Los solitarios (Despertar Poético)

Los solitarios

Nada hay más sorprendente en esta vida, que la vida misma te sorprenda. Desde hace 20 años, esperaba que las cosas en el mundo se movieran, que se observara un cambio drástico en la sociedad, no quería ver muertes… las muertes son inherentes a la vida… quería ver un mundo alejado de las acciones negativas, un crecimiento espiritual. No niego que el morbo de ver catástrofes me llenaba la mente con ideas de fatalismo y se me nublaba el horizonte, sin embargo, el mundo está rodando tan rápido ahora que no nos deja tiempo para la sorpresa, vemos como la tecnología se desarrolla a pasos agigantados y nos sorprendemos de la imaginación que muestran los incognitos científicos, que buscan a pasos grandes sacar una nueva habilidad a sus creaciones, pero muchos hemos perdido la capacidad de sorprendernos en ese rubro, porqué se volvió común que la tecnología saque nuevos artilugios relacionados entre sí, meros alentadores de la pasión del orgullo.

 Así que, para sorprenderme, tuve que crearme una nueva visión, dejaría de lado a la ciencia y a la tecnología, esas dos materias ya llevan camino recorrido, llevan inercia y va a ser difícil que paren. Lo que me está sorprendiendo, es que las personas están preparándose para un cambio de consciencia, están siendo cada vez más receptivas al conocimiento de sí mismas. La línea que divide a los violentos contra los amantes de la vida en todas sus expresiones está empezando a dibujarse, cada vez conocemos a más personas que se preocupan de sí mismos, que se preocupan de su entornos y buscan el conocimiento, muchos de ellos ya traen información previa muy bien digerida, pero como se salen de lo común dudan, cuando empezamos a platicar y escuchan las palabras claves que los hacen sorprenderse, me sorprendo también, traen información de vidas pasadas, traen la energía de los dioses nuevos.

 Son la generación que iniciará con la nueva raza, y como todo cambio generalmente es una revolución, trae mucha oposición, genera violencia interna, pero ya saben que “aquel que mira afuera sueña, el que mira su interior: despierta”, según Jung, he platicado con varios y veo la luz en sus ojos, veo ese brillo que los hace alegrarse de no estar solos, de no estar locos, porqué el mundo actual se les hace fatuo y vano, y tratan de abandonarlo, de salirse y crear uno nuevo, donde la razón y el conocimiento del sí mismo sean sus estandartes, al igual que yo, hace años sentía que era una oveja descarriada por los conceptos que manejaba, por las ideas de dios que me llegaban de alguna parte, por la idea de la vida y del mundo más allá de la sociedad, la ley de la atracción me ha acercado a varias personas afines, los olvidados de la sociedad según algunos, yo diría los incognitos de la sociedad, porque podemos vagar entre toda esa gente que gusta de la comida fácil y la comodidad del boato antes que su mente tranquila.

 ¿Qué aguas hierven en su cabeza? Sólo las aguas de la libertad absoluta, aquella libertad que sólo se da cuando la conciencia ha madurado y ha borrado todas las heridas que la cultura le había conferido, todos los personajes que dejan de pensar como el común, todos aquellos que no se identifican con filias, tienen un hambre excesiva de conocimiento, de libertad absoluta, tienen una necesidad absoluta de verdad y aman la justicia, odia la vanagloria y la vanidad, buscan el crecimiento antes que el desarrollo, las fobias y filias no están en su diccionario, buscan la paz en su propia esencia y necesitan hacer comunidad con los afines, porque en ello hay respeto, hay solidaridad e información.

 En el caminar, he visto crecer a muchos de ellos, he aprendido y he podido compartir ideales, son buenos conversadores, mucho sentido de servicio, el objetivo es servir a la comunidad, ya no se espantan con defeccionar los dogmas, dios y política son sólo ideas, el ser y su crecimiento espiritual son su nueva bandera personal, no tienen ídolos, no tienen dioses, se tienen a sí mismos y a sus maestros, que son personajes comunes que llegan, dejan la lección y desaparecen, para dar paso a un maestro nuevo, cada vez más preparado, son personajes solitarios, porque han sabido identificar lo valioso que es ser un solitario. La soledad, como maestra es la mejor, te enseña a amarte, a respetarte y a no depender de extraños para tener armonía psicológica.

 Para ellos hablar de ciencia y de espiritualidad tienen el mismo peso, hablar de sexo y de moral tienen el mismo interés, hablar de las estrellas y de sus células les confiere el mismo orgullo, la universalidad es su destino, el hombre ya a superado las fronteras más allá de su espíritu, el hombre se vuelve universal, el mundo se hizo pequeño, y sabe que debe abandonar a las multitudes para que estas cumplan su destino que es desaparecer. La tecnología nos hará solitarios, no como los nuevos seres, sino inmersos en las multitudes virtuales, los solitarios sin tecnología serán dioses del imaginario, el resultado final será el mismo, pero los solitarios del imaginario serán felices, esa es la gran diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *