Lo absurdo una parte sin secuencia (Despertar Poético)

Lo absurdo, una parte sin secuencia

 

Pensaremos seriamente en lo absurdo, con la seriedad que lo absurdo merece, y para empezar diremos que lo absurdo es todo aquello que está fuera de lógica o razón, y todas las ideologías y religiones fuera del orden cultural actual entran dentro de lo absurdo. Todo aquello donde la fe ciega a la razón es parte de ello, y la fe no sólo es religiosa o mística, la fe es también la simple esperanza de la existencia de un ser superior o dios, o fuerza superior, o cualquier cosa que consideren superior que nos hace sentir parte de la creación.

Esto implica seguir ciertos principios de comportamiento social, ese algo que puedes considerar importante en la vida, y la vida que debe ser lo importante a cuidar. Evidentemente nuestra vida actual entra dentro de los límites del absurdo, pues pasa a segundo plano; ya que se deja en “manos” o al arbitrio de un destino o dios, al que le profesas esa fe.

Lo absurdo posteriormente pasa a ser la cultura, aquel bagaje emocional que es implantado por tus padres, por tu grupo de población o por la educación que eliges, pasa a ser todo aquello contra lo que vas a luchar de por vida, ¿Por qué absurdo?, porqué lo mamarás desde niño y después lucharás contra ello, y estarás encima de ello, lucharás contra tu estatus quo establecido, ya será y no querrás ser, pelearas ya sea contra el enamoramiento, ya sea contra la posesión, ya sea en contra el nacionalismo.

Lucharas contra un sistema ya sea por el simple hecho de querer pertenecer a algo, lo que fuese que te diese una identidad, sin caer en el otro absurdo de las debilidades (drogas, violencia) derivado de no poder pertenecer a algún grupo que te de una identidad diferente a la propia.

Allí es donde se esconden los retortijones de estómago, pues lo más absurdo de un personaje en esta vida es querer ser otro que no se es, el querer imitar, el querer dejar de ser una persona única como la vida y la naturaleza te creó, para pasar a ser algo que no eres, pero que has luchado internamente para desecharte y meterte en otro rol.

Ejemplos de lo absurdo tenemos miles, pues la muchedumbre moldeable los tiene en abundancia, hombres que no quieren serlo y se travisten, humanos que no quieren serlo y se mimetizan, hombres que se autoexcluyen de un grupo y crean otro, hombres que se alegran de la vida y la apuestan a otro ser humano que no piensa igual que ellos y la pierden, hombres que consideran vivir sin poder económico lo canjean por vida, y la acortan, y así hasta el infinito, pierden la razón por la emoción, allí la lógica de lo absurdo.

Quizá sí sólo tomásemos las situaciones como son: situaciones, sí sólo tomásemos los actos necesarios que deriven en consecuencias positivas y dejásemos a la vida o naturaleza encargarse del resto, podríamos sorprendernos, pero si queremos irnos al fondo del absurdo, podríamos irnos a lo más sórdido del ser humano.

Lo más sórdido lo encontramos en los países llamados “modernos”, que no son más que países regresionistas, países degenerados en su contracultura, en su otra cara, en su cara fea llamada progresista. Hay varios en ese tenor y podríamos ejemplificar a la Alemania progresista, aquella Alemania generadora de riqueza material, aquella Alemania pujante e industriosa, como la Alemania presa de la peor vejación cultural, que atenta completamente contra natura, hablamos del absurdo movimiento llamado matrimonio para todos, es la losa sepulcral contra la naturaleza, y lo toman como bandera política.

La izquierda Alemana se siente reprimida por la derecha al quererle prohibir anuncios sexistas, donde aparecen mujeres en ropa interior, mientras la derecha promueve el movimiento Gaga, dando paso a la desvalorización del ser humano, mostrando las distintas facetas de los movimientos lésbicos, gay y transexuales, esto con la ideología basada en la integración, y se sienten liberales y con poder moral de exhibirse sin inhibiciones y reprimiendo las críticas de la izquierda.

Hoy reconocemos que en la mayor parte del mundo todos los individuos son iguales ante la ley y existen los derechos humanos que les sirven, pero lo absurdo es que en muchos de esos movimientos ya no se sienten humanos, no se sienten simplemente hombre o mujer, se sienten algo más que está buscando una identidad, lo cual viene a ser sólo una aceptación cultural, y cuando la cultura los acepte, caeremos en lo absurdo, en la debacle de la humanidad.

El género, derivado del latín, significa linaje o familia, y del griego, se deriva raza, estirpe o pariente, no habla de sexo. Lo absurdo cae cuando se maneja de manera equívoca, cuando caemos en la perversidad, y nuestra sociedad parece gustosa de caer en todos los devaneos de la pasión, muestra absurda de la falta de razón.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *