En los mas de cien años que nos “gobernaron” los del PRIAN, no todo fue sólo robarnos, podemos ver sus obras: refinerías, presas, sistemas de riego, centros escolares, carreteras, aeropuertos, puertos, universidades, edificios para el servicio público, etc. De todo eso que hicieron todo lo pagó el pueblo mexica, porque nada hay que lo pague, los que se dicen  o son empleados públicos, y en cada obra que hicieron se cogieron para su bolsa, para gastos personales no sólo para ellos  sino también para sus familias y sus sirvientes,  además de guardarse unos millones por si ya no volvia a tener un hueso, pero, no lo les tendría tanto en cuenta su raterismo si hubieran enseñado al pueblo lo que es civismo, patriotismo, nuestra Constitución, tal parece que todos han estado de acuerdo en dejar que nuestro pueblo siga igual de bruto como hace cien años; de mantenerlo dormido o atarantado como nos dejaron los gachupines y sus curas. Cada presidente que hubo quedó rico en bienes y dinero y el pueblo en vez de razonar prepararse y exigir sus derechos sólo buscó y busca alguien que lo proteja y hoy como hace cien años sigue creyendo lo que les dijo su mamacita: “ve a la iglesia , persígnate, híncate y bésale la mano al padrecito. Nunca las madres les ha dicho a sus hijos “lee diario una media hora y trata de entender el medio en que vives y por qúe vives, ¡nunca! Los confesionarios han servido para que los curas sepan los chismes del pueblo y para hacerse propaganda para ellos y sus falsos dioses pero que los han hecho millonarios, mientras el pueblo “buchón” sigue igual de muerto de hambre. Esto que digo el pueblo sabe que es cierto, Yo y mis hermanitas huérfanos de padre desde que el mayor tenía 8 años de edad todo fue trabajar aunque fura barriendo calles, aprendiendo en la escuela de nuestra madre o pidiendo tortillas tiesas para poder vivir: en la mañana tortillas remojadas en agua con un poco de chile, a medio día tortillas remojadas en un caldillo de frijoles, y en la noche tortillas con semillas de calabaza tostadas… Eso fue nuestra  alimentación, hasta que abandonamos TAMÁKUARO, y salimos uno tras otro cada cual de nuestra pocilga de zacate y tierra de piso a las 5 de la mañana con un pequeño molote de ropa remendada  aquella madrugada del mes de enero de 1949, para jamás volver a aquel ranchito que está al pie del cerro Prieto, al poniente de Cuztiámatl, y llegamos abatidos a mi querido H. Cuautla, Morelos, y ahí nos comenzamos a civilizar, en la tierra “del jefe, bendito: Emiliano Zapata, hombre entre los hombres, mi héroe predilecto. Ahí fui hasta el abanderado de los 280 conscriptos en 1955, y por cuestiones que no vienen al caso, me llevé a mi familia al D.f. y ya con mi prepa, a seguir viviendo ya había cumplido mis primeros 23 años. Hoy ya paso de los 80 y tantos años y vivo cuidando mi salud con mis medicamentos naturales: perejil, Parandáchikua, Pepino, Yerbabuena, Sábila, Jitomate, Kopalche, Atzimo (barro curativo),  Limón, y etc. porque estos medicamentos de verdad curan no sólo “cubren” las enfermedades. Pero nada hay perfecto en el mundo, cuando algo ya es perfecto, muere. Por eso recomiendo que lean y no esperen que nuestro Presidente sea perfecto, no, lean y razonen, enseñen a vivir a sus hijos y nada esperen del Mundo. Por último recuerden gratis solo hay lluvia, Sol y viento. Así pienso pero disculpe usted.Mi mail:eranganidelabra@yahoo.co.mx mi tel 5544-723002

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/08/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?fit=449%2C300&ssl=1https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/08/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?resize=150%2C150&ssl=1Erángani D' Labra CarbajalOpinión
En los mas de cien años que nos “gobernaron” los del PRIAN, no todo fue sólo robarnos, podemos ver sus obras: refinerías, presas, sistemas de riego, centros escolares, carreteras, aeropuertos, puertos, universidades, edificios para el servicio público, etc. De todo eso que hicieron todo lo pagó el pueblo mexica,...