han tenido que adecuarse
y crear sus propios protocolos de protección, ante la falta de apoyo de los tres niveles de
gobierno para documentar la auténtica condición de violencia que se vive en las distintas
regiones.
La Unidad de Defensa de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación reconoció
que dicha condición de riesgo, en las distintas regiones del estado, obedece a que muchos
municipios y autoridades locales de primer contacto están involucrados con el crimen
organizado y actividades ilícitas que derivan en condiciones de violencia, como las que
padecen regiones completas de Michoacán y del país.
PREDOMINA LA IMPUNIDAD
En lo que va del 2022, al menos 3 periodistas michoacanos fueron acogidos en mecanismo
de protección que hay en la entidad, mientras que, de diciembre de 2018 a la fecha, suman
17 casos de comunicadores que solicitan protección.
Justo el pasado miércoles 4 de mayo integrantes del Colectivo NiUnoMás Michoacán se
reunieron con el fiscal General del Estado, Adrián López Solís, para conocer la situación
que priva en las investigaciones de asesinatos y desapariciones de periodistas en
Michoacán.
Ahí se expuso que de los 20 casos de periodistas o colaboradores en medios de
comunicación que han sido asesinados o desaparecidos en Michoacán, desde 2006 a la
fecha, la Fiscalía reportó la condición que guardan 16 casos (13 por homicidio y 3 por
desaparición).
Pero el predominio de la impunidad fue evidente, al exponerse que en ninguno de estos
casos la justicia ha concretado alguna sentencia a responsables de estos crímenes.
La Fiscalía General de la República no ha atraído la mayoría de los casos, por lo que las
investigaciones siguen a cargo de las autoridades estatales de procuración de justicia, y
muchos de estos casos han permanecido archivados por años, sin avances sustanciales a
los registrados en los primeros meses de investigación.
Los casos de periodistas asesinados sobre los que la Fiscalía informó este miércoles, son:
Jaime Arturo Olvera Bravo (2006), Gerardo Israel García Pimentel (2007), Miguel Ángel
Villagómez Valle (2008), Martín Javier Miranda Avilés (2009), Enrique Villicaña Palomares
(2010), Hugo Alfredo Olivera Cartas (2010), José Antonio Aguilar Mota y Arturo Barajas
López (2012), Salvador Adame Pardo (2017), Fidel Ávila Gómez (2019), Luis Eduardo

Ochoa Aguilar (2020), Abraham Mendoza Mendoza (2021), Roberto Toledo Barrera (2022),
y Armando Linares López (2022).
De los periodistas desaparecidos informó sobre los casos de José Antonio García Apac
(2006), María Esther Aguilar Casimbe (2009), y Ramón Ángeles Zalpa (2009).
La impunidad prevalece y deja a medias la libertad de prensa ante los riesgos que
hay en el entorno de violencia en la entidad, que ha cobrado vidas y desintegrado
redacciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *