Leyes de adorno y un problema que prevalece: el trabajo infantil en Michoacán

Por: Esteban Patricio M.

El trabajo infantil no consentido en lugar de reducirse, crece en Michoacán. Hace poco más de un año se presumian reformas para erradicarlo; pero, evidentemente, estas de poco o nada han servido. El estado no se aleja de esta práctica, en lugar de ello, crece. Michoacán se ha caracterizado por ser de las entidades de la república donde este problema es más común.

Se acerca el día internacional contra el trabajo infantil y ese es un motivo adecuado para rememorar en que situación está Michoacán al respecto, sus avances y estancamientos.

ORIGEN DEL DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL

En 2002 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) determinó conmemorar el 12 de junio como Día Mundial contra el Trabajo Infantil, para generar conciencia sobre la magnitud del fenómeno y sumar esfuerzos para erradicarlo.

La conmemoración se plantea como una oportunidad para fomentar y coordinar las iniciativas en favor de estos propósitos por parte de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos.

El trabajo infantil no solamente pone en riesgo a los menores de edad, también representa una violación al derecho internacional y a las legislaciones nacionales. Así, puede ser clasificado en tres categorías:

1.Las formas incuestionablemente peores de trabajo infantil, que internacionalmente se definen como esclavitud, trata de personas, servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, prostitución y pornografía, y otras actividades ilícitas.

2.Un trabajo realizado por quienes no alcanzan la edad mínima especificada para un tipo de labor (según determine la legislación nacional, de acuerdo con normas internacionalmente aceptadas), el cual, por consiguiente, impide probablemente la educación y el pleno desarrollo del infante.

3. Un trabajo donde se ponga en riesgo el bienestar físico, mental o moral del niño, sea por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza. A este tipo se le denomina “trabajo peligroso”.

PANORAMA INTERNACIONAL Y NACIONAL

Según se estima actualmente, en el mundo hay 152 millones de niños en situación de trabajo infantil: de ellos, 72 millones realizan labores peligrosas. Actualmente, además, su riesgo es mayor: por enfrentar circunstancias más difíciles, y trabajan más horas al día.

Según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) que dio a conocer este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cerca de 3.3 millones de niños y adolescentes estaban en situación de trabajo infantil en México durante 2020.

Esos 3.3 millones de niños y jóvenes de entre 5 y 17 años, representan el 11.3% de la población en ese rango de edad (28.5 millones).

LEY DE ADORNO EN MICHOACÁN

Hace poco más de un año, en febrero de 2021, se presumió que el Congreso del Estado aprobó reformas a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Se añadió un artículo, el 163 bis, al Código Penal para sancionar a quien exija para sí o para cualquier persona, parte o la totalidad del dinero que pertenezca a un menor de edad,producto de cualquier actividad en lugares abiertos al público, calles o avenidas.


La pena será de cuatro a siete años de prisión y de mil a tres mil días de multa. En caso de cometer otros delitos, se estará sujeto a las reglas del concurso. La pena se incrementará hasta dos terceras partes cuando cometan el delito conjuntamente dos o más personas.

La reforma se anunció como la medida legal que va a acabar con el trabajo infantil, un problema que se ha agudizado, como se mostró en parrafos anteriores.


Pero, un año después, autoridades en Morelia confirmaron que detectaron redes de explotación infantil, mediante las cuales niños y niñas son obligados a trabajar o pedir limosna en calles y avenidas.

Fue el Comisionado de Seguridad Pública, Alejandro Cussi, quien expuso el tema y recalcó que lo más grave, es que muchas de estas redes son manejadas por los propios familiares de los niños, quienes los dejan por la mañana en algún crucero y los recogen hasta en la tarde o noche.

Aunque está la reforma hecha hace un año, dijo que ya hay avances para la conformación de una unidad de reacción inmediata de manera conjunta con la Fiscalía General del Estado y que sería el primer agrupamiento de su tipo en todo el estado, entonces ¿Realmente sirvió la reforma?

LA SITUACIÓN ES GRAVE AL MENOS EN 15 MUNICIPIOS MÁS


Apenas el pasado 18 de mayo, Blanca Gabriela Pérez Santamaría, titular de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Estatal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes de Michoacán, expuso que al menos 15 municipios registran altos niveles de riesgo por trabajo infantil en el estado de Michoacán.

Esto contempla desde zonas urbanas, como Morelia, Uruapan o Apatzingan, hasta regiones de vocación agrícola y minera, que son escenario de menores que tienen que trabajar ante las adversidades económicas.

Especificó que la paralización de los sistemas educativos por al menos 18 meses y la imposibilidad de cientos de miles de familias de costear el acceso a la educación virtual, derivó en los niveles más altos de deserción escolar en la historia reciente.

​¿Realmente la promulgación de leyes es la solución a un problema que ha acarreado el estado durante décadas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *