Llueve sobre mojado en Michoacán

Llueve sobre mojado en Michoacán

-Sin maestros, sin fiestas patrias y con desastres.

Por: Esteban Patricio M.

El inicio de septiembre fue con el pie izquierdo para Michoacán, le ha llovido sobre mojado con el paso de un huracán, un complicado regreso a clases y una pandemia que arreció, al grado de tener que suspender de nuevo los tradicionales festejos patrios.

LAS SECUELAS DEL PASO DE NORA

Durante el fin de semana, que corrió del 27 al 30 de agosto pasado, una amenaza tomó casi por sorpresa a la costa del pacífico: el huracán Nora.

Este huracán llegó a ser categoría 1, la más baja de las clasificaciones para estos fenómenos meteorológicos, además de que no llegó directamente a las costas michoacanas.

Pero, a pesar de ello, sus consecuencias fueron severas en la entidad, pues destruyó 100 enramadas en Playa Azul, Caleta de Campos, Playa Eréndira, entre otras que se ubican a los largo de más de 200 kilómetros de costa.

Estas enramadas son parte esencial de los atractivos de la costa michoacana, pues son los principales ofertantes de servicios.

También provocó al menos tres deslaves en la carretera costera que une Lázaro Cárdenas con Colima, la famosa carretera 200 que comunica los puertos de Lázaro Cardenas y Manzanillo, y por donde pasa todo el hierro extraído de la zona de Aguililla.

Entre otras de sus consecuencias estuvieron un pueblo incomunicado y 11 tramos carreteros afectados.

El municipio que quedó incomunicado fue Arteaga, pues el Puente Cuate fue derribado por las corrientes, provocadas por las crecientes de los ríos.

También causaron el colapso de la carretera que comunica con la población de El Sabino, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Uruapan, así como deslaves y derrumbes en la carretera libre Uruapan-Lombardía, que causaron su cierre por varias horas, además de caída de árboles y el colapso de un puente.

Con todas estas consecuencias, el gobierno michoacano anunció que se solicitará la declaratoria de zona de desastre para Arteaga, Lázaro Cárdenas, Tumbiscatío, Aquila y Coahuayana, ya que se registraron daños en viviendas, puentes y carreteras.

CANCELADAS LAS FIESTAS PATRIAS

Agosto fue el mes en el que la tercera ola de contagios de COVID-19 creció con más fuerza, y Michoacán no fue la excepción.

Basta mencionar que el 12 de agosto Michoacán registró el número más alto de nuevos contagios de la enfermedad, desde que inició la pandemia. Ese día se registraron 868 nuevos contagios.

Los municipios de Morelia, Lázaro Cárdenas, Uruapan y Pátzcuaro concentran el 50 por ciento del total de casos confirmados.

La situación era previsible desde inicios del mes, pues el 5 de agosto se anunció que Michoacán iba a pasar a semáforo naranja, debido a que estaban creciendo los contagios.

Se restringieron los eventos masivos por ese cambio, pero una de las consecuencias más notorias llegará en el recién iniciado septiembre, pues no habrá festejos por el aniversario del inicio de la guerra de independencia.

El martes 1 de septiembre el Gobierno de Michoacán informó que se emitió el decreto que establecen las medidas sanitarias extraordinarias, en el marco de las fiestas patrias de este mes.

Dicho decreto fue publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Michoacán, el 30 de agosto del presente año, con vigencia hasta el próximo 30 de septiembre y cuyo objetivo es establecer las medidas sanitarias para mantener las actividades sociales y gubernamentales de forma segura y así evitar un aumento de contagios de COVID-19.

Con ese decreto se exhortó a los ayuntamientos y al Concejo Municipal respectivo, a suspender las celebraciones de los días señalados, así como toda clase de verbenas, desfiles y movilizaciones masivas, alusivas a dichas fiestas.

Ahora quedará ver si los ayuntamientos michoacanos se apegan a esta disposición

SIN MAESTROS

Fueron varias semanas de incertidumbre, suposiciones y hasta temor por el anunciado regreso a clases que se programó para el 30 de agosto.

La duda era si los estudiantes tendrían que ir a las aulas, o si iban a seguir tomando clases desde casa, o quizá se iban a combinar estos métodos.

Pero al final, ni siquiera hubo clases, miles de maestros de educación básica no regresaron a las clases en el primer día de vuelta a las aulas, tras un año y medio de pandemia.

De acuerdo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de Michoacán, unos 42 mil docentes de 5 mil 600 escuelas, el 50% de las 11 mil 243 que hay en la entidad, no dieron clases ni en línea, que fue la modalidad elegida por las autoridades michoacanas para que los niños de educación básica se reincorporen a este nuevo ciclo escolar.

La Secretaría de Educación estatal dijo a medios de comunicación, que tienen constancia de que fueron “alrededor de 5 mil trabajadores” los que hicieron paro de labores, “en no más del 20% de escuelas en la entidad”; principalmente en Morelia, Uruapan, Zitácuaro y Zamora. También aseguró que en los niveles de educación media y superior las clases ya reiniciaron “al 100%” mediante un modelo híbrido, presencial y en línea.

Pero el secretario general de la Sección XVIII de la CNTE en Michoacán, Gamaliel Guzmán Cruz, dijo que de las 12 mil escuelas de nivel básico en la entidad, solo el 50% iniciaron de forma virtual el ciclo escolar 2021-2022, es decir, el sindicato asegura que fueron mil más.


Los maestros ya iniciaron protestas, principalmente en la capital del estado, que incluyeron la quema de vehículos. Lo que parecía ser un retorno a clases, sólo fue el reinicio de un conflicto por el pago pendiente a miles de maestros.

            El inicio del último mes del actual gobierno michoacano se ha dado entre trastabilleos, desastres y problemáticas que se han revivido ¿lograrán resolverlas antes de terminar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *