Michoacán, en el puro “reventón”

Gobernadores vienen y van, en el llamado Solio de Ocampo. El relevo en la máxima responsabilidad en Michoacán, que se hace cada seis años, no sólo trae la expectativa del cumplimiento de promesas de campaña, sino que se ha visto marcado por los señalamientos para los antecesores en el cargo, sin que se haya dado una detención o proceso para los titulares. Todo queda pues en “reventar” al anterior mandatario.

Enemistades políticas o “lucirse”, hacen que el gobernador en turno exponga las fallas de su antecesor, y si acaso detener a alguno de sus colaboradores, pero las injurias y señalamientos contra los antecesores, quedan solo en eso, en “reventones”.

“No respetó a Michoacán”

Apenas un par de semanas atrás, en El Despertar exponíamos sobre la encrucijada en la que pusieron al Procurador General de Justicia del Estado de Michoacán, José Martín Godoy Castro, al tener que procesar denuncias presentadas contra dos de sus protectores, Fausto Vallejo Figueroa y Salvador Jara Guerrero.

El tema del comprobado desvío de recursos de más de 3 mil 769 millones de pesos, parecía quedar en un olvido conveniente para Godoy Castro, pero una reciente revelación ha reavivado el tema de las responsabilidades de Vallejo Figueroa.

Se trata de un documento oficial signado por el mismísimo Fausto, de fecha seis de noviembre de 2013, en el cual da luz verde a la recién nombrada titular de la Secretaría de Finanzas, Marcela Figueroa, para realizar manejos discrecionales de las arcas estatales.

El documento señala que, “considerando las circunstancias financieras del gobierno del estado, hago de su conocimiento que se le concede autorización para realizar las transferencias necesarias entre cuentas bancarias, cuando las necesidades financieras del estado lo ameriten, a fin de prevenir un trastorno social, económico y político que ponga en peligro la paz social de la entidad”.

Así pues, casi tres años y medio después, no se sabe el destino de casi cuatro mil millones de pesos que salieron de los bolsillos de los michoacanos.

El documento fue exhibido en medios nacionales, cortesía de un viejo conocido de Vallejo Figueroa, el periodista Carlos Loret de Mola, el mismo que había anticipado que el hijo del ex gobernador, Rodrigo Vallejo, aparecía en video junto con Servando Gómez “la tuta”, lo que fue negado por el acérrimo priista, y después resultó ser cierto.

En este contexto se debe mencionar que ni el ex gobernador Fausto, ha puesto un sólo pie en prisión hasta ahora, a dos años y medio de haber renunciado al gobierno michoacano. En el caso de su hijo, mejor conocido como “el gerber”, sólo estuvo algunos meses en prisión y fue liberado por una módica cantidad, y ahora incluso sigue los pasos de su padre al incursionar en el proselitismo, visitando colonias pobres para entregar tristes dadivas a los habitantes y ganar fotos.

Los reflectores nuevamente se posan sobre el actual gobierno encabezado por Silvano Aureoles Conejo, en espera de ver la actuación y resultados de sus colaboradores ante las cada vez más evidenciadas irregularidades de Vallejo Figueroa.

A hierro mata, a hierro muere

Pero pareciera ser que a Fausto le aplica un viejo dicho que dice: “como me ves te verás” y que este hubiera salido de boca del ex gobernador Leonel Godoy Rangel, pues la “escenita” protagonizada por Fausto, es la misma que cuatro años atrás también vivió en carne propia Leonel Godoy Rangel.

Apenas meses después de haber tomado posesión como gobernador, Fausto Vallejo Figueroa creó un Consejo Ciudadano que a su vez llamó al Bufete de Consultoría Aplicada S.C. para el análisis de las cuentas públicas estatales.

Como resultado, se encontró que el gobierno del Godoy Rangel manejó más de 30 mil millones de pesos sin respaldo documental o con cifras falsas o erradas. Cerca de una cincuentena de irregularidades divididas en rubros de Crédito, Administración de Fondos, Patrimonio Estatal y Contabilidad.

En los hallazgos destacaron un convenio por servicios profesionales por 39 millones de pesos con una empresa no calificada, la falta de justificación para adjudicaciones directas, la retención irregular de salarios de trabajadores por concepto de Impuesto Sobre la Renta por un total de 998 millones de pesos, pagos duplicados por 2 millones de pesos y transferencias irregulares de recursos federales por casi 5 mil 500 millones de pesos.
Pero en este caso, se dieron las detenciones de tres colaboradores, pero todos salieron libres después de no más de un mes de prisión, o incluso sin haber llegado hasta ella.

Mireya Guzmán, ex tesorera de Godoy Rangel, fue detenida en noviembre de 2014 pero inmediatamente salió libre al pagar caución, Humberto Suarez, también ex tesorero, fue detenido en marzo del mismo año, pero fue liberado con el pago de fianza histórica de 50 millones de pesos, y finalmente el extitular de obras públicas, Desiderio Camacho, detenido en noviembre de 2014, y un mes después también salió libre por pagar una fianza.

Pero el principal responsable del gobierno estatal durante los periodos de estos desfalcos, sigue libre.

Apenas hace algunos días, el líder panista en Michoacán, José Manuel Hinojosa, ponía de nuevo el dedo sobre la llaga en este tema, al pedir al gobierno michoacano que, “también se investigue el destino que tuvieron los recursos públicos durante la administración de su compañero de partido Leonel Godoy Rangel, tiempo en donde también habría irregularidades”.

El señalamiento de priistas a perredistas se evidenció también en las acusaciones que se hicieron en el periodo de gobierno de Fausto Vallejo Figueroa en contra del ex gobernador Lázaro Cárdenas Batel, pues se le acusó de estar implicado en un caso de la especulación de tierras en la Isla de El Cayacal, en el municipio de Lázaro Cárdenas.

En esas acusaciones, que supuestamente se analizaron por la Comisión Especial de Seguimiento del Parque Industrial de la Isla de La Palma, que se había creado en el congreso local, se dijo que había irregularidades que van desde el hacerse de terrenos a un costo irrisorio, hasta el no cumplir con las cláusulas que contemplaba.

Ningún titular del gobierno estatal de los mencionados ha pisado la cárcel y todo ha quedado entonces en una serie de declaraciones que se muestran más como una forma de acaparar miradas y reflectores en el ámbito político; aunque, actualmente, el gobierno estatal tiene el reto de convencer a la ciudadanía. Ante el evidente caso de desfalco orquestado por Jara Guerrero y Vallejo Figueroa, la pregunta es: ¿Serán procesados ellos o sus colaboradores?, y, ¿Durarán más de dos meses en prisión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: