La inseguridad e injusticia alcanzan a todos

Los anuncios, del camino a la recuperación de la paz en Michoacán, se vuelven a ir abajo con un solo crimen, que da evidencia que cualquiera está expuesto en este estado, y que para empeorar… las imprecisiones de la ‘justicia’ están a la orden.

El asesinato de un integrante del Congreso del Estado deja en evidencia las flaquezas en seguridad y justicia de Michoacán.

Entre los 6 diputados plurinominales, que tomaron protesta el 14 de septiembre de 2018, estaba Erik Juárez Blanquet, un licenciado en Educación Primaria egresado de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío y licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Fue integrante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), donde se desempeñó como coordinador sindical, después fue presidente del comité municipal del PRD en Angamacutiro, de 2006 a 2007.

En ese año, 2007, fue postulado y electo presidente municipal de Angamacutiro, encabezando el ayuntamiento de 2008 a 2011. Al terminar ese encargo, fue electo por primera ocasión diputado al Congreso del Estado de Michoacán, a la LXXII Legislatura, de de 2012 a 2015 y en donde fue vicepresidente de la Mesa Directiva.

Al terminar ese periodo fue electo diputado federal, en representación del Distrito 2 de Michoacán a la LXIII Legislatura, que culminó en 2018, entonces se le otorgó la candidatura plurinominal con la que llegó al Congreso del Estado por segunda vez.

LA PRESUMIDA HERRAMIENTA

Apenas en septiembre de 2019 el gobierno estatal presumió la inauguración de el Centro Estatal de Comando, Comunicaciones, Cómputo, Control, Coordinación e Inteligencia (C5i), en la colonia Villas del Pedregal de Morelia.

Se alardeó que este centro de inteligencia permitiría además fortalecer la operación de monitoreo, mediante una mayor conexión entre las corporaciones de seguridad en el Estado.

Incluso, apenas el pasado 19 de febrero, se hizo jactancia que este sitio inició el proceso de acreditación, como institución que cumple con estándares mundiales en el diseño de políticas en materia de seguridad pública.

Pero ni estas adquisiciones de tecnología han logrado frenar los hechos violentos en el estado y que llegaron esta vez hasta el Poder Legislativo.

A PLENO MEDIODÍA

La mañana del pasado 10 de marzo fue asesinado el ya mencionado diputado local, Erik Juárez Blanquet, al norte de la ciudad de Morelia.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 11:00 horas, cuando el diputado plurinominal viajaba a bordo de una camioneta color blanco, con placas de circulación PFV 386 Z.

Según, de acuerdo a la versión de algunos testigos, los sicarios viajaban a bordo de una motocicleta y al darle alcance al legislador le dispararon y después escaparon.

El diputado local iba acompañado de cuatro personas, dos de los cuales resultaron lesionados, por lo que fueron trasladados a un hospital de la ciudad y los otros dos hombres resultaron ilesos.

El lugar en donde ocurrieron los hechos es uno de los más transitados de la ciudad, pues conecta al Centro Histórico con la carretera Morelia – Salamanca, la camioneta del diputado justo se dirigía al corazón de la ciudad.

NO ES EL PRIMERO

El suceso se difundió de inmediato, incluso a nivel internacional, pero no es el primero que se da.

El primer diputado local que fue asesinado en michoacán durante su periodo legislativo, fue Osbaldo Esquivel Lucatero, de Coalcomán, en la LXXII Legislatura, en septiembre de 2013

Aquel diputado lo asesinaron a machetazos, en un puente en la Salida a Pátzcuaro, de Morelia.

LOS DETENIDOS

A escasos minutos del hecho, la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán publicó en twitter que habia dos personas detenidas por el hecho, además de una motocicleta y un arma que se encontraron cerca del lugar.

Incluso se había difundido que los dos detenidos eran procedentes del vecino estado de Jalisco.

Pero la noche de este martes, egresados de la Facultad de Derecho de la UMSNH usaron las redes sociales para exigir la liberación de quienes, aseguran, fueron sus compañeros y están acusados de haber perpetrado el asesinato.

«Amigos ayúdenos a compartir que el día de hoy martes 10 de marzo nuestro amigo JORGE LUIS N, fue detenido como presunto culpable por un homicidio que no cometió, sabes que es una buena persona, en trámites de titulación como abogado, ex alumno de la facultad de derecho de nuestra UMSNH, según los medios es de Jalisco, cuando es de Oaxaca. QUEREMOS JUSTICIA», decía un texto difundido por los estudiantes.

El otro joven, de nombre David N, es originario de Nueva Italia, Michoacán, y también fue detenido junto a Jorge Luis. Los dos jóvenes están en trámites de titulación en la Facultad de Derecho.

Además, se supo que despues del asesinato la Policía de Morelia estaba revisando a los peatones que por ahí pasaban y que los jóvenes en ese momento acababan de salir de un domicilio, argumentando que ahí vivían. Esto mientras los agentes hacían labores de búsqueda por la colonia Industrial, a decir de los vecinos.

HABÍA ANTECEDENTES

A finales de 2019 el diputado había turnado a la Junta de Coordinación Política del Congreso, una solicitud para que se le dotara de una camioneta blindada al temer por su seguridad, pero los diputados integrantes de la Junta desecharon tal solicitud.

También, en El Despertar, usted pudo leer del evento en enero de este año, donde dos sujetos fueron detenidos por agredir a familiares del diputado por una deuda. Los hechos sucedieron en Angamacutiro, ese municipio que gobernó el diputado y donde actualmente su hermana es presidenta municipal.

Pero, además, hay otros antecedentes del legislador en esa tierra, pues en octubre del 2018 un grupo de ciudadanos ejercieron acciones legales para intentar dar marcha atrás a obras de remodelación de la Plaza Principal de ese municipio, pues se hicieron sin que los habitantes dieran consentimiento, y el legislador “metió mano”.

En una parte de ese municipio no es del todo bien visto por estas situaciones, y los antecedentes complicaron más las investigaciones, o quizá darán más facilidades para plantear una línea de investigación; pero, mientras tanto, las evidencias de trabas para la seguridad y justicia, son claras en Michoacán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *