Lo que las urnas nos dejaron Parte II

Al paso de los recuentos, las secuelas de la jornada electoral en Michoacán se hicieron más notorias. La apatía en las urnas refrendó su triunfo, los incidentes dieron de que hablar en las urnas en Michoacán y los pendientes siguen.

MAL, Y DE MALAS

En la pasada edición de El Despertar, se documentó como la inasistencia a las urnas nuevamente dejó al abstencionismo como ganador en Michoacán, pero otro aspecto da cuenta de la apatía de los michoacanos hacia la política, es la cantidad de votos nulos que se acumularon en la elección.

El parámetro a revisar son las elecciones federales, pues con ellas se puede comparar con otras entidades, en ellas se eligió al presidente de la república, senadores y diputados.

En este contexto, no pasa desapercibido el hecho de que en las votaciones para esos tres cargos, Michoacán se ubica entre los tres estados con más porcentajes de votos anulados; es decir, que nuestro estado está entre los tres en que más gente prefirió invalidar su sufragio.

La elección para senadores de la República fue en la que más michoacanos prefirieron anular su voto, o quizá lo hicieron por ignorancia, pero el hecho es que 6.46% de los votos fueron nulos, lo que se traduce en 127 mil 166 votos, y con ello Michoacán fue el tercer estado con el mayor índice de votos nulos para esta elección.

Para la elección de Diputados, el porcentaje de votos nulos fue de 6%, que contempla 117 mil 403 votos que fueron anulados, con lo que se posicionó también en el tercer puesto de las entidades con mayor porcentaje de sufragios invalidados.

Tanto en la elección de senadores como en la de diputados, Michoacán sólo fue superado por San Luís Potosí y Chiapas en el índice de votos anulados.

Finalmente, en la elección de presidente de la República, el porcentaje de votos nulos fue de 4.31%, que equivale a 45 mil 400 sufragios. Ésta fue la elección en la que menos votos se anularon en comparación de la hecha para senadores y diputados, pero eso no quita que en el índice de votos anulados en la elección de presidente, Michoacán sólo fue superado por Chiapas, donde se anularon el 5.65 % de las boletas para elegir presidente, una situación algo contradictoria.

LA DESCONFIANZA SIGUIÓ

Previo al día de la elección, una de las grandes controversias que se dieron en Michoacán y que también aquí se expuso, fue aquella prueba ante periodistas de los materiales para la realización de la elección, en la que se encontraron con que el crayón especial podía ser borrado casi en su totalidad.

Y aunque el Instituto Nacional Electoral (INE) no aceptó que hubiera irregularidades con sus lápices y acusó a los medios de comunicación de difundir “Fake News” (noticias falsas con tendencia), para desestabilizar el proceso electoral a nivel nacional, al final ese hallazgo tuvo eco en el día de la elección.

En el estado de Michoacán decenas de representantes de los partidos políticos desconfiaron de los lápices del INE, por lo que decidieron repartir bolígrafos entre los electores. En una amplia cantidad de casillas se permitió que la población usara otros lapiceros para marcar sus boletas, ante la desconfianza por la posibilidad de que borraran sus votos a la hora de contarlos en las urnas.

Representantes de todos los partidos políticos llegaron a dejar lápices diferentes, pero válidos para marcar boletas al interior de las casetas, donde se ingresaba a marcarlas.

ROBOS Y AMENAZAS

Un asesinato, quema de boletas, compra de votos y robo de urnas fueron los incidentes que mancharon la jornada electoral michoacana, pese a aquel ofrecimiento de paz en el estado durante el 1 de julio pasado.

Al arranque de las votaciones en el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), la representante del Partido del Trabajo (PT), Marcela Casillas Carrillo, denunció el asesinato de una promotora del voto en Contepec, Michoacán.

Flora Reséndiz González apoyaba al candidato del PT en Contepec, Francisco Bolaños, y se preparaba para vigilar casillas electorales ante la amenaza de compra de votos que había en este municipio. Junto al cuerpo de la activista asesinada dejaron un mensaje acusándola de comprar votos en favor del PT, sin embargo Marcela Casillas negó que hubiera participado en estas actividades.

Posteriormente el Partido Acción Nacional (PAN) denunció ante la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE) que un grupo armado se llevó un paquete de boletas electorales del municipio de Charo, donde un  comando interceptó a un presidente de casilla y le quitó alrededor de 750 boletas, las cuales en ese momento quedaron anuladas ante el riesgo de que se utilizaran para “embarazar” otras urnas electorales de la entidad.

La situación fue similar Tarímbaro, pues el consejero electoral, Humberto Urquiza, quien destacó que estos robos de material son un atentado contra el proceso democrático que se realiza en Michoacán.

LA RESISTENCIA DE LOS PUEBLOS

En más de una decena de poblaciones indígenas de Michoacán se decidieron a no permitir la instalación de casillas, para promover el desarrollo de gobiernos autónomos independientes, impulsados por el Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM).

“Desde aquí nuestra admiración y reconocimiento a los pueblos p’urhépecha de Santa Fe de la Laguna, Aranza, Zopoco, San Felipe de los Herreros, Nahuatzen,  Cocucho y San Benito, su lucha forma parte de la larga historia de más de 500 años de resistencia y dignidad del pueblo p’urhépecha”, anunció el Consejo Supremo.

Boletas electorales fueron quemadas por parte de los pobladores indígenas en las comunidades de Zopoco y Acachuén, en el municipio de Chilchota, en las que se instalaron dos casillas especiales en estas localidades, pese a que habían acordado no colocar urnas.

A través de un comunicado el CSIM acusó al INE y al Instituto Electoral de Michoacán (IEM) por no respetar los acuerdos previos y violar el derecho a la libre autodeterminación en estas comunidades indígenas.

La acción se repitió en Sevina, en donde los pobladores no permitieron que se instalaran casillas especiales para que votaran los ciudadanos de la cabecera municipal,  a pesar de que se habían cancelado por acuerdo del INE.

El Consejo Supremo celebró estas decisiones de impedir el desarrollo de los comicios y amagó con hacer acciones de protesta, en caso de que se intenten judicializar los casos de quema de boletas en contra de los comuneros.

“Declaramos categóricamente al INE y al IEM que ante cualquier denuncia penal que presenten, derivada de la no instalación de casillas electorales, convocaremos de manera urgente al 2do Congreso Indígena de Michoacán, para realizar movilizaciones pacíficas y ordenadas en toda la entidad”, señalaron desde el Consejo Supremo.

LOS “AUTODEFENSAS ELECTORALES”

En Cotija se presentaron personas con playeras blancas, con logotipos como “El Tigre ha despertado”, y también a las espaldas con la leyenda: “Autodefensas Electorales”.

Algunas personas acusaron que esos “autodefensas electorales”, que estaban como representantes de Morena en las casillas, tenían la enmienda de presionar a los ciudadanos para votar por este partido político.

En Los Reyes y en Venustiano Carranza, candidatos de varios partidos, acusaron al PRD de compra de ciudadanos para votar por los candidatos de esos partidos, con mil pesos por cada sufragio emitido.

Ni el “blindaje” electoral pudo evitar estas situaciones, y se han quedado ya como parte de la historia del andar democrático de Michoacán, lo que las unas nos dejaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *